Ligeramente renovado por fuera y con cambios más profundos por dentro.

Audi Q5 hybrid

Audi renueva el SUV medio de su gama, incorporando nuevas soluciones en materia de equipamiento, chasis y motores, ahora hasta un 15% más eficientes.

Audi presenta la actualización del Q5 con cinco posibilidades mecánicas: tres motores TDI, un híbrido y dos TFSI, todos ellos con el sistema start-stop. La mayoría de los motores han visto mejoradas sus cifras de prestaciones, reduciendo el consumo de combustible en hasta un 15 por ciento.

El motor 2.0 TDI se ofrece en dos variantes. En su versión con una potencia de 143 CV (105 kW) y 320 Nm de par máximo, y combinado con el cambio manual y la tracción delantera, el consumo medio es de 5,3 l/100 km, lo que se corresponde con unas emisiones de CO2 de 139 g/km. Gracias a un depósito de combustible de 75 litros, la autonomía del Audi Q5 2.0 TDI alcanza los 1.400 km.

La versión más potente del cuatro cilindros, alcanza  177 CV (130 kW) y un par máximo de 380 Nm, con un consumo medio de apenas 6 l/100 km en su versión con cambio S tronic y tracción quattro. El V6 3.0 TDI, que se presenta en una nueva edición revisada, rinde 245 CV (180 kW) y 580 Nm de par, y está siempre asociado al cambio S tronic de siete velocidades y a la tracción quattro. Esta versión del Audi Q5 acelera de 0 a 100 km/h en 6,5 segundos, y alcanza una velocidad  máxima de 225 km/h, con un consumo medio de sólo 6,4 l/100 km.

Los motores de gasolina del nuevo Audi Q5 también cuentan con más avances. El nuevo cuatro cilindros de dos litros recibe innovaciones en el sistema de control de las válvulas, en la gestión térmica, en la inyección, en el turbocompresor y en el escape, ahora con el colector integrado en la culata. Su potencia es de 225 CV (165 kW), y alcanza un par máximo de 350 Nm, con un consumo medio de 7,6 l/100 km.

El V6 3.0 TFSI con sobrealimentación, que sustituye en la gama al motor de 3,2 litros atmosférico, ofrece 272 CV (200 kW) y un par máximo de 400 Nm. Permite al Q5 acelerar de 0 a 100 km/h en 5,9 segundos, con una velocidad máxima de 234 km/h, y el consumo medio en ciclo combinado de 8,5 l/100 km, lo que significa un ahorro de 0,8 l/100 km respecto a su predecesor.

El motor de cuatro cilindros se monta de serie un cambio manual de seis velocidades. Como opción en el 2.0 TFSI, y de serie en el 3.0 TFSI, se ofrece el cambio tiptronic de ocho velocidades, mientras que la deportiva caja S tronic de siete marchas es de serie en el 3.0 TDI, y opcional en el 2.0 TDI más potente.

La tracción permanente a las cuatro ruedas quattro es de serie en todas las versiones, salvo en el 2.0 TDI de 143 CV. En situaciones de conducción normal, el diferencial central distribuye la potencia del motor entre los ejes delantero y trasero en una proporción 60:40, pero este reparto es variable según las condiciones de adherencia.

Conserva el eje delantero de cinco brazos y  la suspensión trasera de brazos trapezoidales. Con una relación más directa, el nuevo sistema de dirección asistida electromecánica, que ajusta la asistencia a la velocidad del vehículo, no consume energía cuando se circula en línea recta, lo que permite reducciones de consumo de combustible de unos 0,2 l/100 km. Equipa de serie llantas de aleación, en diferentes tamaños según la versión. Entre las opciones disponibles, se ofrecen llantas de hasta 20″, con neumáticos en medidas que llegan hasta los 255/45.

El Audi Q5 puede superar pendientes de hasta 31º, y ofrece unas cotas, con un ángulo de entrada y salida de la carrocería de 25º, un ángulo ventral de 17º, y una altura libre al suelo de 200 mm. Mide 4,63 metros de largo, 1,90 metros de ancho y 1,65 metros de alto. Su coeficiente aerodinámico es de 0,33, y la superficie frontal de 2,65 metros cuadrados. El peso de la versión básica se sitúa en 1.755 kg.

Tanto el capó del motor como el portón posterior se han fabricado en aluminio, mientras que una gran parte de los elementos estructurales de la carrocería son de acero de ultra alta resistencia, lo que reduce el peso final y mejora la seguridad en caso de choque.

El Audi Q5 hybrid quattro acelera de 0 a 100 km/h en 7,1 segundos, y alcanza una velocidad máxima de 225 km/h. En modo completamente eléctrico puede cubrir distancias de hasta 3 kilómetros a una velocidad constante de 60 km/h. En este modo, la velocidad máxima es de 100 km/h, mientras que el consumo medio de combustible es de 6,9 l/100 km.

El conductor puede seleccionar entre tres modos de conducción mediante un botón y utilizando la palanca de selección de marchas del cambio tiptronic. El programa EV prioriza un funcionamiento eléctrico, mientras que en modo D controla de forma eficiente el motor de combustión y el motor eléctrico. Seleccionando el programa de cambio S, o el modo de manejo manual del cambio tiptronic.

El módulo de control del sistema híbrido selecciona siempre el modo de funcionamiento, puede funcionar únicamente con el motor de combustión, sólo con el motor eléctrico, o en modo híbrido. También puede recuperar energía durante las fases de deceleración, o hacer que ambos motores trabajen juntos para conseguir mayor potencia cuando se demanda aceleración.

El Audi Q5 hybrid quattro se distingue por sus paragolpes totalmente pintados y por el diseño específico tipo turbina de sus llantas de 19″ de serie; opcionalmente, se pueden montar llantas de 20″. En el interior, lleva indicadores específicos que informan sobre el modo de operación del sistema híbrido, así como el indicador de potencia eléctrica “powermeter”, que sustituye en la instrumentación al cuentavueltas.

[flickr-gallery mode=”photoset” photoset=72157629864858840]

[flickr-gallery mode=”photoset” photoset=72157629521075476]

Nuevo Audi Q5 hybrid

Categoría: 4x4HíbridoNovedadesSegmentoSUV
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.