En 2012 cumplió 50 años.

Alpine A110 Berlinetta

Se fabricaron en Francia más de 6.000 unidades, a las que hay que añadir las más de 1.500 de la Berlineta A 110 que se hicieron en España a partir de 1.967. Entre 1.963 a 1.966 se fabricaron en España otras 365 unidades de los modelos Alpine precedentes, A 108 y A 108-1, hasta completar un total de 1.904 unidades de esta marca legendaria realizadas en nuestro país.

Amédée Gordini dijo: “Las Berlinetas Alpine van a sorprender al mundo”. La profecía se hizo realidad. Hace 50 años nació la Berlineta Alpine A 110, que aún hoy nos hace soñar. Alpine siempre llevó en sus genes la pasión deportiva y la excelencia mecánica de Renault.

A través de los siguientes eventos europeos, Renault celebrará el 50 aniversario del A110 a lo largo de todo el año: del 1 al 5 de febrero en el Salón Rétromobile; del 29 de junio al 1 de julio en el Festival of Speed de Goodwood (Reino Unido) y los días 22 y 23 de septiembre en el Festival Renault que se celebrará en el Autódromo de Linas-Monthléry.

Renault y Alpine en España: una historia de éxito

La relación entre Renault y Alpine en España arrancó con la producción de los Alpine A 108 en 1.963, alcanzando las 272 unidades (161 en carrocería coupé y 111 en carrocería cabrio), con el motor del Dauphine Gordini de 845 cc y 40 CV de potencia. Más adelante se montó la versión de 43 CV.

A partir de 1.966, aprovechando los elementos mecánicos del R8 fabricado en España, (motor, cambio y tren delantero) comenzó la producción de la versión A 108-1. Esta versión contaba con novedades tales como los frenos de disco, y con detalles de equipamiento específicos, como la palanca de cambios con pomo de madera. Se fabricaron un total de 66 unidades.

Por fin, el 12 de junio de 1.967 se presentó en España la Berlineta Alpine A110 “española”, equipada con el motor de 1.108 cc del R10 de 51 CV fabricado en nuestro país. Se realizaron un total de 528 unidades hasta su sustitución por el más potente A110 1300 en abril de 1.971. En este caso se utilizó el bloque motor del R12 montado en España, con 66,5 cv de potencia, e incluía faros auxiliares delanteros y frenos de disco en las ruedas traseras. Fueron 908 las unidades construidas de la versión 1.300 cc hasta finales de 1.976.

Por último, a partir de mayo de 1.977, se introdujo la versión A110 1400, versión que sólo se produjo en España, equipada con el motor del R12 TS de 1.397 cc y 85 CV, añadiendo la culata del R5 Alpine francés que se importó para llevar a cabo la versión española para el R5 Copa. En mayo de 1.978 finalizó la producción, con 130 unidades de esta versión final. En total, 1.904 Renault Alpine fabricados en España, de los que 1.566 correspondieron a la Berlineta A110.

Cabe destacar, en el plano deportivo, que Bernard Tramont se proclamó Campeón de España de Rallyes  dos años consecutivos, en 1.967 y 1.968, a los mandos de un Renault Alpine.

La aventura Alpine A 110 en Francia

La presentación de la “Berlineta” A110 de Jean Rédélé en el Salón de París de 1962 fue el punto de arranque de la historia del motor del Renault 8 bajo el capó de los Alpine. Con un capó motor más plano, superficies acristaladas más grandes y las luces traseras del Renault 8, el coche derivado del Alpine A108 había ganado en estilo y elegancia. El nuevo motor obligó a realizar modificaciones en las entradas de aire. De hecho, al estar fijado el radiador del nuevo motor en la parte trasera, se realizaron aperturas en la parte alta de las aletas de resina que se remataron con molduras cromadas. Todas estas modificaciones reforzaron la elegancia dela Berlineta A110 cuya silueta sobria y magníficamente equilibrada resultó de una gran pureza.

Los motores

Marc Mignotet desarrollaría diversas versiones del motor del Renault 8 (956 cm3, 1.108 cm3, 1.255 cm3, 1.296 cm3). Replanteada por Amédée Gordini, la potencia del bloque 1.108 cm3 del Renault 8 pasaría a 95 CV gracias a un doble carburador. Más tarde aparecerían el motor 1.289 cm3 del Renault 12 TS, los 1.470 cm3, 1.565 cm3 y 1.647 cm3 del Renault 16 y el 1.605 cm3 del Renault 17.

Estabilidad en carretera

Los conductores de Berlineta acostumbran a decir que este coche se comporta mejor en las curvas que en las rectas. La manejabilidad y la motricidad son sus puntos fuertes, gracias a la posición en voladizo trasero que hace que el coche se deslice y controle fácilmente desde el volante y el acelerador.

El equipamiento

Detrás del volante revestido de cuero aparecía el cuadro de instrumentos completo, con su cuentarrevoluciones y velocímetro. Dependiendo de las versiones, incorporaba un manómetro de presión del aceite, un amperímetro, un manómetro de temperatura del agua, un reloj… El resto es bastante sobrio, por no decir espartano. Los asientos eran de escay negro, con ajustes en inclinación y en profundidad. Las puertas llevabanun mando de manivela para subir y bajar las ventanillas. En algunos casos incorporaba un asa de sujeción para el pasajero, lo que en determinadas circunstancias podía resultar muy útil…Existía además un catálogo de opciones: faros adicionales, un depósito de gasolina más grande, llantas de aleación, asientos baquets

[flickr-gallery mode=”photoset” photoset=72157629215434483]

Alpine A110 Berlineta

Categoría: CoupéDeportivoHistoria del MotorSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.