Para llegar al fin del mundo.

Prueba MB Clase ML 250 exteriores (6)

El Clase M 250 Bluetec es la versión de acceso de la nueva gama en la que Mercedes-Benz ha mejorado lo que ya de por sí era muy bueno y mejorando por completo lo que era menos bueno.

El Clase M tiene versiones mas potentes e incluso alguna realmente deportiva, pero esta versión de acceso nos ha parecido un vehículo tremendamente interesante por su capacidad para circular fuera de carretera y la capacidad para rodar como una verdadera berlina de lujo por carretera. El Clase M mide 4,804 mm de largo, 1.926 mm de ancho y 1.788 mm de alto. Esta versión pesa 2.150 kg, lo que da una idea de lo grande y pesado que es este vehículo y sin embargo sorprende lo bien que se mueve en casi cualquier circunstancia.

En nuestro caso probamos la versión menos potente, pero posiblemente sea la más equilibrada y la que más ventas tenga, con el motor 250 Bluetec de 204 CV con tecnología Bluetec, que es como Mercedes-Benz denomina a los motores diesel que además usan el sistema de disminución de las emisiones de óxidos de nitrógeno mediante la inyección de un aditivo basado en la urea llamado AdBlue. Se trata de un motor de 2.2 L y tecnología de inyección directa y turbo con el que el Clase M tiene prestaciones más que suficientes. Con este motor tenemos asociado un cambio 7G-TRONIC PLUS que destaca por la suavidad de funcionamiento. Una vez dentro, el habitáculo de gran calidad y unos estupendos asientos nos hace que queramos recorrer todos los km que se nos pongan por delante. La sensación de tener un coche con el que poder ir por cualquier carretera o camino con tremenda eficacia y facilidad es una sensación muy poderosa.

Los asientos delanteros son muy buenos, con un buen compromiso entre el agarre lateral y el confort. Forrados completamente de cuero negro de grano fino y Alcántara, cuentan con reglajes eléctricos para todas las funciones del mismo, incluida la regulación en altura de los reposacabezas. Estos tienen un mando mecánico de un funcionamiento delicioso, para quedar cerca de la cabeza. Las plazas traseras, están guarnecidas igual que los delanteros y tienen anclajes isofix cubiertos por un tapete de plástico. Sencillo y fácil de usar. Los reposacabezas traseros no quedan muy cerca salvo que vayamos perfectamente pegados al respaldo. Tienen posibilidad de reglaje mediante un mando mecánico integrado en la parte superior el respaldo.

Prueba MB Clase ML 250 interiores (24)

La calidad percibida del interior es muy buena, en consonancia a la filosofía y precio del coche. Abunda mucho el tapizado de cuero en todo el interior, a parte de los asientos, paneles de las puertas y plazas traseras. También tenemos inserciones de aluminio en volante, consola y salpicadero, que tiene una pieza enorme de aluminio pulido. Los plásticos utilizados en el interior tienen una buena apariencia y blandos al tacto y los ajustes están realizados con esmero y mucho cuidado, algo que es norma habitual en los últimos productos de Mercedes-Benz. Y lo mejor es el aislamiento acústico del interior, con un ruido aerodinámico que sólo se hace evidente en el interior proveniente del techo solar. Pero en este caso la cortinilla anula prácticamente el ruido. El ruido de rodadura está muy bien aislado.

El habitáculo tiene bastantes huecos repartidos por el interior. En la consola tenemos un posavasos y un hueco para dejar bastantes cosas, con el fondo de goma. El acompañante delantero tiene una guantera bien resuelta con capacidad suficiente para poner la documentación, el chaleco y algunas cosas más. Está iluminada y refrigerada. En las puertas encontramos unas bolsas rígidas que tienen una capacidad normal. El reposabrazos tiene un compartimento que está completamente guarnecido con una alfombrilla adherente y equipa un conector multimedia (con un cable especial para dispositivos Apple en nuestra unidad). Los pasajeros de las plazas traseras tienen pequeñas bolsas en los paneles de las puertas y un compartimento en el respaldo central con dos posavasos.

El maletero tiene una capacidad mínima de 690 litros y puede llegar hasta los 2.010 litros abatiendo los respaldos de los asientos traseros en porciones 60:40. Los asientos se abaten mediante unos tiradores mecánicos situado en la parte superior del respaldo. Las formas del maletero son regulares, es ancho y largo y es muy aprovechable, pero la boca de carga sigue siendo alta. La iluminación del maletero es bastante mejorable, como es norma en casi todos los coches. Debajo del piso están las herramientas y la rueda de repuesto de emergencia, así como argollas para poder sujetar carga. En el lateral derecho del maletero hay una red que permite sujetar diversos objetos como el botiquín y a la derecha tenemos un hueco profundo.

