El tráfico en trenes de carretera puede integrarse con los usuarios tradicionales de las autopistas.

Proyecto SARTRE

El proyecto SARTRE (del inglés Safe Road Trains for the Environment, trenes de carretera seguros para el medio ambiente), en el que participaban siete socios europeos, ha concluido satisfactoriamente durante 2012.

El pasado enero, se daba a conocer el proyecto SARTRE. Comenzaban unos estudios y uns pruebas experimentales para determinar si sería posible incrementar la seguridad en el tráfico rodado en el que conviven automóviles y vehículos de carga pesada.

Con Volvo, como uno de los socios participantes y uno de los máximos representantes de la seguridad en el automóvil, se cumplen los plazos programados para el anuncio de las conclusiones del estudio, tras el éxito de la segunda prueba y de la primera.

Este proyecto único destaca el potencial para implementar trenes de carretera en autopistas convencionales, con tráfico en trenes de carretera funcionando en un entorno mixto con otros usuarios de la carretera.

Gracias a Volvo y los demás socios del proyecto SARTRE, pronto se podrán apartar las manos del volante y los ojos de la carretera y dejar la conducción automatizada a la tecnología moderna.

«El tren de carretera tiene lo mejor de ambos mundos. Podrás disfrutas de todas las posibilidades multitarea del transporte público pero sentado al volante de tu propio vehículo. Es el complemento perfecto para el verdadero placer de conducir un Volvo», afirma Erik Coelingh, especialista técnico de Volvo.

Distancia de cuatro metros entre los vehículos

Volvo es el único fabricante de vehículos que participa en el proyecto SARTRE. El tren de carretera incluye un camión guía conducido de forma manual, seguido por un camión y tres vehículos Volvo (S60, V60 y XC60).

Todos los vehículos que siguen al vehículo guía se conducen de forma autónoma a velocidades de hasta 90 km/h —en algunos casos con no más de cuatro metros de distancia entre ellos— gracias a una mezcla de tecnologías nuevas y actuales.

«El principio básico es que los vehículos seguidores imitan el movimiento del vehículo guía», explica Erik Coelingh. A lo que añade: «Para conseguirlo, hemos ampliado la tecnología de cámara, radar y láser utilizada en los actuales sistemas de seguridad y ayuda, como el Control de velocidad Constante Adaptativo, City Safety, Sistema de Advertencia de Cambio de carril, Sistema de información de puntos ciegos y Asistencia de aparcamiento».

Las nuevas y más importantes características que se han añadido a los vehículos son:

•  Un prototipo de interfaz hombre-máquina que incluye una pantalla táctil para visualizar información esencial y realizar solicitudes, como incorporarse al tren de carretera o abandonarlo.

•  Un prototipo de unidad de comunicación de vehículo a vehículo que permite a todos los vehículos del convoy comunicarse entre sí.

Más sencillo que el transporte público

La visión a largo plazo es crear un sistema de transporte en el que unirse al tren de carretera sea más atractivo y cómodo que dejar el vehículo y utilizar el transporte público en viajes de larga distancia.

«Por supuesto, la información sobre el tren de carretera y su funcionamiento se integrará en el sistema Volvo Sensus de información y entretenimiento cuando la tecnología esté lista para su producción. Reservar, incorporarse al tren de carretera y abandonarlo debe ser muy fácil», comenta Erik Coelingh. A lo que añade: «Otro reto es crear un sistema que gestione el tema de los costes. Es lógico que incorporarse al tren de carretera suponga un gasto o un ingreso, dependiendo de que tu vehículo sea seguidor o guía».

Muchos beneficios

Además de la interesante posibilidad de hacer otras cosas mientras se conduce, el tren de carretera ofrece otras ventajas importantes:

•  Favorece el transporte seguro. Es un conductor profesional el que guía el convoy de vehículos, por ejemplo desde un camión. Los tiempos de respuesta de reacción entre los vehículos son muy rápidos gracias a la tecnología coordinada.

•  Se reduce el impacto medioambiental. Los vehículos van muy cerca unos de otros y se benefician de la menor resistencia al aire.

•  La menor variación de la velocidad mejora el flujo del tráfico, permitiendo que la capacidad de la carretera se utilice con mayor eficacia.

«El potencial de ahorro de energía es del 10-20 %. Esto significa que el viaje hasta el lugar de vacaciones no solo es más cómodo y seguro: el dinero que te ahorras en consumo de combustible, puedes gastarlo en comer junto a la playa«, dice Erik Coelingh.

Diálogo con las partes interesadas

Reconociendo que el reto de implementar la tecnología de trenes de carretera en las autopistas de Europa no es solo una cuestión técnica, SARTRE también incluye un importante estudio para identificar los cambios que serán necesarios para convertir el tren de carretera en una realidad.

«Hay que resolver algunos problemas antes de que los trenes de carretera sean una realidad en las carreteras europeas. Como líder en el campo de la seguridad del automóvil, Volvo se centra especialmente en situaciones de emergencia tales como evitar obstáculos o frenazos bruscos. Sin embargo, estamos convencidos de que los trenes de carretera tienen un gran potencial», concluye Erik Coelingh.

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157629939020948]

Nuestros videos

Volvo presenta las conclusiones del proyecto SARTRE: Investigación en curso (XLVI)

Categoría: Técnica
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.