A la venta en España, desde junio.

Mercedes-Benz G 65 AMG

A partir del próximo mes de junio, estarán disponibles en todo el mundo, sólo con carrocería de cinco puertas y con unos precios de 137.504,50 euros y 264.180 euros, en Alemania.

A partir del próximo mes de junio, estarán disponibles las dos versiones más potentes del nuevo Clase G, los Mercedes-Benz G 63 AMG y G 65 AMG, el primero provisto de un V8 biturbo que entrega 544 CV y el segundo, con un V12 biturbo que ofrece 612 CV de potencia máxima.

Común en ambas versiones es la nueva configuración del chasis. Los reglajes de la suspensión han sido ajustados por AMG, así como se ha reducido muy profundamente las vibraciones, ruidos y asperezas, por ejemplo, con unos nuevos y optimizados cojinetes para la caja de cambios automática y, también, en la caja de transferencia.

En el caso particular del G 63 AMG, ruedas y frenos son también completamente nuevos. De serie, monta llantas de aleación de AMG, de 20” en diseño de cinco radios dobles, acabadas en titanio brillante y montadas en neumáticos de medida 275/50 R 20. Como una opción exclusiva, puede estar equipado con llantas de aleación ligera AMG con un acabado de alto brillo en el borde y pintados en negro mate, los radios.

Los nuevos frenos de alto rendimiento AMG ofrecen un rendimiento superior en términos de desaceleración y resistencia, con discos ventilados y perforados de 375 x 36 milímetros en la parte delantera y 330 x 20 milímetros en la parte trasera. El eje delantero está equipado con una pinza fija de seis pistones tomada del ML 63 AMG y con una pinza flotante con un solo pistón en el eje trasero. Las pinzas de freno están pintadas de rojo, aunque también pueden estarlo en plata.

El todoterreno de lujo cuenta con un nuevo ajuste del control de estabilidad ESP, incluyendo asistente de arranque en pendientes y frenado de emergencia. Esta función es compatible con la asistencia a la frenada, que es de serie.

Para los clientes que utilizan el remolque opcional, se incluye la función de estabilización del remolque en el ESP. Esta función adicional detecta el remolque tan pronto como la clavija del conector eléctrico se inserta en el vehículo tractor. El sistema de estabilización del remolque utiliza los sensores del ESP para contrarrestar los coletazos del remolque a velocidades superiores a 65 km/h con la alternancia de la aplicación del freno a las ruedas delanteras izquierda y derecha.

Como el SL 63 AMG y SL 65 AMG, el G 63 AMG también ha asumido el nuevo rostro de AMG. La parrilla del radiador, de doble hoja, está pintada en negro brillante y cuenta con cuatro inserciones cromadas. Es nueva, también, la defensa delantera, contando con tres grandes aberturas para suministrar aire al módulo de refrigeración. Las nuevas luces de circulación diurna de LED se montan por debajo de los faros bi-xenón.

En los laterales, se mantienen los estribos laterales de protección de acero inoxidable, aunque son nuevos los intermitentes integrados en las carcasas de los espejos retrovisores, en el clásico diseño de flecha. El logotipo “V8 biturbo» se encuentra en las aletas delanteras, mientras que el de “G 63 AMG” se encuentra en el portón trasero.

En términos de apariencia, el G 65 AMG se diferencia de su modelo hermano V8 en la parrilla del radiador cromada de alto brillo y en las llantas de aleación de 20”, con diseño de cinco radios pintados en color gris titanio con acabado brillante, además del logotipo V12 biturbo en las aletas delanteras. Una opción especial y exclusiva son las llantas de aleación ligera del paquete AMG Performance Studio, con los bordes pintados en negro mate de alto brillo.

En el interior, tiene los asientos tapizados en cuero designo, el panel de instrumentos está forrado totalmente en cuero y los reposacabezas de los asientos cuentan con el distintivo “V12” grabado, al igual que en las alfombrillas. La decoración del interior corre a cargo de molduras en negro piano lacado.

El interior cuenta con más innovaciones en comparación con el modelo predecesor. Aunque se mantiene su clásico diseño, el G 63 AMG tiene una pantalla TFT a color en el centro del cuadro de instrumentos y, ahora, indica la marcha insertada. Los umbrales de todas las puertas cuentan con el anagrama de AMG grabado y se iluminan en blanco.

La palanca de cambios E-SELECT presenta el distintivo AMG, una característica familiar de otros modelos como el SLS AMG. La tapicería interior es de cuero designo, al igual que el revestimiento de las puertas o el aro del volante. Las opciones disponibles son el revestimiento de fibra de carbono y el paquete exclusivo AMG designo.

El primero cuenta con el mismo V8 del G 500 y un doble turbocompresor, con función ECO start/stop de serie, que eleva la potencia hasta 544 CV y el régimen hasta 5.500 rpm, a la vez que el par motor hasta 760 Nm, desde 2.000 rpm hasta 5.000 rpm, con un consumo medio de 13,8 l/100 km y unas emisiones de CO2 de 322 gr/km.

El G 65 AMG monta un V12 biturbo de 612 CV de potencia máxima, a 2.300 rpm, y un par motor de 1.000 Nm,  entre 4.300 rpm y 5.600 rpm, con un consumo medio de 17,0 l/100 km y unas emisiones de CO2 de 397 gr/km. Con este propulsor, el Clase G se convierte en el todoterreno más potente fabricado en serie en el mundo.

Ambos disponen de la caja de cambios automática AMG 7G-TRONIC PLUS y la función ECO start/stop. La caja de cambios automática de siete velocidades cuenta con tres modos de conducción y un sistema automático de doble embrague. En el modo «Eficiencia Controlada» (C), la función ECO start/stop está activada, apagando el motor de ocho cilindros cuando el vehículo está parado. Este modo también se caracteriza por la suavidad del acelerador y los cambios en la transmisión, además de comenzar a moverse en segunda marcha.

El cuadro de instrumentos AMG incluye el símbolo verde «ECO», que indica cuándo la función ECO start/stop está activada. En los modos deportivo (S) y Manual (M) está desactivada y la combinación motor-transmisión muestra una agilidad mucho mayor. La eficacia de la transmisión automática AMG 7G-TRONIC SPEEDSHIFT PLUS es aún mayor con un convertidor nuevo y un péndulo centrífugo que reduce la fricción del cojinete, además de con la gestión térmica del aceite de la transmisión.

Los precios son los siguientes:

Mercedes-Benz G 63 AMG L 159.750 euros.
Mercedes-Benz G 65 AMG L 306.425 euros.

Galería Mercedes-Benz G 63 AMG

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157629488437156]

Galería Mercedes-Benz G 65 AMG

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157629855480173]

Mercedes-Benz G 63 AMG y G 65 AMG

Categoría: 4x4DeportivoNovedadesSegmentoTodo Terreno
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.