La primera en entrar en situación crítica fue Mulhouse y, ahora, Rennes, Aulnay y Madrid.

Factoria PeugeotMalas noticias en PSA. El grupo francés no está atravesando tan buenos momentos como parecía, con importantes crisis en plantas de Francia y España.

El pasado mes de enero, se anunciaba la producción del nuevo Peugeot 2008  en la factoría de Mulhouse, a la vez que también se anunciaba la eliminación de un equipo de producción y se extiende el turno de noche. Más exactamente, Jean Mouro, Director de PSA Mulhouse, confirmó lo que era un rumor a gritos, la supresión de 500 puestos de trabajo a partir del pasado 3 de marzo  y que obligaba a la recolocación de otras 557 personas.

La principal causa que la empresa justificó fue un importante descenso de la producción, a pesar de que el comité de trabajadores de la empresa abogó por una salida menos traumática, con una distribución de la carga entre todas las factorías para no recortar empleos, añadiendo que “los beneficios de PSA deben ser colocados en el mantenimiento de todos los puestos de trabajo, en lugar de ser colocados en la especulación financiera y dividendos de los accionistas, recordando que el grupo francés repartió 257 millones de euros en dividendos, el pasado año 2010″.

La siguiente factoría que ha profundizado en la crisis ha sido la de Rennes. El pasado 23 de marzo, durante un comité de grupo europeo, Philippe Varin, Presidente del grupo automovilístico francés, anunció un retraso de seis meses en la sustitución del actual Citroën C5, por lo que la tercera generación no llegaría al mercado hasta finales de 2015 o principios de 2016, frente al 2014 como estaba previsto, confirmando la información que adelantamos del X8.

Dado que el modelo se fabricaría en Rennes, como especialista en vehículos de gama alta que es, los 5.900 empleados de la factoría temen que el nuevo C5 pueda salir de la misma hacia la planta de Opel en Russelheim, Alemania, perdiendo una importante carga de trabajo que no tienen ni con el actual C5 ni con el Peugeot 508, tras los malos resultados que ambos vienen cosechando desde el pasado año 2011 y, mucho menos aún, con el Citroën C6.

Por ello, los comités de trabajadores de las tres factorías han pedido a Philippe Varin que, en espera de una decisión sobre el futuro Citroën C5 y para no cerrar ninguna de las factorías, se fabriquen compactos de los tres fabricantes, una opción que también tiene una contrapartida importante, la de crear un exceso de producción que podría alcanza hasta un 25 por ciento.

Pero, si la situación es crítica con dos fábricas, se ha vuelto peor aún con una tercera, la de Aulnay, que casi ve más próximo su cierre que una recuperación, mientras que la planta española de Villaverde, en Madrid, cierto es que tampoco goza de una gran carga de trabajo, estando a la espera de que se introduzca el Peugeot 208 CTI, la variante descapotable del nuevo 208, a fin de incrementar la carga de trabajo.

Crisis en las factorías de PSA Peugeot Citroën

Categoría: Actualidad
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.