Probamos el coche del año en su versión más familiar, confortable y rutera.

508sw (93)Un coche muy recomendable por capacidad, por su voluntarioso y económico motor… pero mejor con cambio manual.

El 508 es, para nosotros, un merecidísimo ganador del coche del año 2012. Ya nos lo pareció en la prueba de la berlina con el motor 1.6 THP.

La buena presencia del interior se consigue por detalles decorativos de buen aspecto y acabado, como el volante multifunción, la iluminación ambiental, la instrumentación o la utilización de plásticos blandos en el salpicadero, que está dividido en dos zonas por una moldura de plástico satinado. La consola, de gran tamaño, separa las plazas delanteras y alberga el mando de control integral de todas las funciones de información y entretenimiento y del mando del freno de estacionamiento eléctrico.

Todo el interior está recubierto con materiales de muy buena apariencia visual. Tanto los plásticos empleados en el salpicadero y consola, como los guarnecidos plásticos y textiles de puertas, asientos y suelo tienen buena apariencia, tacto y el ajuste de piezas está bien resuelto. Hay excepciones mejorables como es el ajuste de los paneles de las puertas traseras, donde se ve que el proveedor ha debido apurar el molde más de la cuenta. El plástico empleado en la consola, con muy buena apariencia, tiene un acabado lacado, es poco sufrido y se raya y ensucia con demasiada facilidad.

El cuadro de instrumentación tiene una tipografía e iluminación en blanco para los relojes y ordenador y ámbar para los testigos de la consola y puertas, siendo muy agradable a la vista. Tiene un reóstato para regular la intensidad de la iluminación del cuadro que puede dar mucha intensidad. Los mandos del puesto de conducción están bien dispuestos. El mando del navegador está muy bien dispuesto, pero tiene un tacto excesivamente duro. La iluminación del habitáculo es muy buena, con luz ambiental ámbar y plafones con luz blanca emitida por diodos.

El mando para el menú del ordenador está en el mando de los ajustes del limpia y lava parabrisas que tienen sensor de lluvia. Nos ofrece datos sobre consumos, velocidades, distancias habituales en los ordenadores de viaje. Los mandos dispuestos en el volante son muy buenos, mucho mejor que los que Peugeot ha ido poniendo desde tiempo inmemorial y que tienen un tacto y una calidad cuestionables. Por tacto y funcionamiento estos botones nos han gustado mucho. Regulan los ajustes de configuración del vehículo, de audio y teléfono así como los que regulan el limitador/control de velocidad.

508sw (14)

La consola contiene el climatizador, los mandos del equipo multimedia y/o audio y del navegador. A la izquierda del volante tiene los botones que controlan diferentes funciones, como la activación o desactivación del control de tracción/estabilidad o detector de obstáculos delantero y trasero, el botón de arranque/parada y el tirador que habilita los controles para el HUD.

El equipo de sonido es muy correcto con un sonido bastante bueno. Gestiona bien tanto discos CD con mp3/wma/cd audio, memorias USB como sistemas mp3 vía usb, como el iPod. Contamos además con Peugeot online que no hemos probado al no estar activado para esta unidad, pero cuyo funcionamiento es muy sencillo y transparente para el usuario, con botones dedicados en la consola.

El navegador es completo, visualmente es correcto y nos ha parecido mejor que versiones anteriores en otros modelos Peugeot. No tiene base de datos de radares. Los menús del sistema de audio y del navegador son bastante intuitivos y de funcionamiento sencillo. El bluetooth para el teléfono funciona perfectamente, tanto la emisión como la recepción son buenas y la gestión de la agenda del teléfono se hace de forma transparente y automática para el usuario. El perfil de bluetooth tiene perfil de audio A2DP para reproducir audio estéreo por bluetooth.

Detrás del climatizador tenemos el selector del cambio, manual de 6 velocidades. Detrás del selector del cambio tenemos el mando del freno eléctrico. Este tiene desactivación automática al iniciar la marcha y activación automática al parar el motor y retirar la llave de contacto lo que lo hace realmente útil y cómodo. Es como tiene que ser un freno de mano asistido.

El climatizador tiene un funcionamiento correcto, es rápido para climatizar el habitáculo y es silencioso. Además tiene controles independientes para las plazas traseras previa activación desde un botón en la consola.

508sw (108)

Tiene la posibilidad de condenar las puertas traseras mediante un botón sin necesidad de condenarlas mecánicamente, lo que en un vehículo familiar es muy bueno. A la vez condena los elevalunas traseros. Las puertas traseras llevan cortinillas retráctiles, así como para el cristal trasero. Los tres tienen un funcionamiento manual.

