Prestaciones de seguridad

Los retrovisores laterales están montados en las propias puertas, con una cierta separación con respecto a los pilares A que ayuda a los conductores a comprobar los alrededores del vehículo.

Se encuentran disponibles diversos elementos de vanguardia, que facilitan las comprobaciones de seguridad del usuario y mejoran su percepción del riesgo:

– El sistema inteligente de asistencia a la frenada en ciudad (SCBS, Smart City Brake Support) es parte del equipamiento de serie de los modelos mid y high (por primera vez dentro del segmento de SUV compactos). Este sistema utiliza un novedoso sensor de radar que hace frenar automáticamente al vehículo para evitar o reducir impactos frontales a baja velocidad (hasta 30 km/h). De serie en toda la gama en el mercado español.

– Sistema mejorado de control trasero del vehículo (RVM, Rear Vehicle Monitoring System): detecta si se aproximan vehículos por las zonas ciegas posteriores izquierda y derecha y avisa al conductor (ahora a partir de 30 km/h en lugar de a partir de 60 km/h, para mayor seguridad en ciudad).

– El sistema de advertencia de cambio involuntario de carril (Lane Departure Warning) minimiza el riesgo de salirse del carril sin darse cuenta. Utiliza una cámara para detectar y valorar la posición de las líneas blancas y advierte al conductor cuando detecta posibles salidas de carril.

– El sistema de control de las luces largas (HBC, High-Beam Control) se encarga de cambiar automáticamente entre luces cortas y largas durante la conducción nocturna, con el fin de no deslumbrar a los vehículos que circulan de frente.

Nuevas cadenas cinemáticas SKYACTIV: Eficiencia medioambiental

Los motores de gasolina SKYACTIV-G 2.0 tienen una relación de comprensión de 14,0:1, la más alta del mundo. Su sistema de escape 4:2:1 evita el autoencendido, produce una abundante entrega de par desde la banda de bajas velocidades del motor y proporciona exactamente la aceleración necesaria para responder a las órdenes del conductor. Los modelos que montan este motor se caracterizan por una economía de combustible sobresaliente, una respuesta precisa y una conducción lineal, de alta calidad y muy gratificante.

– FWD: par máximo de 210 Nm a 4000 rpm y potencia máxima de 165 CV a 6000 rpm.

– AWD: par máximo de 208 Nm a 4000 rpm y potencia máxima de 160 CV a 6000 rpm.

Los motores diésel SKYACTIV-D 2.2, en contraste, tienen la compresión más baja del mundo para este tipo de motores, curiosamente también de 14,0:1. Llevan también un eficiente turbocompresor que proporciona una aceleración enérgica y lineal y una dinámica de conducción emocionante, muy superior a la de çlos vehículos con motores diésel convencionales. Su economía de combustible también es excelente para un SUV compacto. Asimismo, las emisiones son extremadamente limpias; de hecho, cumplen la normativa Euro 6 sin necesidad de sistemas de postratamiento de NOx. Este motor se encuentra disponible en dos variantes:

– Una versión High Power, que desarrolla un par máximo de 420 Nm a 2000 rpm y una potencia máxima de 175 CV a 4500 rpm.

– Una versión Standard Power, con un par máximo de 380 Nm entre 1800 y 2600 rpm y una potencia máxima de 150 CV a 4500 rpm.

En todos los modelos Mazda CX-5 se puede elegir entre dos transmisiones:

– La transmisión automática SKYACTIV-DRIVE de seis velocidades, que ofrece aceleración lineal y un tacto del cambio directo, muy similar al de una transmisión de doble embrague. Con su nuevo embrague autoblocante, es capaz de bloquearse en prácticamente todas las condiciones de conducción. Esta cualidad reduce notablemente el deslizamiento de la transmisión y contribuye a la eficiencia de combustible. Se encuentra disponible tanto para motores de gasolina como para diésel.

– La transmisión manual SKYACTIV-MT de seis velocidades, con arquitectura compacta y estructura mejorada. Esta unidad ofrece el mismo tacto fresco y ligero que ha hecho legendario al Mazda MX-5. Las dos variantes favorecen la eficiencia de combustible y la conducción de alta calidad del CX-5.

El motor de gasolina SKYACTIV-G 2.0 con tracción delantera, transmisión manual de 6 velocidades y sistema i-stop tiene un consumo de apenas 6,0 litros a los 100 km (combinado). Sus emisiones de CO2 no superan los 139 g/km.

Por su parte, el motor diésel SKYACTIV-D 2.2, también con tracción delantera, transmisión manual de 6 velocidades y sistema i-stop, consume tan solo 4,5 litros a los 100 km (combinado). Sus emisiones de CO2 son de 119 g/km. El motor SKYACTIV-D cumple la normativa de emisiones Euro 6 sin necesidad de incorporar costosos sistemas de postratamiento de NOx.

El sistema i-stop de corte de ralentí de Mazda también se monta con las motorizaciones SKYACTIV-G y SKYACTIV-D. Hasta ahora solo se había utilizado en modelos con motor de gasolina. Ahora utiliza un sistema de control más avanzado, de nuevo desarrollo, que corta el motor con más frecuencia y ayuda a mejorar la economía de consumo en condiciones de conducción reales.

La nanotecnología simple adoptada en el catalizar optimiza el postratamiento de los gases de escape al tiempo que reduce el consumo de metales preciosos.

[flickr-gallery mode=”photoset” photoset=72157629206083315]

Nuevo Mazda CX-5, ya disponible

Categoría: 4x24x4NovedadesSegmentoSUV
2

2 comments

  • # Me gusta, muy Mazda. Completísimo artículo e información a raudales como no se ven en otras revistas que se limitan a decir lo que básicamente se ve. Aquí aprendes hasta la nomenclatura propia de cada marca jeje

  • Graciassss XD. Es como lo queremos hacer. No queremos un solo color aséptico. Nos gustan los matices XD

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.