Ya está disponible desde 189.600 euros.

Mercedes-Benz SL 63 AMG

Es la primera versión deportiva de altas prestaciones del nuevo Mercedes-Benz SL, a la espera de la versión que coronará la gama, el SL 65 AMG.

La marca alemana y su división de competición llevaron dos unidades del nuevo roadster deportivo al circuito catalán de Montmeló, sorprendiendo a los presentes con el debut de este modelo, dado que oficialmente asistían a la presentación oficial del nuevo monoplaza MGP W03 que la escudería  usará en la nueva temporada de la Fórmula 1.

Con los pilotos oficiales Nico Rosberg y Michael Schumacher a bordo, el nuevo Mercedes-Benz SL 63 AMG será presentado oficialmente, el próximo 6 de marzo, en el Salón del Automóvil de Ginebra.

El precio de la versión base es de 189.600 euros. Durante el primer año de vida comercial, está a la venta en una versión limitada de unidades, denominada Edition1, y con un equipamiento especial incluyendo elementos como el sistema de sonido Harman-Kardon, llantas de aleación de aluminio acabadas en negro mate, sistema de calefacción Airscarf y el paquete especial AMG Performance.

Tras numerosas pruebas como prototipo, el nuevo SL 63 AMG monta el propulsor de gasolina (M157) V8 biturbo de 5,5 litros con 537 CV de potencia máxima y un par motor de 800 Nm, cifras que se pueden incrementar hasta 564 CV de potencia y 900 Nm de par motor si se incluye el paquete opcional AMG Performance, cuyo coste es de 4.280 euros.

En condiciones normales, alcanza una velocidad máxima limitada electrónicamente de 250 km/h, acelera, de 0 a 100 km/h, en 4,3 segundos y alcanza los 200 km/h en 12,9 segundos, mientras que con el paquete AMG Performance, la aceleración hasta 100 km/h se hace en 4,2 segundos, los 200 km/h se alcanzan en 12,6 segundos y la velocidad punta es de 300 km/h. Desde la marca, se asegura que podría alcanzar una mayor velocidad pero se ha limitado, también de forma electrónica, para no perjudicar al SLS AMG, un modelo que queda muy cerca de este SL 63 AMG y que podría verse superado con el SL 65  AMG.

En ambos casos, el consumo medio de combustible es de 9,9 l/100 km, valor que supone una reducción de un 30% con respecto a la versión anterior, gracias al nuevo propulsor y a su acoplamiento a la transmisión automática 7G-tronic que, como en otro modelo AMG, dispone de cuatro modos de conducción a elegir entre el modo de Eficiencia Controlada («C»), Sport («S«), Sport plus («S +») y Manual («M») . Sólo en el primero, el sistema de arranque y parada automático se encuentra activo.

Los cambios entre las siete velocidades se pueden realizar bien con las levas instaladas en el volante o bien a través de la palanca selectora AMG Drive Unit, mostrándose la velocidad insertada en los relojes del cuadro de instrumentos.

Como la nueva gama SL, el chasis es de aluminio con componentes de magnesio como es el caso de la tapa del depósito de combustible o la fibra de carbono, presente en la tapa del maletero. Con la aplicación de estos materiales, se ha logrado reducir el peso del conjunto en 145 kg, arrojando un peso en báscula de 1.845 kg.

El chasis también ha sido objeto de modificaciones, tanto para absorber la potencia que genera el propulsor como para poder ofrecer una experiencia de conducción excepcional, de forma que el sistema de frenado se ha potenciado con discos delanteros de 390 x 36 mm y pinzas de seis pistones fijos y discos traseros de 360 x 26 mm con pinzas flotantes de un solo pistón. Opcionalmente, las pinzas se pueden pintar de color rojo.

En la suspensión también hay modificaciones que aún no han sido comunicadas por la marca, si bien sí forma parte del equipamiento de serie el control de la carrocería ABC que, ahora, dispone de dos modos de funcionamiento, a elegir entre «Comfort« y «Sport», éste último con un mayor ángulo de caída negativa que permite pasar por curvas a una velocidad realmente alta.

En tradición con la línea de presentación de los productos de AMG, el interior se presenta tapizado en una combinación de cuero de dos tonos, negro y rojo, los asientos deportivos cuentan con el mismo material microperforado, el volante presenta los radios en aluminio y en el salpicadero hay listones de aluminio cepillado o fibra de carbono. La instrumentación mantiene su clásica interpretación analógica.

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157629422256303]

Nuevo Mercedes-Benz SL 63 AMG

Categoría: DeportivoNovedadesRoadsterSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.