Existen varios huecos repartidos por el interior del habitáculo que contribuyen a dar mayor capacidad de almacenaje. El conductor tiene pocos huecos a su disposición, uno pequeño detrás del mando del navegador sin tapa pero recubierto de goma, para poner un móvil o similar. Las puertas delanteras tienen unas bolsas con una gran capacidad, en cambio las bolsas de las plazas traseras son más pequeñas. La guantera está iluminada y refrigerada. Tiene un tamaño suficiente para llevar la documentación y algo más. La tapa esta compartimentada. Debajo del reposabrazos tenemos un hueco más grande y profundo, con un poco más de capacidad. En este hueco tenemos la conexión USB y la de 12 v, demasiado ocultas, que tienen una tapa. Las plazas traseras disponen, en el respaldo central, de un hueco y dos posavasos.

La capacidad del maletero crece cubicando 515 litros con respecto al 407. Es un valor bastante bueno. El maletero está perfectamente guarnecido con moqueta de pelo corto con correas elásticas y ganchos para sujetar la carga, con un doble fondo donde se alojan las herramientas y la rueda de repuesto que es de tamaño normal. El maletero, como es norma habitual, tiene una iluminación deficiente. Abatiendo los asientos traseros podemos aumentar la capacidad de carga, pero limitado a objetos largos pero por voluminosos.

El nivel sonoro interior es muy bueno, el ruido mecánico de este motor está perfectamente atenuado porque es un motor muy silencioso en frío y en caliente lo es mucho más. Solo se hace evidente en el interior en fases de aceleración a plena carga y muy altas revoluciones. El ruido aerodinámico es bajo a velocidades normales, haciéndose más evidente a partir de 140 km/h. El ruido de rodadura está bien aislado, mas por la configuración de la suspensión que por los neumáticos que montaba ya que la suspensión filtra bien todas las irregularidades del terreno y no transmite casi ruidos al habitáculo.

Los asientos delanteros de esta versión son muy buenos porque son muy confortables, tienen una correcta sujeción lateral y un mullido más bien duro pero sin serlo en exceso. El guarnecido de los asientos es de cuero y tela de muy buen tacto, con apariencia de ser resistente al uso. El reposabrazos interior de la consola es regulable en longitud y tiene un tacto blando. Los asientos delanteros tienen regulación de altura y los habituales de inclinación, lumbar y longitud. Todos los ajustes son mecánicos salvo el reglaje del apoyo lumbar que es eléctrico. Los reposacabezas son de tipo libro, lo que permite poder dejarlos cerca de la cabeza.

Los asientos traseros son cómodos para dos adultos. Para tres adultos, como la gran mayoría de las berlinas, por no decir todas las de este segmento, es estrecho. Tres niños con sistemas de retención infantil del grupo III viajarán sin problemas. Las plazas traseras se abaten para dejar un piso casi completamente enrasado con el piso del maletero. En el respaldo de la plaza central trasera, que como en casi todos los fabricantes, es de compromiso, hay una tapa para poder introducir objetos largos.

508sw (100)

En el completo equipamiento del 508 hemos notado alguna laguna en el equipamiento que si tiene su hermano C5, como los elementos de ayuda a la conducción como el avisador de ángulo muerto, el asistente de cambio de carril, etc. Pero salvo estas innovaciones que seguramente veremos implementadas próximamente, no hemos echado en falta nada imprescindible. Dispone, entre otros elementos de equipamiento, de climatizador de doble bizona, control de crucero, acceso y arranque sin llave, asistente de arranque en cuesta, dirección asistida de endurecimiento progresivo, luces bixenon AFS automáticas con cambio automático entre cortas y largas, luces diurnas y de posición y pare de diodos, seis airbags y llantas de aleación en neumáticos 215/55 R17. Estos eran Michelin Primacy HP, que dan un agarre normal en seco y un poco mejor en mojado, pero no esperemos milagros porque son neumáticos pensados para ahorrar y durar más que para dar unas grandes prestaciones. La rueda de repuesto es de la misma medida.

Uno de los dispositivos que monta en opción es el Head up Display como parte de un pack especial. Este sistema proyecta información de la velocidad, del control de crucero y del navegador en una pequeña pantalla de policarbonato retráctil situada sobre el salpicadero, entre la instrumentación y el parabrisas. La misión del sistema es la de fijar la vista en un punto que no distraiga la vista de la carretera, pero al mirar tendemos a enfocar la vista y perdemos cierta perspectiva de lo que pasa en la carretera. Es más rápido que mirar los relojes del salpicadero, pero quizás habría que pulirlo un poco más.

El arranque se realiza por medio de un botón situado a la izquierda del volante. La circulación en ciudad es correcta gracias al motor, que tiene fuerza desde muy pocas revoluciones, lo que se agradece en este entorno. Pero las dimensiones y sobre todo, el radio de giro ciertamente limitado no son los mejores aliados a la hora de buscar agilidad para los trayectos urbanos. La visibilidad en diagonal tampoco es la mejor, si bien es cierto que los sensores de parking traseros son una ayuda inestimable para maniobrar en las zonas más estrechas sin rozar. Nos hubiera gustado que tambien tuviera los delanteros.

