Su precio es de 329.900 euros, más los impuestos correspondientes.

.- Nueva generación del R8 de competición para clientes, que toma el relevo del exitoso R8 LMS GT3.
.- Un desarrollo técnico más avanzado para lograr unas prestaciones aún mayores: más potencia, menos peso y nueva aerodinámica entre las muchas mejoras.
.- Las entregas del nuevo R8 LMS ultra comenzarán en marzo de 2012.

En 2012, el Audi R8 LMS ultra tomará el relevo del R8 LMS GT3, un deportivo de gran éxito con el que los clientes de la marca han ganado 115 carreras y 12 títulos nacionales e internacionales en el plazo de sólo tres años.

Mejorar de nuevo un vehículo que ha tenido un éxito absoluto, ese ha sido el reto específico que se plantearon los ingenieros de quattro GmbH. Sobre esta compañía, empresa subsidiaria de Audi al cien por cien, ha recaído la responsabilidad del programa de competición para clientes en esta temporada, y los objetivos del proyecto están muy claros. Según Werner Frowein, director general de quattro GmbH. «Tenemos unos lazos muy estrechos con nuestros clientes y analizamos las peticiones e inquietudes que tienen en todos los lugares del mundo, lo que nos ha valido para ir mejorando el desarrollo del R8 LMS en muchísimos detalles. En el R8 LMS ultra hemos implantado todos los avances encaminados a mejorar su rendimiento en cualquier terreno, lo que nos asegura que podremos continuar ofreciendo un coche de carreras que será competitivo en el futuro en los diferentes continentes».

Romolo Liebchen, responsable de Competición para Clientes en quattro GmbH, y su equipo de desarrollo se han centrado en varias tareas clave. Una de ellas ha sido la de realizar unas nuevas puertas hechas de CFRP (plástico reforzado con fibra de carbono), combinadas a su vez con nuevas espumas que absorben gran cantidad de energía en caso de impacto. Con ello no sólo se reduce aún más el peso total del vehículo de carreras, sino que también se consigue incrementar la seguridad pasiva. También el nuevo asiento de seguridad PS1 desarrollado por Audi, y que ahora forma parte del equipamiento de serie del coche, sirve para estos mismos propósitos: ofrece una protección perfecta y sobrepasa claramente los requerimientos mínimos obligatorios cuando se le somete a cargas extremas.

Por otro lado, la puesta al día de la transmisión proporciona reservas adicionales en competiciones de resistencia. En la temporada anterior, el Audi R8 LMS ha conseguido ya establecer excelentes marcas que le han servido para ser considerado toda una referencia en pruebas de larga distancia, después de lograr la victoria absoluta en las 12 Horas de Bathurst (Australia), en las 24 Horas de Spa y en las 24 Horas de Zolder, así como el triunfo en su clase, además del tercer puesto de la general, en las 24 Horas de Nürburgring.

Un nuevo sistema de escape, equipado con un convertidor catalítico de competición, ayuda a mejorar el rendimiento del motor. El propulsor V10 montado en disposición central dibuja ahora una curva de par todavía más alta en una gama de revoluciones inferior. Esta mecánica de 5.2 litros puede alcanzar una potencia de hasta 570 caballos, dependiendo de las restricciones de los respectivos reglamentos en cuanto al paso de aire de la admisión. La base del motor continúa siendo el que se produce en serie en la planta que Audi tiene en Györ, Hungría. Habitualmente, antes de ser revisados se rueda con ellos en las típicas situaciones de utilización extrema requeridas en competición, durante unas distancias aproximadas de 20.000 kms, un objetivo que continuará siendo fácilmente asumible.

El optimizado sistema de refrigeración del coche de carreras combina satisfactoriamente distintos propósitos. Junto a unos radiadores de mayor tamaño para el aceite del motor y el líquido de la transmisión, ahora se ha colocado en la parte central del vehículo un radiador de aceite para la dirección asistida, que solía estar instalado anteriormente en el frontal. Las características tomas laterales del Audi R8 permiten agrandar las entradas de aire para el sistema de refrigeración en el nuevo R8 LMS ultra, con lo cual se mejora la gestión térmica. Al mismo tiempo, también ha mejorado la cantidad de aire que le llega al radiador delantero del coche y la ventilación interior.

El chasis del Audi R8 LMS ultra ha sido actualizado en distintos puntos. En primer lugar, ahora se utilizan llantas de 12 pulgadas de ancho, en lugar de las de 11 pulgadas que se han venido montando hasta el momento. Para la nueva temporada, Michelin, estrecho colaborador en el proceso de desarrollo, suministrará neumáticos más anchos (30-65/18), lo que permitirá que se consigan unos tiempos por vuelta más homogéneos y consistentes. En cuanto a la refrigeración de los frenos para el eje delantero, la optimización llevada a cabo va a mejorar la duración de los mismos. Otro paso adelante es que los brazos de control transversales de la suspensión ahora están acoplados con juntas uniball en lugar de con los silentblocks de goma que se utilizaban previamente. Completa el paquete de mejoras del chasis unos amortiguadores de gas ajustables, con algunas características optimizadas por parte del proveedor Bilstein, que reducen el peso de la compresión y los rebotes, y que representan lo más avanzado de la tecnología en este terreno.

Los cambios que se han efectuado para 2012 culminan con las mejoras aerodinámicas. El capó delantero es más ancho y se puede suministrar opcionalmente con unas rejillas, en función de si están homologadas o no en las diferentes competiciones en las que el coche va a participar. El nuevo alerón posterior también ha sido ensanchado y va equipado con unas placas mayores en los laterales. Los trabajos que se han llevado a cabo en el túnel de viento de Audi han determinado una posición más eficiente de dicho alerón, de tal forma que se consiga la máxima carga aerodinámica y se minimice la resistencia al aire. La mejora del flujo de aire y un área efectiva mayor son también responsables de ese incremento en la carga aerodinámica sobre el eje trasero. Un nuevo splitter delantero optimiza la difusión de la corriente de aire hacia la parte inferior y garantiza un perfecto equilibrio aerodinámico.

A partir de 2012 todos los vehículos nuevos estarán equipados con la evolución descrita en los párrafos anteriores. Para los modelos existentes, quattro GmbH ofrece una conversión que incorpora esos cambios. Además, Audi está trabajando en una homologación posterior para mejoras aerodinámicas individuales a incluir en la generación de vehículos de 2011. Esto asegura que los modelos actuales puedan seguir siendo competitivos con pequeñas modificaciones.

«Estamos convencidos de que el Audi R8 LMS ultra seguirá con los éxitos de su antecesor», manifestaba Romolo Liebchen. «Con más de 40 coches de competición para clientes entregados, la primera generación del R8 LMS se ha convertido ya en un gran éxito deportivo y comercial».

Nuestros videos

Nuevo Audi R8 LMS Ultra

Categoría: Competición
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.