Conocido como Proyecto Adapta, ahora se investiga su implantación en modelos de serie.

adapta_boecilloEl Parque Tecnológico de Boecillo, en Valladolid, ha sido el escenario elegido para presentar el nuevo sistema de seguridad que protege, de una forma especial, a los pasajeros de las plazas laterales exteriores en un impacto lateral.

En el Proyecto Adapta, trabajan conjuntamente siete empresas  privadas (el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) liderado por Dalphi Metal España, S.A. e integrada por Anafocus, Elecnor Deimos, Gestamp, Grupo Antolin, Magom y SEAT), cinco centros de investigación (Fundación Cidaut, Tecnalia, Fatronik, Cedetel y Gaiker) y tres organismos públicos (las Universidades de Valladolid y Santiago de Compostela y el Centro Nacional de Microelectrónica IMSE) y la Universidad Privada de Navarra.

Todas ellas, en conjunto, trabajan desde el pasado año 2008 aportando su experiencia y conocimientos en su especialidad, mientras que el fabricante español de automóviles ha cedido el prototipo con todos los sistemas de seguridad integrados, con financiación pública y privada al 50 por ciento.

Partiendo de que los impactos laterales suponen un 4o% de los accidentes graves con resultado de muerte, el consorcio del Proyecto Adapta ha desarrollado un prototipo de protección lateral que permite ofrecer una mayor seguridad en este tipo de impactos, a la vez que reducir considerablemente, entre un 30% y un 40%, los daños de los ocupantes de las plazas laterales exteriores.

El sistema, aún en fase de desarrollo, está compuesto por un airbag lateral ubicado en los bajos del vehículo, un sistema que desplaza los asientos laterales exteriores, una barra interior capaz de inflarse para separar de la puerta al pasajero y dejar que, también, se despliegue un airbag lateral, integrado en el panel de las puertas delanteras y traseras, de forma que se activen en milisegundos antes de que la colisión se produzca, exactamente, con ocho metros de distancia con el vehículo a colisionar.

Mediante cámaras estereoscópicas que se encargan de detectar una inminente colisión, se despliega el airbag exterior, ocupando las dos puertas laterales. Seguidamente, se despliega la barra interior y se desplaza el asiento del conductor hacia el túnel de transmisión para dejar un espacio con el airbag interior, de 40 litros de capacidad. Además, dispone de una cámara interna que calcula las medidas del vehículo, monitoriza a cada ocupante y estima el punto de colisión en función de la energía cinética que puede absorber cada persona, ya que es muy diferente el tamaño de un niño que el de un adulto.

El sistema que, ha cumplido las expectativas en su presentación y no ha fallado en el funcionamiento, está diseñado para que se active de forma secuencial. Las cámaras estereoscópicas son microcámaras que, cuando detectan una colisión lateral con un vehículo, envían la información a un calculador de datos para que envíe la correspondiente señal de activación a los elementos en apenas 10 milisegundos, 190 milisegundos más rápidos que los actuales sistemas de seguridad pasiva actuales.

El sistema de protección lateral ha sido montado en un SEAT Altea XL. Los responsables del proyecto sostienen que, aún, se trata de un prototipo y, a pesar de que se ha demostrado su efectividad aunque, desde SEAT se advierte que es necesario investigar más aún puesto que no se puede confirmar que sean estos los elementos que se podrían incorporar a los futuros modelos de producción en serie.

Nuestros videos

España presenta un nuevo sistema de seguridad anti-impactos laterales

Categoría: Técnica
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.