508sw (63)

Eso sí, la dirección es muy cómoda y tiene un tacto perfecto, blanda cuando tiene que serlo y dura cuando lo necesitamos, siempre transmitiendo lo que pasa en las ruedas delanteras pero sin que nos tiemblen las manos en cada bache. En este aspecto, el tacto del volante de cuero, su grosor y diámetro están bien estudiados. Es más satisfactorio que otros volantes que hemos probado de la marca del león, con diámetros excesivamente grandes. Nos parecería casi perfecto si no fuera por esa manía de algunos fabricantes de no hacer volantes redondos. Tiene regulación en altura y profundidad, aunque nos gustaría un poco más de grados de regulación hacia arriba, sobre todo para los más altos.

En carretera abierta es donde mejor se comporta este vehículo. Aunque la suspensión es más blanda en expansión que en compresión, los movimientos de la carrocería están bien controlados. No es un deportivo, pero tampoco es un barco dando bandazos. Si atacamos una curva con decisión, el coche responde muy noblemente con cierto sobreviraje. Solo acusaremos subviraje cuando aceleremos en pleno apoyo con la carretera con poca adherencia, típico de los vehículos de tracción delantera.

El ESP no es muy intrusivo y solo se hace presente cuando realmente hace falta, funcionando de forma suave pero contundente. Tiene un comportamiento muy «Peugeot». Chasis y suspensiones bien trabajados, que siempre ha sido marca de la casa. Tiene ese punto de dinamismo que nos hace olvidar que este vehículo tiene un tamaño serio. Para ello acompañan los frenos, que están bien dimensionados y que son suficientes para su uso normal.

508sw (65)

El motor es muy lineal y suficientemente potente para mover con soltura al 508 SW. No decae en prácticamente toda su banda de utilización y es agradable porque responde bien en casi cualquier circunstancia, no tiene retardos significativos en la entrega de potencia y es agradecido a la petición del acelerador. El cambio automático, que realmente es un cambio normal robotizado, tiene un funcionamiento, digamos, peculiar. Los cambios entre marchas se notan demasiado, de hecho, en cada cambio se produce un efecto de cabeceo del cuerpo, porque le coche deja de acelerar. Resulta un poco incómodo porque da la sensación que el coche se cala. El funcionamiento de las levas en modo manual es correcto, incluso cambia con mayor rapidez en modo manual que en modo automático. Por cierto, el mando del cambio nos parece de los más bonitos del mercado, con esa linea iluminada en ámbar que rodea el pomo de aluminio. Por como va en otros Peugeot que hemos probado con este motor y cambio manual, lo preferimos con cambio manual.

En marcha normal es un motor muy económico, con consumos que no superan los 6 litros a los 100 km bajo casi ninguna circunstancia. En nuestro circuito habitual, a buen ritmo sin buscar la economía de conducción y si los límites del vehículo, con carretera de montaña, vías interurbanas, autovías y recorrido urbano nos ha dado un consumo medio de 6 litros, incluido recorridos buscando las cosquillas del propulsor. Es un dato estupendo. Si nos empeñamos, alcanzar los datos de consumo de la homologación no nos parece ninguna quimera. El sistema de parada y arranque del motor funciona de forma deliciosa. Suave, sin vibraciones extrañas y con un arranque muy, muy rápido. Habrá que ver con muchos mas kilómetros y los soportes del motor mas tocados si es igual de suave, pero la verdad es que promete. Lo único que no nos ha gustado mucho es que el sistema para el motor antes que el vehículo se pare, lo que no deja jugar con el acelerador y el freno a muy baja velocidad, provocando que se apague el motor mas veces de las necesarias, por ejemplo, en un parking. Tenemos la opción de desactivarlo si es preciso.

Este 508 SW es en general un muy buen coche. Es un coche sensato, que da lo que ofrece. Aporta todo lo necesario para un vehículo familiar, el confort, la calidad, el espacio interior, un buen rendimiento mecánico y la comodidad que ofrece en marcha. Estos son los argumentos que hacen de un buen coche un líder de ventas. Lo preferimos con cambio manual al cambio robotizado CMP, porque no nos acaba de convencer ni aporta ventajas sustanciales al cambio manual, que es muy bueno.

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157629435109492]

Prueba: Peugeot 508 SW 1.6 HDI CMP

Categoría: FamiliarPruebasSegmento
2

2 comments

  • buenas, sería capaz de remolcar una caravana de tamaño medio?
    Muchas gracias. un saludo

    • Hola David. El 508 tiene un peso máximo remolcable con frenos de 1.675 kg. La respuesta es si, podría llevar una caravana de tamaño medio, que rondan los 1300 kg si no me equivoco.

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.