El cuadro de instrumentación tiene una tipografía e iluminación, en blanco para los relojes y ámbar para los indicadores y el resto de testigos de la consola, puertas y pantalla multifunción que es muy agradable a la vista. Tiene unos botones para regular la intensidad de la iluminación del cuadro de situación discutible y de acceso difícil. Los mandos del puesto de conducción están bien dispuestos, justo a mano, salvo el mando del navegador, que tiene un manejo confuso y está demasiado alejado del conductor. Es imposible manejarlo sin mirar sus botones. El mando para el menú del ordenador es sencillo e intuitivo. Está en el mando de los ajustes del limpia y lava parabrisas. Nos ofrece datos sobre consumos, velocidades, distancias habituales en los ordenadores de viaje.

Los mandos dispuestos en la parte central y fija del volante son muy mejorables por tacto y funcionamiento. Están dispuestos en dos grupos de botones a ambos lados de la parte central. A la izquierda tenemos los mandos que gestionan el regulador y limitador de velocidad, el control del ordenador de bordo, navegador, sistema de audio, control del manos libres bluetooth, configuración de la pantalla del navegador, etc. El funcionamiento es sencillo, ya que cada botón tiene una función pero el tacto es de botón antiguo. La apariencia de la goma que recubre la parte central y que lleva serigrafiadas las funciones de cada botón es que no aguantará bien el paso del tiempo, como hemos comprobado en algunas unidades que apenas tienen un par de años. El volante tiene un diámetro adecuado, justo en el límite de lo que se podría empezar a considerar un volante grande, de un grosor fino, tacto duro, recubierto de un cuero de tacto agradable. En la mitad del volante se han introducido dos piezas de metal pulido (una buena idea para una parte que está en contacto con las manos) que no da mucha sensación de frío, pero que no entendemos su utilidad, ya que al agarrar por esa zona el volante, los brazos no van relajados y nos cansamos muy pronto. El volante tiene regulación mecánica en altura y profundidad.

La consola contiene el climatizador, los mandos del equipo multimedia y/o audio y del navegador, que en nuestra unidad era el NaviDrive 3D. El equipo de sonido es mas que correcto, firmado por Philips, con un sonido bastante bueno. Gestiona bien tanto discos CD con mp3/wma/cd audio, memorias USB como sistemas mp3 vía la conexión USB que hay en el reposabrazos. Conectando un Ipod con el conector original que es USB no hemos tenido suerte y no ha funcionado. Lo pone en carga, pero no lo gestionaba con éxito.

Contamos con el servicio SOS y Citröen eTouch que no hemos probado al no estar activado para esta unidad, pero cuyo funcionamiento es muy sencillo y transparente para el usuario, con dos botones dedicados, uno para cada función, al lado de la pantalla del navegador. Este tiene un programa de control de las revisiones periódicas prefiguradas y cuenta con una opción para poder monitorizar el tipo de conducción que realizamos y si esta es energéticamente eficiente en nuestro propio perfil de MyCITROËN en la web de Citroën. Tenemos además dos servicios gratuitos, uno con el botón SOS con el que podemos realizar llamadas de emergencia activándose también en caso de accidente, de forma automática. El otro botón que tiene el logotipo de Citroën, justo debajo, sirve para contactar con el servicio de asistencia en carretera..

El navegador es muy completo, visualmente muy bueno, muy buena resolución de pantalla. En el modo 3D incluso aparecen representados edificios emblemáticos en tres dimensiones que da una gran calidad visual a la cartografía, como por ejemplo Madrid, donde por ejemplo aparecían con nitidez las torres Kio y la mayoría de edificios importantes, lo que da una gran calidad y vistosidad. No tiene base de datos de radares. Los menús del sistema de audio y del navegador son bastante intuitivos y de funcionamiento sencillo, no hace falta mucho tiempo ni entrenamiento para hacerse con su funcionamiento.

En la consola tenemos, aparte del mando que controla el navegador y las funciones de los menús del sistema NaviDrive, un teclado alfanumérico para la marcación del teléfono así como teclas dedicadas para marcar y colgar. También tenemos un mando dedicado para el equipo y la configuración del sistema de audio. Quizás haya botones que sobran, a nosotros lo del teclado numérico nos ha parecido mas útil que en otros vehículos por lo incómodo que resulta el mando que maneja el navegador. El bluetooth para el teléfono funciona perfectamente, tanto la emisión como la recepción son buenas y la gestión de la agenda del teléfono se hace de forma transparente y automática para el usuario. El perfil de bluetooth no tiene perfil de audio A2DP.

Esta unidad llevaba la posibilidad de reproducir una fuente de vídeo PAL o NTSC vía RGB y ha funcionado bien con una fuente de vídeo de alta calidad, y tenemos que decir que la calidad de resolución de las pantallas es buena. Al iniciar la marcha la pantalla se pone en azul hasta que cambiamos de fuente multimedia.

El climatizador tiene un funcionamiento bueno, pudiendo poner una temperatura automática para cada ocupante de las plazas delanteras y dejar que el climatizador funcione en modo automático, haciéndolo siempre de forma suave, manteniendo la temperatura sin grandes cambios de temperatura, y lo que es mejor, sin enviarnos un fuerte flujo de aire demasiado potente para compensar saltos en la temperatura. Para las plazas traseras, además de las salidas de aire debajo de los asientos delanteros tenemos salidas de aire en los marcos del pilar B, condenables y orientables.

Detrás del climatizador tenemos el selector del cambio, manual de 6 velocidades, que tiene un tacto bueno, con un cambio de marchas bien marcado y de funcionamiento suave. Detrás del selector del cambio tenemos el mando del freno eléctrico. Este tiene desactivación automática al iniciar la marcha y activación automática al parar el motor y retirar la llave de contacto lo que lo hace realmente útil y cómodo. Es como tiene que ser un freno de mano asistido.

El C5 tiene varios sistemas de ayuda a la conducción, como el buscador de espacio de aparcamiento, algo muy útil para un vehículo tan largo como este, el asistente de arranque en cuesta que funciona muy bien, o el asistente de cambio de carril, que nuestra unidad no tenia y no hemos podido probar. También tenía detectores de aparcamiento delantero y trasero. Imprescindibles en un coche de estas dimensiones. El alumbrado es una de las funciones que han recibido cambios en este reequipamiento del C5, dotando de diodos a las luces diurnas. Esta unidad además montaba luces de descarga de gas xenon para las funciones de cruce y carretera con función AFS. El resto de funciones cuentan con luces halógenas. El alumbrado de cruce y carretera es muy bueno, por intensidad y tamaño del haz luminoso. Muy recomendable.

Fotos de interior

Prueba: Citröen C5 2.0 HDI 160

Categoría: Berlina mediaPruebasSegmento
2

2 comments

  • Veo que siguen siendo los mejores en suspensiones confortables….siguen filtrando todo como en el 2CV….jeje!!

    Lo que sigue sin gustarme es que hay demasiados botones en la consola y el volante, soy más de salpicaderos sencillos.

    Un saludo.

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.