Agárrate al volante, que vienen curvas.

Prueba Insignia Biturbo 4x4 exteriores (13)

Buenas prestaciones para la versión más divertida por debajo del Insignia OPC.

EL Opel Insignia Sports Tourer Biturbo CDTi 4×4 es un coche con muchas siglas que nos anuncian, al menos, buenas sensaciones al volante. Nos vienen a la cabeza palabras como potencia, agarre, deportividad, polivalencia… En definitiva, estamos ante un vehículo muy completo con un comportamiento dinámico muy notable con un precio a partir de 32.277 euros.

Las dimensiones están en el límite superior del segmento, incluso llega a coincidir con vehículos mucho más caros de la categoría superior. Mide 4.908 mm de largo, 1.856 mm de ancho y 1.510 mm de alto. Con estas medidas nos damos cuenta lo grande que es. Estas dimensiones tienen su influencia en el habitáculo. Con una batalla que supera los 2.700 mm tenemos un interior muy amplio.

Esto se traduce en un puesto de conducción que ofrece un buen espacio disponible para los pasajeros delanteros. El interior tiene el diseño que podemos ver en los nuevos productos de la marca alemana. En las plazas traseras el espacio lateral y longitudinal es muy bueno y el espacio para la cabeza de los pasajeros traseros es mucho mejor que la berlina, debido a que el techo tiene una menor caída a la altura del pilar C.

Como ya vimos en la prueba del Opel Zafira, el cuadro de instrumentos tiene una tipografía muy clara y una iluminación que podemos elegir en dos colores, blanco y rojo, color estándar para el programa sport. Entre los dos relojes hay una pantalla digital en color naranja de definición pobre y excesiva intensidad lumínica, sobre todo para circular por la noche. Si elegimos la intensidad más potente con el regulador de intensidad, los caracteres se ven peor.

Prueba Insignia Biturbo 4x4 interiores (34)

La consola central contiene todos los mandos y controles de climatización, audio y navegación. Su diseño es muy moderno. Al principio da la sensación de que hay demasiados botones juntos, pero tras un corto período de aclimatación nos damos cuenta que todo tiene sentido y que están colocados con un buen criterio. Se nos hace muy fácil saber donde está cada botón con un rápido vistazo. Además para un mayor control sobre los elementos de infotainment, contamos con un mando giratorio con el que podemos acceder a las principales funciones de audio, teléfono y navegación. El freno de mano es eléctrico pero no funciona de forma completamente autónoma, se desactiva sólo al arrancar. El resto de mandos y testigos son similares a los que podemos encontrar en otros modelos de la gama Opel, con un funcionamiento y tactos correctos.

Una vez estamos en el interior del Insignia Sports Tourer Biturbo CDTi 4×4, nos damos cuenta enseguida que es un coche bien fabricado. Ya lleva un tiempo en el mercado y se nota que los posibles fallos de ajuste de las primeras unidades no existen ya en el modelo actual. Tiene una gran calidad de fabricación y un cuidado ajuste de las piezas. Los guarnecidos textiles y los plasticos que recubren el interior del habitáculo tienen un tacto muy bueno.

Los asientos delanteros son realmente buenos. La banqueta recoge muy bien el cuerpo gracias a los resaltes laterales que son bastante prominentes y que sujetan la cadera perfectamente. Contamos también con una sección para alargar la banqueta unos 5 cm con un mando mecánico. Los asientos están tapizados en cuero de grano fino y están terminados con un cordón decorativo. Los asientos delanteros disponen de múltiples posibilidades de regulación, de ajuste eléctrico para el conductor y solamente con regulación eléctrica para la altura y el ajuste lumbar del acompañante. Es muy fácil encontrar la postura perfecta al volante. La banqueta del conductor puede ir más baja que la del acompañante. El asiento del conductor se puede configurar para que al abrir la puerta se retire hacia atrás para facilitar la entrada y salida del conductor.

Prueba Insignia Biturbo 4x4 interiores (48)

El Insignia tiene bastante huecos para descargar los bolsillos. No faltan huecos en la parte delantera, donde tenemos un cenicero con tapa amortiguara, un cajón extraíble a la izquierda del volante, un par de posavasos con una cortinilla de plástico y un hueco grande debajo del reposabrazos donde además están los conectores AUX y de 12V. Para los pasajeros traseros tenemos en el respaldo de la plaza central trasera un hueco con tapa y dos posavasos. En los paneles de las puertas delanteras y traseras tenemos bolsas rígidas. La guantera está iluminada y refrigerada. Tiene una capacidad suficiente para guardar, la documentación, el chaleco reflectante y algún que otro objeto. Casi todos los compartimentos tienen el fondo tapizado, salvo hueco a la izquierda del volante.

