El Audi «made in Spain».

Prueba Q3 TFSI Exteriores (4)

En esta ocasión probamos la versión más potente de la gama Q3, en concreto del 2.0 TFSI de 211 CV, a falta de la llegada de la versión definitiva del Q3 RS Concept.

En el interior y el exterior de este vehículo, uno espera que en un modelo de este porte, la calidad esté presente por todos lados. Y la verdad es que no podemos estar menos defraudados porque este Q3 es un vehículo muy bien fabricado, con materiales de mucha calidad, incluso más de la que su categoría podría hacer pensar. Todos los plásticos son de buena o muy buena calidad y apariencia visual. Lo primero que notamos es que el interior del Q3 está muy bien insonorizado ya que tanto el ruido de rodadura como el mecánico llegan al interior muy atenuados. Es el ruido aerodinámico mucho más evidente, incluso a 120 km/h tiene un pequeño silbido, probablemente producido por los grandes espejos exteriores.

La iluminación, tanto interior como exterior es espectacular. En el interior las luces ambientales y las luces que iluminan mandos e instrumentos son perfectas. Diodos por todas partes, luces ambientales en puertas, suelo, etc. bordes de los altavoces que aparecen iluminados… y en el exterior, todas las funciones de alumbrado principales están formados por diodos (luces de circulación diurna, posición, pare e indicadores de dirección) y por luces de descarga xenon con sistema automático de haz de cruce y carretera y AFS. Las luces auxiliares que se encienden cuando levantamos el portón o las luces antiniebla son halógenas. Y no solo eso, las luces de cruce y carretera bixenon iluminan muy bien. En definitiva, un gran trabajo.

Una vez sentado en el interior, los guarnecidos y plásticos que tenemos al alcance dan una gran sensación de calidad, no solo por el tacto gomoso de la mayoría de los plásticos que tenemos al alcance, sino por los ajustes que son realmente buenos. La unidad que probamos tenía, además, los asientos guarnecidos en cuero nappa, de mucha calidad con un grano muy fino y un tacto estupendo.

Prueba Q3 TFSI Interiores (28)

Los asientos delanteros son muy buenos porque el cuero es de mucha calidad, además sujetan muy bien y tienen múltiples ajustes eléctricos para encontrar la posición perfecta al volante. El mullido es correcto, ni muy duro ni muy blando. No te hundes cuando te sientas ni te duelen las posaderas cuando llevas varias horas al volante. Como es norma de la casa, los asientos delanteros pueden ir muy bajo, pero no tanto como en su hermano el A3. Queda una posición más baja que sus competidores. Los reposacabezas se pueden ajustar para que queden cerca de la cabeza, que es como tienen que estar.

Los asientos traseros son muy confortables para dos adultos. Tienen una inclinación del respaldo bien pensada para dar confort sin comprometer el espacio disponible. Y es que es el espacio lo que no sobra en el Q3. En las plazas delanteras los pasajeros no tendrán problemas de espacio, ni siquiera montando el techo solar que montaba nuestra unidad de pruebas y que reduce en unos centímetros la altura del habitáculo. En las plazas traseras hay espacio suficiente para que dos adultos no tengan problemas para poner cómodamente las piernas o que puedan ir cómodos por el espacio disponible en anchura. Pero en altura, la inclinación del portón del maletero hace que si mides a partir de 1,90 prefieras ir delante.

Audi cuida de forma impecable la ergonomía de sus mandos y controles y en este caso, el Q3 no es una excepción. Los mandos tienen un funcionamiento perfecto. Todo nos queda muy a mano, como el mando de control del sistema multimedia o el climatizados, con un toque retro muy divertido. En el cuadro de mandos, hay entre las dos esferas del velocímetro y el tacómetro, una pantalla multifunción de color que nos da toda la información importante como por ejemplo, del sistema de audio, navegador, ordenador de bordo o el teléfono. La tipografía es muy clara y la iluminación elegida para el habitáculo y el cuadro de mandos es en color blando, y el color rojo para los mandos y controles.

El Audi Q3 tiene un volante completamente redondo forrado de cuero. Es un volante de aspecto deportivo con tres radios y botones para el control del ordenador de bordo, el sistema de audio, control por voz, teléfono, etc. En el caso del volante deportivo de nuestra unidad, este montaba además las levas de cambio para el cambio S tronic, que tenían un funcionamiento correcto, aunque a nosotros nos han parecido un poco pequeñas.

El mando de control del sistema de infotainment del Q3 se llama Audi MMI Navegación plus. Es fácil de manejar aún estando en la consola central. Es posible que los conductores más bajos o con brazos cortos encuentren el mando en una posición incómoda. A mi no me lo ha parecido. Su aprendizaje se realiza en poco tiempo, siendo bastante intuitivo en su funcionamiento, gracias también al diseño de los botones de acceso o sobre todo de los menús de la aplicación, que son todo sencillez. El sistema está coronado por una estupenda pantalla, de resolución que se está convirtiendo en un estándar, con 7 pulgadas y nada menos que 800×480 pixel.