Los mandos, indicadores y testigos del vehículo tienen un tacto y disposición muy buenos. Este coche tiene el freno de mano eléctrico con un funcionamiento casi automático, ya que de desactiva al iniciar la marcha pero no se activa al apagar el motor. El cuadro de instrumentos tiene una tipografía en blanco. Es muy agradable a la vista y tiene una iluminación uniforme y sin sombras. Los mandos del puesto de conducción están bien dispuestos, como el mando del navegador, que está en la consola y queda muy a mano. La iluminación del habitáculo es buena, como por ejemplo los potentes plafones led en la parte inferior del espejo retrovisor interior, que dan una luz potente.

Prueba MB Clase ML 250 interiores (21)

El mando para el menú del sistema de infotainment situado en la consola es sencillo e intuitivo. Es un mando giratorio con botones auxiliares para el retroceso, selección de favoritos y el acceso directo al menú principal. Los mandos satélites dispuestos delante del volante han cambiado su disposición y ahora ya no tocamos el control de velocidad cuando queremos dar a los intermitentes, un cambio a destacar, sin duda. Siguen siendo muy buenos por tacto y funcionamiento. Por disposición, hay que acostumbrarse a la colocación del mando del cambio, pero su aprendizaje es rápido. Los mandos de la consola para el equipo de sonido, teclado de teléfono y climatizador son los habituales que Mercedes-Benz usa desde hace años y que tan bien funcionan.

El volante, completamente redondo, está forrado en cuero negro, tiene un tacto muy agradable y un diámetro y grosor perfectos. Tiene regulación eléctrica en altura y profundidad, ambos bastante amplios. Dispone de botones para el control del sistema de audio, el teléfono, el ordenador de bordo. Los botones no sobresalen en absoluto, lo que facilita el no tocar accidentalmente algún botón en maniobras de giro.

La consola contiene la pantalla en color del navegador del climatizador, los mandos del equipo multimedia, del teléfono y del navegador. El equipo de sonido es muy bueno. Da una calidad de sonido de gran nivel. Gestiona bien tanto los discos CD con mp3/wma/cd audio, memorias USB como sistemas de audio portátiles vía usb. El conector USB que está en el reposabrazos también carga los dispositivos que conectemos. Cuando conectamos un iPhone o un Mp3 vía usb aparecen las carátulas de los discos, si disponemos de ellas en el dispositivo reproductor, sin embargo esto no sucede si enlazamos el audio por Bluetooth.

Prueba MB Clase ML 250 interiores (31)

El navegador tiene control por voz, base de datos POIs actualizable, podemos introducir bases de datos de radares, indicación de la velocidad de la vía y con buena resolución de pantalla de 5,5 pulgadas que nos parece pequeña. En el modo 3D no se aprecian grandes saltos en la navegación lo que indica que el procesador es suficiente para realizar los cálculos y representar los mapas en pantalla. De hecho, dependiendo de la ciudad, puede incluso representar edificios emblemáticos en tres dimensiones que da una gran calidad visual a la cartografía. Los menús del sistema de audio y del navegador son bastante intuitivos y de funcionamiento sencillo, no hace falta mucho tiempo ni entrenamiento para hacerse con su funcionamiento.

El bluetooth para el teléfono funciona perfectamente, tanto la emisión como la recepción son buenas y la gestión de la agenda del teléfono se hace de forma transparente y automática para el usuario. El perfil de bluetooth tiene perfil de audio streaming A2DP. El climatizador funciona muy bien, alcanza la temperatura deseada con extremada rapidez y la mantiene fácilmente.

El alumbrado del vehículo es normal y los faros delanteros en su función de cruce y carretera tienen una intensidad mejorable, asi que para aquellos que necesiten más potencia, mejor que pidan la opción de luces de xenon que también tienen la posibilida de tener regulación automática del haz. El Clase M 250 Bluetec tiene sensor crepuscular. Para las luces de circulación diurna e indicadores de dirección laterales (en los espejos) usa diodos. Para los indicadores de dirección delanteros se usan bombillas halógenas. Los faros traseros usan diodos para la función de posición, pare e indicadores de dirección y luz de matrícula. Usa bombillas halógenas para las funciones de luz antiniebla trasera y marcha atrás.

El equipamiento opcional de la unidad de pruebas cuenta con elementos como el sistema de control de abandono de carril, reconocimiento de señales de velocidad, control de crucero activo Distronic Plus, el Parktronic tanto delantero como trasero, las llantas con neumáticos offroad, el sistema de detección de objetos en el ángulo muerto o el asistente de fatiga del conductor, entre otros. Tiene un total de siete airbags e incluye uno para las rodillas del conductor. Para la protección del peatón en caso de atropello dispone de un sistema pirotécnico que eleva automáticamente unos centímetros el capó para que el peatón atropellado no llegue a golpear con las piezas del motor bajo el capó.

Prueba MB Clase ML 250 interiores (2)

En el comportamiento en todo tipo de terrenos es donde nos encontramos la verdadera capacidad de este vehículo. El motor tiene una cilindrada de 2.143 cm3 y una potencia máxima de 204 CV a 4.200 rpm y un par de 500 Nm desde 1.600 a 1.800 rpm, lo que da una idea de la elasticidad y potencia de este cuatro cilindros. El Clase M alcanza con este motor 210 km/h de velocidad máxima y acelera de 0 a 100 km/h en sólo 9 segundos. Son las cifras de aceleración las que más sorprenden vista la masa y dimensiones de este vehículo.

