La marca alemana investiga la fabricación sostenible de e-gas, e-etanol y e-diésel.

Imagen de previsualización de YouTube

Decididamente, Audi, ya está trabajando en el desarrollo y fabricación de tres nuevos combustibles, de modo artificial y sostenible, pero con resultados muy positivos hasta la  fecha.

El fabricante alemán trabaja seriamente en un nuevo proyecto de investigación que, poco a poco, comienza a dar sus frutos y en un período de tiempo no muy largo, será una realidad, puesto que tiene previsto inaugurar un complejo de fabricación de estos combustibles en 2014.

Con el objetivo de ser el primer fabricante más respetuoso con el medio ambiente, los ingenieros de la marca trabajan en la fabricación de un nuevo combustible, el e-gas, es decir, está desarrollando un método para la producción de gas, etanol y diésel sintéticos mediante el uso del CO2 que, normalmente, se bombea a la atmósfera.

El proyecto e-gas consiste en la obtención artificial de gas mediante un sofisticado proceso en el que, también, se genera electricidad e hidrógeno. El proceso parte de la energía eléctrica generada por una planta de molinos de viento al que seguirá la fase de electrolisis, en la que se conseguirá extraer los elementos químicos del agua, hidrógeno y oxígeno, con la corriente eléctrica generada con los molinos de viento. Aplicando, sobre el hidrógeno, el dióxido de carbono presente en la atmósfera y exponiéndolo a la incidencia de la luz solar, se logra obtener artificialmente el mencionado nuevo combustible, el e-gas.

En realidad, Audi pretende adaptar sus mecánicas al uso de este nuevo combustible, de forma que los motores de gasolina TFSI y diésel TDI puedan funcionar con el e-gas, tal y como ha hecho con el nuevo Audi A3 Sportback TCNG, aunque este modelo utiliza el combustible fósil natural. En 2014 y 2015, llegarán los Audi A4 y Q7 provistos de una mecánica con e-gas.

Las siglas TCNG identificarán a todos los nuevos modelos que dispongan de una mecánica alimentada con e-gas aunque, dado que los modelos eléctricos se conocen como e-tron, el fabricante también podría utilizar las denominaciones comerciales e-gas y e-diésel en función de los motores TFSI y TDI adaptados.

Audi, comprometida con el medio ambiente, no desperdiciará recursos ni tampoco creará emisiones de CO2, puesto que su nuevo complejo contará con una avanzada tecnología que, como hemos mencionado antes, será capaz de extraer el CO2 presente en la atmósfera para el proceso, concentrándolo en una planta de biogas para después ser enviado a la fase de electrolisis, convirtiéndose en un proceso cerrado.

De hecho, este nuevo complejo también servirá para la producción de hidrógeno de los futuros modelos de la marca equipados con pila de combustible.

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157631589647925]

Audi trabaja en el desarrollo de nuevos combustibles: Investigación en curso (XLVIII)

Categoría: Técnica
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.