Escribir un mensaje o navegar por Facebook mientras el coche conduce solo.

Imagen de previsualización de YouTube

Entrar en el campo de la conducción autónoma, de los vehículos que se conducen a sí mismos, es el siguiente paso de gigante en el desarrollo de Volvo de fabricar los vehículos más seguros del mundo.

La conducción autónoma prepara el camino para conseguir una mayor libertad al volante. Crea la posibilidad de hacer realizar otras tareas de forma segura, como enviar mensajes de texto o leer un libro mientras el vehículo se desplaza de forma autónoma.

Las primeras áreas de interés en el desarrollo de tecnología de Volvo Car Corporation son la conducción autónoma en situaciones de tráfico lento y, a más largo plazo, los trenes de carretera en las autopistas.

«Nuestro objetivo es ganar el liderazgo en el campo de la conducción autónoma haciendo que conceptos y tecnologías pioneras lleguen a los clientes. Hacer que estos sistemas sean suficientemente fiables para utilizarlos en las carreteras públicas es esencial para aumentar la confianza del cliente en los vehículos autónomos», afirma Marcus Rothoff, director de Productos de Asistencia al Conductor en Volvo.

La conducción autónoma —con la dirección, la aceleración y/o el frenado controlados automáticamente por un vehículo que requiere muy poca interacción humana— ya está muy presente en la sociedad del transporte moderno.

«Casi nadie se asusta ante la idea de estar en un avión que vuela con el piloto automático. Sin embargo, ir en un vehículo que se conduce a sí mismo mientras el conductor lee un libro es, para muchos, una idea muy revolucionaria», opina Marcus Rothoff.

Opiniones positivas de los clientes

Por supuesto, la idea de Volvo de centrarse en diseñar vehículos pensando en las personas incluye investigar la actitud del consumidor sobre los vehículos autónomos. Estudios recientes demuestran que casi la mitad de los encuestados se sentirían cómodos utilizando un vehículo autónomo (Accenture 2011). Casi el 50 % de los conductores entre 18 y 37 años comprarían probablemente o con toda seguridad un vehículo con conducción totalmente autónoma (J.D. Power 2012).

En 2011, Volvo invitó a varios propietarios de vehículos premium a evaluar futuras tecnologías de ayuda al conductor en la pista de pruebas de la empresa y uno de los invitados comentó espontáneamente: «Una ayuda perfecta para conducir por la autopista. Si hubiera algo que me animase a enviar mensajes de texto en mi vehículo, sería esto».

Una de las conclusiones de la investigación es que los consumidores jóvenes en particular están dispuestos a pagar por una tecnología que pueda ayudarles a evitar las distracciones generadas por la urgencia de estar constantemente conectados también en el vehículo. La conducción autónoma ofrecería la posibilidad de enviar mensajes de texto de forma segura en el vehículo, actualizar el estado de Facebook o leer un libro mientras se conduce.

 Una necesidad para atraer a los compradores más jóvenes

La necesidad de un fabricante de automóviles de éxito por agradar a los consumidores de la próxima generación fue el tema principal de la presentación del presidente y consejero delegado de Volvo, Stefan Jacoby, en el Congreso 2012 de Automotive News Europe en Mónaco. Sus palabras fueron: «Los adolescentes ven los vehículos con ojos muy diferentes, menos tradicionales que nosotros, sus padres. Si nosotros vemos el asiento del conductor como un símbolo de libertad y movilidad, ellos consideran que es el único sitio en el que no pueden estar constantemente conectados. Y muchos de ellos piensan que la conectividad constante es más importante que tener el permiso de conducir y un vehículo».

«Este punto de vista es un apasionante reto para Volvo. Debemos diseñar vehículos inteligentes que se encarguen de conducir mientras nosotros hacemos otra cosa, como enviar un mensaje de texto o comunicarse por Facebook», continúa Stefan Jacoby. «Personalmente, estoy convencido de que a la mayoría de los propietarios del futuro ni se les ocurrirá pensar en comprar un vehículo sin posibilidades de conducción autónoma».

La posibilidad de que el conductor se centre en algo más que conducir ofrece también algunas otras ventajas, como que el potencial durante la conducción autónoma es de cero accidentes y lesiones, la conducción autónoma puede recortar el consumo de combustible hasta en un 50 % en ciertas situaciones o que, también, tiene el potencial de acortar los tiempos de viaje al mejorar la densidad del tráfico.

«Permitir que el vehículo actúe automáticamente es esencial si queremos movernos hacia la visión de que los vehículos del futuro no tengan accidentes en absoluto. Nuestros sistemas actuales de Frenada Automática, Sistema de Advertencia de Cambio de Carril y Control de Velocidad Constante Adaptativo podrían describirse como los primeros pasos hacia la conducción autónoma. Ahora nos estamos moviendo hacia tecnologías con un mayor grado de conducción autónoma en situaciones de tráfico normal», afirma Marcus Rothoff.

Conducción autónoma en los atascos de tráfico

Uno de los diversos proyectos de conducción autónoma que hay en marcha en Volvo es un sistema de ayuda que automáticamente sigue al vehículo que hay delante en situaciones de tráfico lento.

«Tiene un potencial enorme para hacer más fácil la vida del conductor. Nuestra primera generación de tecnología avanzada se centra en los atascos a baja velocidad. El vehículo sigue al automóvil que circula por delante en el mismo carril. Sin embargo, siempre es el conductor quien está al mando. Puede tomar el control del vehículo en cualquier momento», explica Marcus Rothoff.

Únete al tren de carreteras en las autopistas

El proyecto europeo SARTRE (del inglés Safe Road Trains for the Environment – Trenes de carretera seguros para el medio ambiente) se ha centrado en la atractiva posibilidad de apartar las manos del volante y los ojos de la carretera en tu propio vehículo en viajes largos por autopista.

Volvo es el único fabricante de vehículos que participa en el proyecto, que se ha completado satisfactoriamente en 2012.

El convoy de SARTRE incluía un camión guía seguido por cuatro vehículos conducidos de forma autónoma a velocidades de hasta 90 km/h, en algunos casos con no más de cuatro metros de distancia entre los vehículos. «El tren de carretera tiene lo mejor de ambos mundos. Podrás disfrutar de todas las posibilidades multitarea del transporte público pero sentado al volante de tu propio vehículo», afirma Erik Coelingh, especialista técnico de Volvo Car Corporation.

El vehículo que aparca solo

Volvo también evalúa otras posibilidades de la conducción autónoma: ¿Qué te parecería salir del vehículo a la entrada del parking del aeropuerto y dejar que él mismo encontrara una plaza de aparcamiento libre? ¿Y si pudieras disfrutar de una conducción totalmente automatizada en un área cerrada, como en un parque de animales salvajes, para poder hacer fotografías a los leones en vez de conducir?

«La exitosa implementación de la conducción autónoma en áreas cerradas o en carreteras públicas requiere asociarse con otras partes interesadas. Hay ciertas cuestiones legales que deben resolverse», comenta Marcus Rothoff, añadiendo que «estamos convencidos de que la conducción autónoma llevará el mundo del automóvil a una dimensión totalmente nueva. Y esperamos ser los primeros en hacer que estas nuevas tecnologías dejen de ser meros conceptos y puedan ponerse a disposición de los clientes”.

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157631569013038]

Nuestros videos

La conducción autónoma de Volvo: Investigación en curso (XLV)

Categoría: Técnica
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.