Un objetivo: que en 2020, nadie muera ni resulte gravemente lesionado en un Volvo nuevo.

Volvo Asistente de tráfico lentoEl primero de los tres nuevos sistemas en que trabaja llegará en 2014. Con él, los vehículos seguirán automáticamente al precedente en atascos de tráfico lento hasta una velocidad de 50 km/h.

Un paso en el camino es la meta de 2020 de que nadie resulte gravemente lesionado en un nuevo Volvo. «Estamos avanzado claramente en la dirección correcta. Tenemos en marcha varios proyectos de investigación con el objetivo de desarrollar tecnologías para los futuros modelos Volvo», asegura Jan Ivarsson, director senior de Estrategia y Requisitos de Seguridad de Volvo Car Corporation.

Muchas de las nuevas tecnologías están adaptadas a la forma en que se comportan los conductores en las modernas condiciones de tráfico. Las encuestas de tres institutos de investigación de Estados Unidos revelan que los conductores modernos pasan entre un 25 % y un 30 % del tiempo que están al volante haciendo otras cosas, como hablar por el móvil.

Cada vez son más los conductores que llaman por teléfono o que comprueban sus mensajes de texto o de correo electrónico, y como estas situaciones afectan a la atención puesta en la carretera, deben tenerse en cuenta al desarrollar nuevas tecnologías.

«En la moderna sociedad del móvil, llevamos nuestra vida social con nosotros dondequiera que vayamos. El vehículo no es una excepción. Para nosotros, es una simple cuestión de crear tecnología que ofrezca al conductor una ayuda correcta en todo momento», comenta Jan Ivarsson.

La investigación de Volvo Car Corporation se centra en tres áreas principales: permanecer seguro en el carril actual, evitar accidentes en cruces e intersecciones, y evitar colisiones con animales en libertad. También hay otros proyectos de investigación en marcha, como es el Soporte de conducción autónoma, el Soporte en intersecciones y la Detección de animales.

Conducción autónoma en los atascos de tráfico

El Soporte de conducción autónoma ayuda al conductor a permanecer en el carril y seguir el ritmo del tráfico si se forma un atasco.

«Conducir en los lentos atascos es una parte aburrida y monótona de la vida diaria de muchos conductores. Gracias a la tecnología de la conducción autónoma, el automóvil puede ayudar al conductor a seguir de manera cómoda y segura al vehículo que circula delante», explica Fredrik Lundholm, ingeniero de desarrollo del departamento Funciones de seguridad.

Utilizando los datos de una cámara y sensores de radar, el automóvil puede seguir al vehículo que circula delante. El motor, los frenos y la dirección responden automáticamente. Si el vehículo de delante se ve forzado a hacer un movimiento rápido porque hay un obstáculo en la carretera, el conductor es ayudado por el sistema de dirección, que hace virar el vehículo en la misma dirección.

«Esta función tiene un potencial enorme para hacer más fácil la vida del conductor. Nuestra primera generación de tecnología avanzada se centra en los atascos a baja velocidad. El vehículo sigue al automóvil que circula por delante en el mismo carril. Sin embargo, siempre es el conductor quien decide. Puede tomar el control en cualquier momento», afirma Fredrik Lundholm.

Frenado automático en las intersecciones

Los cruces e intersecciones son la parte más compleja del moderno entorno de tráfico. Cuando hay muchos usuarios de la carretera cruzándose en el camino de otros simultáneamente y desde diferentes direcciones, un pequeño error es todo lo que se necesita para provocar un grave accidente.

En Estados Unidos, el 21,5 % de todos los accidentes mortales ocurridos en 2007 tuvieron lugar en intersecciones y la cifra fue del 20,6 % en 2006 en 16 países de la UE (excluida Suecia).

Mattias Brännström, experto en Funciones de seguridad activa, es responsable de Soporte en intersecciones, un proyecto de investigación en colaboración con el departamento de Señales y sistemas de la Universidad Tecnológica Chalmers. El sistema alerta y frena automáticamente en los cruces cuando es necesario (ver los gráficos y el vídeo). «Soporte en intersecciones utiliza sensores para evaluar la situación del tráfico completa. Si se registra una situación crítica, la decisión de intervenir se toma a la velocidad del rayo».

A modo de ejemplo, dibuja una cola de vehículos girando a la izquierda en una intersección. Cuando el semáforo se pone en verde, giran a la izquierda un vehículo detrás de otro. De repente, un vehículo que viene de frente se salta el semáforo en rojo y provoca un peligro inmediato.