El nivel sonoro del habitáculo está bien contenido. Al interior solo llega el sonido aerodinámico y el mecánico, en fases de aceleración a plena carga y cuando el motor está muy frío. El ruido de rodadura está muy bien aislado. El campo de visión es correcto, con una buena visión hacia delante y más limitada hacia atrás. Los retrovisores exteriores dan un ángulo de visión correcto. Para las maniobras de aparcamiento tenemos sensores delanteros y traseros. Un detalle mejorable es que el pictograma que aparece en la pantalla del ordenador cuando funcionan los sensores solo representa el alcance delantero. Este sirve tanto para el delantero como para el trasero y puede inducir a error cuando ambos funcionan a la vez.

La iluminación interior es buena, con luces de ambiente situadas por el habitáculo que dan una buena apariencia de calidad. El alumbrado exterior del Insignia combina luces de diodos con luces halógenas. Para las luces de cruce y carretera incorpora AFL+ con alumbrado de descarga de gas xenon para ambas funciones de alumbrado. Para la luz de circulación diurna, luz de posición posterior y tercera luz de freno monta diodos. La luz de cruce y carretera da una intensidad sobresaliente, con un haz muy potente. Es perfecto para los que necesiten un vehículo para viajar de noche.

Prueba Insignia Biturbo 4x4 exteriores (33)

La carrocería Sports Tourer ofrece un maletero con un volumen de 530 litros de capacidad con formas regulares. Está completamente guarnecido y cuenta con el sistema FlexOrganizer que tiene raíles laterales para organizar la carga. Unos ganchos completan los accesorios para sujetar la carga. La iluminación es normal. En el portón se aloja el triángulo de preseñalización. Abatiendo el respaldo de los asientos traseros en proporción 60/40, el volumen aumenta hasta los 1.530 litros. Debajo del piso tenemos las herramientas y el kit antipinchazos.

El Insignia viene equipado con un sistema de audio bastante completo con un sistema manos libres y un navegador que necesita una actualización. Podemos conectar dispositivos externos de audio mediante conexión USB y tiene control para iPod y funciona perfectamente con la última versión del iOS6. Reproduce archivos en formato Mp3 y WMA. El sistema bluetooth manos libres no tiene perfil de audio streaming. Está equipado con altavoces Infinity y es bastante potente y tiene un sonido limpio y bien definido. Cuenta con ecualizador y un altavoz de graves situado en el matero. El navegador es muy sencillo con unos gráficos en 2D con una calidad justa. El procesador se nota limitado porque no avanza de forma fluida. Hay un navegador superior que incluye lector de tarjetas SD y bluetooth audio streaming.

El volante, forrado en cuero perforado con inserciones metálicas y achatado por la parte inferior, tiene un tacto muy agradable, un aro con un grosor más bien grueso y un diámetro correcto. Tiene una buena regulación en profundidad y un poco más limitada en altura. Contiene mandos para el control de crucero, el sistema de alerta de colisión, control de voz o el sistema de audio.

La unidad probada contaba con el sistema de suspensión adaptativa FlexRide y que dispone de tres programas de funcionamiento, Normal, Tour y Sport. Se selecciona el programa con dos botones dedicados al programa Sport y Tour en la consola. El programa por defecto es el Normal. Al seleccionar cualquiera de los modos Tour o Sport, cambia el recorrido del acelerador, la respuesta del motor y el tarado de la suspensión. En el menú de configuración podemos seleccionar que queremos incluir en el modo Sport discriminando funciones o eligiéndolas todas.

El programa Tour está diseñado para la conducción en autopista. En este programa la suspensión se vuelve más confortable y hace que el coche absorba todos los baches de la carretera. No se vuelve excesivamente blanda pero si se nota diferencia con el modo Sport. En este modo, que nos parece el más equilibrado, todo se vuelve más duro y se nota porque cambia hasta el color de los indicadores que pasan del blanco al rojo. La dirección es más directa y tiene menor asistencia, el acelerador responde con mayor rapidez y la suspensión se vuelve más firme. Con esta suspensión se puede ir por buenas carreteras con mucho confort, porque filtra bien los baches sin que se note en el habitáculo. Además, sujeta mucho más la carrocería.