El motor es un prodigio de empuje y rendimiento a pocas revoluciones ya que entrega la potencia desde muy pocas revoluciones de forma lineal hasta mas allá de las 4.500 vueltas sin desfallecer. Entrega la potencia muy progresivamente pero también tenemos que decir que es un motor ruidoso en frío que mejora y mucho en caliente. Sin embargo el habitáculo está bien aislado del ruido mecánico. A esto tenemos que sumarle lo buena que nos ha parecido la caja de cambios automática 7G-TRONIC PLUS por suavidad.

Es sorprendente lo bien que han implementado el sistema start&stop en un motor diesel con caja de cambios automática. Realiza el arranque de forma rápida y suave. El cambio automático es el perfecto compañero de este motor. Las relaciones están bien escalonadas para sacar todo el jugo al propulsor. El manejo con las levas del volante es muy bueno, pero completamente innecesario para un coche con esta filosofía. Tenemos tres modos de funcionamiento, eco, sport y manual. Podemos elegir el modo de funcionamiento con un botón dispuesto en la consola.

En marcha normal es un motor con un consumo muy bueno. Cuenta con la tecnología Bluetec que reduce las emisiones contaminantes, mediante un aditivo (AdBlue) basado en la urea. Este cuenta con su correspondiente mantenimiento periódico. En cuanto a los consumo, en nuestro circuito habitual, con carretera de montaña, vías interurbanas, autovías y recorrido urbano, nos ha dado un consumo medio de unos 9,5 litros buscando los límites dinámicos del vehículo. En condiciones de utilización dentro de los límites legales el Clase M 250 Bluetec presenta muy buenas cifras de consumo, donde obtuvimos un consumo medio de apenas 7,8 l/100 km. Decir que este motor ya cumple con el tramo de prescripciones de homologación relativas a las emisiones contaminantes Euro 6.

Prueba MB Clase ML 250 exteriores (8)

El sistema de frenado tiene suficiente potencia y son muy dosificables, con un pedal de recorrido corto pero con una respuesta inmediata en cuanto tocamos el freno, lo que lo hace un sistema de freno muy satisfactorio y efectivo tanto en carretera como fuera de ella.

Dinámicamente, el Clase M 250 tiene dos caras. Es tremendamente efectivo en todo tipo de vías ya que es capaz de circular de forma muy confortable en carretera y ser muy efectivo fuera de ella, en pistas de tierra o en situaciones mas complicadas. Pero se ve penalizado por las ruedas que llevaba nuestra unidad, que daban un agarre más bien pobre. Es una pena porque la suspensión Airmatic que llevaba nuestra unidad de pruebas es una delicia.

La dirección, con la capacidad de giro típica de Mercedes-Benz, e nota tremendamente asistida a poca velocidad y bastante más dura cuando cogemos velocidad. El vehículo de pruebas montaba unos neumáticos Continental 4×4 de medidas 235/65R17 M+S de uso mixto que da una sensación de flotación en la dirección que en carretera no es agradable.

El sistema Airmatic nos da la posibilidad de dos programas de control de la suspensión (Sport y confort) para controlar el confort. Hay claras diferencias entre uno y otro, estando el Clase M mucho más sujeto en el modo sport. El programa confort está orientado claramente al confort y se hacen más evidentes los movimientos de cabeceo y balanceo. Este modo es claramente orientado al uso del vehículo fuera de carretera. Y es en este modo cuando tenemos la posibilidad de elevar la carrocería hasta 50 mm.

Prueba MB Clase ML 250 interiores (26)

Como conclusión he de decir que es un coche imponente que tiene una polivalencia como pocos. De los SUV de similares características y precio es posiblemente el que mejor se defienda en todo tipo de vías y pistas, ya que va bien en todas, algo que no todos pueden decir. El sistema 4matic funciona realmente bien y si fuera necesario podemos ponerle una reductora de forma opcional. Pero es que en carretera es tan cómodo o más que una berlina familiar de tamaño similar. Mucho espacio y mucho confort. El Clase M está disponible desde 56.835 euros, aunque nuestra unidad tenía un precio total, incluido el equipamiento opcional, de 75.209 euros, casi 20.000 euros de opciones, lo que nos da una idea de todo lo que puede llevar como opción este coche. Pero claro, no podemos esperar menos de un coche con tanta calidad… porque es todo un Mercedes-Benz.

Vídeo

Imagen de previsualización de YouTube

Galería exterior

[flickr-gallery mode=”photoset” photoset=72157631867322876]

Galería interior

[flickr-gallery mode=”photoset” photoset=72157631867354930]

Prueba: Mercedes-Benz ML 250 BlueTEC 4 MATIC

Categoría: 4x4PruebasSegmentoSUV
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.