«En esta situación, el vehículo que gira frena automáticamente para evitar la colisión. Soporte en intersecciones actúa como un sistema que no solo ayuda al conductor a evitar sus propios errores sino también los de los demás usuarios de la carretera», señala Mattias Brännström, además de declarar que la solución de seguridad de Volvo Car Corporation es hacer que los vehículos se comporten como personas: los sensores son los ojos, el ordenador es el cerebro y los frenos son los músculos.

«Con nuestra avanzada tecnología tratamos de hacer lo que haría una persona en esa misma situación si tuviera tiempo para reaccionar. Queremos que la asistencia intervenga en tantas situaciones como sea posible», concluye Mattias Brännström.

Para obtener los datos necesarios para el desarrollo de estos sistemas, los vehículos recorren cientos de miles de kilómetros en diversos entornos de tráfico de todo el mundo. Después de todo, el sistema debe ser tan capaz de ayudar a los conductores de Bangkok como a los de Vancouver, adaptándose a las variaciones locales de estilos de conducción e intensidad del tráfico.

Detección de animales en libertad

Por supuesto, esta colección de datos no se limita a los entornos urbanos. En el campo y en zonas más remotas hay muchas colisiones graves con animales en libertad. Los accidentes en los que están implicados animales en libertad son un importante problema del tráfico internacional.

En Canadá, se registran cada año unos 40.000 accidentes de este tipo con daños para el vehículo. Suecia registró 47.000 colisiones con animales en 2010. De ellos, 7.000 fueron con alces. Las condiciones de Canadá y Suecia también se encuentran en Noruega, Finlandia y Rusia. En Estados Unidos, mueren al año unas 200 personas por impactos con animales en libertad, renos en su mayoría.

Sin embargo, estas estadísticas oficiales de accidentes no revelan toda la verdad. Por ejemplo, no incluyen todos los accidentes en los que el conductor vira bruscamente para evitar un animal y en su lugar choca con otro vehículo o se sale de la carretera. De acuerdo con un estudio de la Universidad de Umeå de accidentes ocurridos entre 2003 y 2010, no menos del 23 % de los accidentes mortales se produjeron después de que los conductores giraran bruscamente para evitar un alce en la carretera: y estas cifras no aparecen en las estadísticas oficiales de colisiones con animales en libertad.

Volvo está trabajando ahora en el sistema Detección de animales, un sistema que los detecta —tanto a la luz del día como en la oscuridad— y frena automáticamente.

«La tecnología es un desarrollo de nuestro sistema de protección de peatones. Se ha prestado una considerable atención a que el sistema funcione en la oscuridad ya que la mayoría de las colisiones con animales en libertad tienen lugar al atardecer y al amanecer», explica Andreas Eidehall, experto técnico en seguridad activa.

Los accidentes con animales en libertad suelen producirse a velocidades altas. El objetivo es reducir la velocidad del impacto de 100-110 km/h a menos de 80 km/h. Cuando la velocidad es inferior a 80 km/h, los sistemas de seguridad del vehículo son efectivos y el riesgo de lesiones graves es pequeño. Esto exige la capacidad de detectar al animal a una distancia de unos 30 metros, aunque otro aspecto importante es el tiempo de respuesta: el intervalo entre la identificación del objeto y la reacción del sistema.

«Con ayuda de la tecnología avanzada, podemos reducir el tiempo de respuesta aún más para mejorar la eficacia del sistema», afirma Andreas Eidehall. El sistema está entrenado para reconocer formas de animales y sus patrones de movimiento gracias a la inmensa cantidad de datos recogidos. La recogida de imágenes de animales en movimiento tiene lugar de forma continua. Pero como los animales en libertad tienen la habilidad de no dejarse ver, este ha sido un proceso bien complejo.

«Recoger datos que nos ayuden a detectar lo que la naturaleza se esfuerza en esconder supone un reto enorme. La atención se ha centrado en los animales grandes, porque causan los mayores daños y las lesiones más graves. Hemos trabajado con alces y grandes ciervos, pero ahora también hemos incluido caballos y ganado. Un paso más será la capacidad para detectar animales más pequeños, como renos y jabalíes», declara Andreas Eidehall.

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157630556120118]

Vídeo Detección de Animales

Imagen de previsualización de YouTube

Imagen de previsualización de YouTube

Vídeo Soporte de conducción autónoma

Imagen de previsualización de YouTube

Imagen de previsualización de YouTube

Vídeo Soporte en Intersecciones

Imagen de previsualización de YouTube

Imagen de previsualización de YouTube

Nuestros videos

La conducción autónoma en atascos de Volvo llegará en 2014

Categoría: Técnica
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.