Lo estrenan el Focus Berlina y el familiar Sportbreak.

Ford Focus 1.0 EcoBoostAlta tecnología para un motor ultra-eficiente, desarrollado por ingenieros de Reino Unido. Es el propulsor de gasolina EcoBoost más pequeño, con 1.0 litros, rinde hasta 125 CV.

Un nuevo motor se suma a la línea global de la familia EcoBoost, cuya gama actualmente oscila entre los 1.6 a los 3.5 litros. Se trata de un tres cilindros y 1.0 litro de cilindrada que, en Europa, contará con dos versiones: una de 100 CV y una caja de 5 velocidades y otra de 125 CV combinado con un cambio de seis velocidades, también manual. Con posterioridad este motor se incorporará a las gamas estadounidenses, chinas y de otras regiones.

Como adelantamos a comienzos de noviembre pasado, el nuevo propulsor ya se está comercializando, en las variantes de carrocería Berlina y familiar Sportbreak del Focus, en algunos países de Europa y, próximamente, lo hará en España. Sustituye al motor de gasolina 1.6 Ti-VCT de 105 CV y 125 CV.

En los próximos meses, se montará en los C-MAX y Grand C-MAX, además de en el nuevo Ford B-MAX, aunque reducirá la potencia hasta 100 CV para el que habrá que esperar hasta comienzos de verano, estando disponible desde su lanzamiento.

Es el motor más pequeño de la gama actual de Ford

Desarrollado en el Centro Técnico de Ford en Dunton, Gran Bretaña, este motor de inyección directa incorpora un turbo de diseño muy compacto, todo en un bloque de sólo tres cilindros. Con una potencia de 125 CV, posee una rapidísima respuesta, casi sin lag, manteniendo el pico de par motor en la primera opción de 100 CV en 170 Nm entre las 1.400 y las 4.500 rpm y de 200 Nm con función overboost en la versión de 125 CV. El consumo combinado de cada uno de ellos es de 4,8 l/100 km y 5,0 l/100 km, con unas ultra-bajas emisiones de CO2, de sólo 109 gr/km y 114 gr/km, respectivamente.

Como el resto de propulsores EcoBoost, el nuevo motor tricilíndrico representa los avances tecnológicos que ofrecen una alta potencia, gran eficiencia de combustible y bajas emisiones de CO2 con la combinación de un turbocompresor e inyección directa, además de ser la tercera incorporación a la familia EcoBoost, junto a los 1.6 litros y 2.0 litros, con potencias que se extienden en un amplio rango, entre 150 CV y 240 CV.

Durante el desarrollo, los ingenieros de Reino Unido se centraron en mejorar la eficiencia térmica y reducir la fricción de las partes móviles internas del motor, sobre todo durante la fase de calentamiento. El múltiple de escape se encuentra incorporado a la cabeza del cilindro, lo que reduce la temperatura de los gases y permite que el motor trabaje con una mezcla de aire y combustible óptima a un mayor rango de revoluciones.

Los auxiliares como el compresor del aire acondicionado o la bomba de aceite, solo trabajan al momento de requerirlos, el detalle en los componente y un desarrollo complejo de las geometrías reduce las pérdidas por fricción, mejorando todo esto la economía de consumo y bajando el nivel de emisiones.

El sistema Start-Stop, la parrilla delantera activa, y la recarga regenerativa, también estarán presentes en el Focus y C-MAX 1.0 litros EcoBoost. Como en sus hermanos de mayor cilindrada, el sistema de distribución variable Ti-VCT mejor la eficiencia. Ford ha utilizado una correa de distribución, mejorando la velocidad de respuesta sin sacrificar durabilidad.

También, se han introducido nuevas técnicas de fabricación que reducen el volumen de refrigerante necesario en el mecanizado de piezas de aluminio del motor, a tan sólo cuatro o cinco mililitros por cada componente, de un requisito previo de un máximo de dos litros, lo que supone una reducción superior a un 99 por ciento y, por tanto, contribuyendo a mejorar el medio ambiente.

Una importante inversión para toda Europa

El fabricante americano ha invertido 110 millones de libras esterlinas para desarrollar e implantar una línea de producción de motores, de alta tecnología, en la factoría alemana de Colonia, especialmente para la fabricación de este motor, y en la que 870 empleados se dedicarán a construir hasta 350.000 unidades del nuevo motor al año.

Las avanzadas instalaciones de producción de Colonia fueron diseñadas por el equipo de de Ingeniería de Fabricación de Ford de Dunton, Reino Unido, implantando en la factoría alemana un laboratorio de fabricación virtual para ofrecer la máxima flexibilidad y eficiencia, con cerca de 100 unidades de mecanizado y una línea de montaje de 580 metros de longitud.

En ella, se utilizan cincuenta y cinco procesos automáticos y 14 semi-automatizados junto con 90 estaciones de trabajo para trabajadores cualificados, ayudando a asegurar los más altos estándares de calidad en la producción  y equipadas con una avanzada tecnología capaz de mecanizar procesos y piezas con una precisión de 10 micras, de un 10 a un 20 por ciento del ancho de un cabello humano.

Dado que la producción del nuevo motor también se extenderá a la planta de Craiova, en Rumanía, a comienzos de 2012, Ford pretende que la producción europea anual alcance un máximo de 700.000 unidades por año, además de cumplir con el objetivo de extenderse fuera de Europa para ofrecer una capacidad global de hasta 1,3 millones de unidades fabricadas, anualmente, del nuevo motor EcoBoost de 1,0 litros.

A pesar de los objetivos de la marca del óvalo azul con las factorías de Colonia y Craiova, Gran Bretaña lidera la producción europea de motores y transmisiones localizándose en los Centros Técnicos de Dunton, Bridgend y Dagenham, con una producción de 2.000.000 de unidades del motor 1,6 EcoBoost.

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157629113770609] Imagen de previsualización de YouTube

El propulsor Ford EcoBoost de 1.0L, ya disponible en la gama Focus

Categoría: Actualidad
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.