Es con este programa con el que hemos probado el comportamiento dinámico del Insignia Sports Tourer Biturbo CDTi 4×4 en carreteras con muchas curvas para descubrir que, con la tracción total y la suspensión FlexRide es muy fácil ir muy rápido con este coche. Divertido, equilibrado, noble de reacciones y con un paso por curva extremadamente rápido. Tanto que nos olvidamos de su masa y sus dimensiones. Una gozada el comportamiento de esta versión. No nos imaginamos lo que debe ser esta versión con la suspensión “SuperSport” que es aún más deportiva.

Prueba Insignia Biturbo 4x4 exteriores (21)

El Biturbo 4×4 tiene un ESP muy poco intrusivo, lo cual en un coche con tracción total es un acierto. Hay que dejar que el sistema de tracción se encargue primero antes de que el ESP ponga las cosas en su sitio. El sistema de frenado funciona muy bien. Tanto por la potencia de frenado que es mucha, como por el tacto del pedal del acelerador, que hace que sea muy sencillo dosificar siempre la presión necesaria para conseguir la frenada más efectiva en todo momento. La resistencia a la fatiga del sistema de frenos es buena y responde perfectamente a las exigencias de un conductor normal.

Nuestra unidad de pruebas equipaba unos neumáticos GoodYear Eagle F1 Assimetric 2 con medida 245/40 R19, que tienen una adherencia excepcional en seco y muy buena en mojado, que junto a la tracción total hacen muy segura la conducción en este coche. Esta versión monta kit antipinchazos al llevar la tracción 4×4.

El motor de 1.956 cc (Opel lo llama 2.0) CDTi Biturbo de cuatro cilindros y 195 CV y 400 Nm de par motor del Opel Insignia es la versión tope de la oferta de motores diesel. Es una versión ideal para aquellos que van a viajar a menudo con el coche cargado y necesitan potencia de sobra. Pese a ser un motor turboalimentado, estamos ante un motor que no ofrece el retardo del turbo, ya que a tan sólo 1.250 rpm uno de los turbos, que es de baja inercia, hace que el motor ofrezca 320 Nm, un 80% del par motor total. A medio régimen, ambos turbos trabajan simultáneamente, mientras que a regímenes superiores a las 3.000 rpm sólo funciona el turbo más grande. Este motor no es de los más silenciosos de la categoría, es rumoroso cuando está frío y en fases de aceleración, que se hace muy evidente en el habitáculo. Pero es de los más suaves a la hora de arrancar y eso, con el modo Eco que activa el sistema Start&Stop, es un punto a favor.

Nuestra unidad de pruebas tenía una caja de cambios manual de seis velocidades, de manejo muy correcto con un tacto del mando selector sencillo y con posibilidad de hacer los cambios de marcha con rapidez y sin errores. Circulando a velocidades legales y siendo muy cuidadoso con el acelerador hemos tenido consumos que rondan los 6,7 litros a los 100 km. Es un buen dato si tenemos en cuenta la potencia del motor y el peso del vehículo en cuestión, que para la báscula en nada menos que 1.843 kg.

Por lo tanto, aunque las prestaciones sobre el papel, con una aceleración de 9,1 segundos de 0 a 100 km/h, nos indican que es un coche rápido, la sensación es que la potencia fluye suavemente moviendo el coche de forma más rápida de lo que parece. El consumo medio homologado es de 5,5 litros cada cien kilómetros que se nos antojan difícilmente alcanzables en conducción normal. Si queremos exprimir todo el potencial del motor, veremos cifras que rondan los 8,5 litros a los 100 km.

Que el Insignia sea uno de los vehículos más apetecibles de la categoría lo dicen las cifras de ventas. Desde su lanzamiento es un vehículo que ha centrado buena parte de los elogios que han llegado con los últimos lanzamientos de Opel. Es por ello que, con razón, en la marca alemana no se para de decir que es la mejor berlina que han fabricado nunca. Y realmente lo es. Es un gran coche, con un comportamiento dinámico de categoría superior. En esta versión está incluso por encima de berlinas mucho más caras. Quizás esperábamos unas prestaciones del motor más fulgurantes vista la cifra de potencia, pero el coche es más rápido de lo que parece. No lo hemos sentido rápido, pero el velocímetro no engaña. Carreteras de todo tipo, condiciones de baja adherencia, con lluvia, con nieve, rotas o en buen estado. Cualquier tramo de asfalto imaginable es el terreno perfecto para este coche.

Galería exterior

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157631623664307]

Galería interior

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157631623464696]

Prueba: Opel Insignia Sports Tourer CDTI BiTurbo 4×4

Categoría: 4x4FamiliarPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.