Prueba Q3 TFSI Interiores (63)

El navegador nos guía con precisión. Pero los gráficos, salvo algunos edificios emblemáticos de las grandes ciudades que aparecen en 3D, tiene algunas carencias, sobre todo cuando circulamos por zonas de poca cobertura en la cartografía. La voz que nos guía es extremadamente artificial, lo que debe mejorar sin duda. El control por voz funciona muy bien, podemos controlar, no solo funciones de guiado del navegador, sino el sistema de audio, fuentes de sonido e incluso el teléfono. El sistema de reconocimiento de voz funciona porque no suele fallar, con un alto porcentaje de aciertos las palabras que decimos. Se ve que los sistemas están mejorando. Este además entiende hasta 12 idiomas.

El sistema de audio que montaba nuestra unidad de pruebas es el Bose Surround Sound, que tiene un sonido muy bueno, por definición, calidad y potencia, es todo lo que necesitamos en un sistema de audio embarcado. Y potencia tiene de sobra, con un amplificador de 465 watios, 14 altavoces más subwoofer y 10 canales. Puede reproducir incluso sonido envolvente 5.1. Y no solo eso. Tiene un sistema para contrarrestar sonidos generados por el motor y anularlos. Toda la música que tenemos en nuestros sistemas de audio portátiles la podemos volcar en el disco duro de 20 Gb destinados a guardar nuestra música. Para redondear el sistema, contamos con perfil bluetooth manos libres y audio streaming estéreo A2DP y un conector propietario Audi Music Interface en el hueco del reposabrazos.

El Audi Q3 ofrece huecos en el habitáculo. A la izquierda del volante, el conductor tiene un compartimento abatible capaz de albergar un teléfono móvil o unas gafas. La consola central alberga dos posavasos y un pequeño portaobjetos para dejar unas llaves o unas monedas. El reposabrazos tiene un hueco grande, pero está ocupado en gran parte por un adaptador para un teléfono. La guantera, refrigerada e iluminada, tiene espacio suficiente para la documentación y poco más. En las puertas delanteras hay bolsas con capacidad para poner hasta unas botellas de 1,5 litros. En las puertas traseras los bolsos son mucho mas pequeños y solo podemos meter una botella de medio litro, como mucho. El respaldo de la plaza trasera tiene un pequeño cofre con tapa y dos posavasos. Los ocupantes de las plazas traseras completan sus huecos con dos redes en los respaldos de los asientos delanteros.

El maletero tiene de 460 litros, que está en la media y puede ser mas que suficiente para el equipaje de cuatro personas. El volumen se puede aumentar hasta los 1.365 litros abatiendo los asientos traseros, quedando un suelo casi completamente enrasado. Los asientos se abaten en la habitual proporción de 60/40. El maletero está muy bien guarnecido con una gruesa moqueta de pelo fino, que resbala muy poco. El maletero está bien aprovechado con formas regulares. Para sujetar la carga cuenta con varios gadgets, como dos grandes ganchos, cuatro argollas para una red elástica y una pequeña red que contiene un cargador de 12 V en el lado izquierdo.

Prueba Q3 TFSI Interiores (3)

Dinámicamente el Audi Q3 es un vehículo que cuenta con un montón de sistemas de ayuda a la conducción y que realmente ayudan al conductor. Entre los sistemas que tenía la unidad de pruebas destacamos el asistente de cambio de carril, el detector de ángulo muerto, el radar de aparcamiento delantero y trasero y el sistema de aparcamiento automático.

Si se abandona el carril por el que se circula sin haber conectado el indicador de dirección, el sistema advierte al conductor mediante leves vibraciones en el volante. El dispositivo tiene un ámbito de funcionamiento a partir de 60 km/h. La responsable de la detección de la salida del carril es una cámara que está situada en la base del retrovisor interior. Esta cámara también identifica las señales de límite de velocidad.

El dispositivo detector de ángulo muerto alerta al conductor de la presencia de otros vehículos que se aproximan por el carril izquierdo o derecho. Entra en funcionamiento a partir de 30 km/h y detecta vehículos hasta 70 metros. Cuando un vehículo se sitúa en el ángulo muerto, el sistema genera un aviso luminoso de color amarillo en la carcasa del retrovisor.

El asistente de aparcamiento automático puede detectar un hueco para aparcar nuestro Q3 tanto en línea como en batería. El conductor debe marcarle al sistema a qué lado quiere que busque el sitio para aparcar activando el intermitente del lado concreto, aunque pro defecto el sistema busca en elk lado derecho. Funciona a una distancia de entre 0,50 y 2 metros de los vehículos estacionados y a una velocidad de hasta 40 km/h para el parking en línea y hasta 20 km/h para el parking en batería.

El Q3 es un vehículo que, en condiciones de circulación normales es muy estable y satisfactorio. Hay que partir de la premisa que este no es un vehículo todoterreno al uso, sino mas bien un crossover compacto con tracción total y unos neumáticos mixtos bastante mal elegidos para un coche que pide a gritos neumáticos de carretera, cuanto más prestacionales, mucho mejor. Y es que, aunque tenga un cierto carácter subvirador cuando le pedimos que se esfuerce más de la cuenta, mucho de ese subviraje está causado por una neumáticos pensados para SUVs que no necesiten un neumático con mucho agarre.

Prueba Q3 TFSI Exteriores (18)

El límite de adherencia de estos neumáticos Pirelli Scorpion Verde de medidas 235/50R18 era muy fácil de sobrepasar, incluso a velocidades bajas, en cuanto girábamos con decisión. Con unos Pirelli Pzero este coche sería otra historia… Aún así, como he comentado anteriormente, es un coche muy noble que a ritmo normal es confortable y muy seguro. Confortable gracias a una suspensión firme pero no brusca que filtra muy bien esos pequeños baches y roturas de la carretera. Es tirando a firme en compresión y más blanda en extensión, lo que produce algunos movimientos de balanceo y cabeceo en giros pronunciados o frenadas bruscas. Pero este esquema de suspensión también hace que el Q3 se un vehículo al que no le gusta mucho ir por el campo, y no solo por la suspensión sino por la baja altura de la carrocería. Como mucho una pista sin muchos baches y poco más.

Como comentamos anteriormente, el Q3 es un coche seguro, no solo por los sistemas de seguridad activa y pasiva de que dispone, sino por su sistema de frenos de funcionamiento impecable. Este coche frena y lo hace muy bien. El tacto del pedal de freno es perfecto, con una primer recorrido donde poder dosificar sin problemas los frenos sin recibir mucha mordiente de golpe o muy poca mordiente. Frena y lo hace rápido pero suavemente, para luego tener un margen si lo que queremos es frenar de verdad. El ABS solo entra en funcionamiento si frenamos “de verdad”. Nos ha gustado mucho, nos ha recordado a coches mucho más deportivos.

Y nos ponemos firmes para hablar del motor 2.0 TFSI con 211 CV (155 KW) y un par motor de 300 Nm entre 1.800 y 4.900 rpm, lo que le otorga una gran elasticidad. Y si no estamos convencidos con el motor, no tenemos mas que ver que el cambio es uno de los mejores cambios de marchas automáticos del mercado, el S tronic de doble embrague y siete velocidades. Con esta combinación logramos unas prestaciones muy respetables, acelerando de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos, con una velocidad máxima de 230 km/h.

El Q3 con este motor no es un coche con un consumo bajo. Respetando los límites de velocidad el gasto medio de carburante ha sido de 7 litros cada 100 km. En nuestro recorrido habitual, yendo ligeros pero no excesivamente, hemos tenido un consumo de 9,5 litros. No está mal si nos paramos a pensar que es un coche de 1640 kilos y un motor de gasolina de 211 CV.

El cambio automático de doble embrague y siete velocidades S tronic puede funcionar en modo automático o en modo manual, accionando el selector del cambio hacia delante para subir marchas o hacia atrás para bajarlas. Pero si lo preferimos, tenemos unas levas en el volante para realizar el cambio de marchas.

Prueba Q3 TFSI Interiores (84)

El Q3 objeto de la prueba tiene un sistema absolutamente recomendable, el Audi drive select que nos permite elegir cuatro programas que modifican diferentes parámetros de diversos dispositivos y la forma en la que el motor entrega la potencia, el cambio, la suspensión, etc. Los cuatros programas prefijados son el efficiency, auto, comfort y dynamic.

En el modo efficiency se busca la mayor eficacia energética, reduciendo el consumo de energía del climatizador, aumentando la respuesta del motor a la petición del acelerador, etc. En el modo comfort se aumenta la respuesta del motor y la configuración de la suspensión es mas confortable. En el modo Auto el coche se adapta a los requerimientos del acelerador y en el modo dynamic la respuesta del motor es más inmediata, los cambios de marcha se hacen a mas revoluciones y la suspensión pilotada, si la monta, se vuelve más enérgica y la dirección más dura y directa.

La caja de cambios S tronic tiene un modo de funcionamiento “a vela” que funciona solo en el modo efficiency, cuando el conductor levanta el pie del acelerador y deja que el coche avance por su propia inercia, el cambio S tronic selecciona punto muerto, momento en el que se nos avisa con un letrero en el cuadro. En cuanto el conductor toca el freno, el cambio engrana una marcha, siempre la inmediatamente inferior a la que engranaría a esa velocidad.

El Q3 es, sin duda alguna, un producto de calidad, tanto constructiva como dinámica. Esta versión en concreto, es además muy rápida y tiene consumo correcto. Pero es que tenemos mucho más. Es un coche que llama la atención, y lo hace con su llamativa firma luminosa y tiene un compendio tecnológico y mecánico de primer orden. 42.000 euros son la diferencia entre disfrutarlo o desearlo.

Galería exterior

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157630846188834]

Galería interior

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157630846285188]

Nuestros videos

Prueba: Audi Q3 2.0 TFSI 211 CV quattro S tronic

Categoría: 4x4PruebasSegmentoSUV
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.