Cómo avisar al conductor para evitar, con tiempo, un accidente.

Expertos de BMW Group ya se están dedicado desde hace algún tiempo a la recopilación anticipada de datos reales relacionados con la ruta de viaje con el fin de informar al conductor sobre lo que le espera a cierta distancia de su coche y, por lo tanto, para permitirle conducir de manera más segura o para aprovechar esos datos para el funcionamiento previsor de los sistemas de asistencia al conductor, del navegador y de las funciones de gestión de energía.

Advertencia local de peligros.

La finalidad de la función de advertencia local de peligros consiste en advertir al conductor a tiempo de la existencia de situaciones peligrosas previsibles al conducir en autopistas. Por ejemplo si los últimos coches detenidos en un atasco se encuentran justo detrás de una curva, pero también puede tratarse de accidentes o de obras pasajeras. El sistema de advertencia local de peligros permite que el conductor esté informado a tiempo sobre situaciones que albergan peligros, de manera que puede conducir con mayor precaución.

«Un peligro que conozco es menos peligroso, porque puedo prepararme a tiempo para evitar el riesgo». (Georg Obert, jefe del proyecto «Advertencia local de peligros» del departamento de gestión de tráfico de BMW Group).

Los expertos de BMW Group están realizando actualmente pruebas con el sistema en el estado federado de Hesse. En ese estado, todos los vehículos utilizados en obras que se van realizando pasajeramente en tramos cambiantes de una autopista fueron equipados con un emisor, de manera que se obtienen datos precisos sobre el lugar exacto de la obra y, además, otras informaciones de relevancia. Por ejemplo, el emisor transmite datos sobre el posible cierre de un carril y, en caso afirmativo, sobre el carril que está bloqueado, sobre el carril que deberá utilizarse y sobre la velocidad máxima admitida en la zona de obras. Estos datos se transmiten a un servidor y, desde allí, al coche de pruebas (un nuevo BMW Serie 5). Los datos se procesan en el coche para ofrecer las informaciones correspondientes. Los vehículos utilizados en las obras son ideales para estas pruebas, ya que cuentan con sistemas GPS y porque su conexión con el servidor los transforma en puntos de referencia apropiados para calibrar el sistema instalado en el coche de pruebas. De esta manera se están obteniendo datos básicos que podrán aprovecharse en el futuro para posibles ampliaciones del sistema.

Si el coche de pruebas recibe datos provenientes de un vehículo utilizado en las obras que se están llevando a cabo más adelante, el sistema de navegación advierte a tiempo al conductor de la existencia de un posible peligro. Al mismo tiempo el sistema le ofrece al conductor información concreta sobre la velocidad máxima admitida y, también, sobre la posible necesidad de cambiar de carril al pasar por la zona de obras. Los expertos de BMW Group actualmente están analizando la precisión y fiabilidad del sistema; los ajustes se efectuaron de tal manera que el conductor recibe la advertencia cuando su coche se encuentra a una distancia de un kilómetro de la zona de peligro. Los estudios científicos realizados al respecto indican que esa es la distancia óptima para recibir una advertencia y que, por lo tanto, esa es la distancia que deberá aplicarse en un futuro sistema utilizado en automóviles.

La función de advertencia local de peligro podría aplicarse en la siguiente generación de sistemas de navegación. Considerando que los navegadores son capaces de procesar informaciones geográficas con una precisión de cinco metros, es posible determinar óptimamente el momento de la advertencia y, además, localizar exactamente el lugar del peligro. En posteriores niveles de desarrollo del sistema sería posible emitir la advertencia en función de la velocidad del propio coche y de la velocidad de los demás coches, calculando, por ejemplo, la evolución de la longitud de un atasco. Los modelos de BMW ya son capaces en la actualidad de contribuir a una mejora de la calidad de las informaciones sobre el tráfico, gracias a la detección recíproca a través del sistema Extended Floating Car Data.

Previsión a través de la red.

El proyecto de investigación «Previsión a través de la red» de BMW Group Forschung und Technik GmbH tiene una finalidad muy concreta: «Con el sistema de previsión a través de la red tratamos de prever el futuro, anticipar lo que sucederá en la ruta en los próximos dos minutos». (Dra. Ilse Kulp, directora del proyecto «Previsión a través de la red» de BMW Group Forschung und Technik).

Los expertos encargados de este proyecto están logrando prever las velocidades de los coches y, por lo tanto, el flujo del tráfico previsible en el transcurso de los próximos dos minutos. Dependiendo de las circunstancias del tráfico, esta proyección en el tiempo significa prever el tráfico algunos cientos de metros en zonas urbanas y algunos kilómetros en autopistas. El sistema de previsión del tráfico podrá ofrecer con anticipación informaciones de relevancia al conductor, además de las informaciones sobre velocidades recomendadas y del guiado hacia el destino, para que concluya su viaje de manera segura y eficiente.

Varias fuentes de datos para un máximo nivel de fiabilidad.

La previsión a través de la red se basa en una simulación sobre el tráfico en el entorno del coche y cubre el siguiente tramo de la ruta de viaje. Para que los pronósticos sean lo más fiables posible, el sistema de previsión a través de la red recurre a diversas fuentes de datos. Entre ellas, los datos empíricos sobre el tráfico que se basan en datos recopilados en una determinada zona claramente definida, que permiten pronosticar la densidad del tráfico en un determinado lugar a cierta hora y, además, la velocidad promedio usual en dicho tramo. Estos datos permiten efectuar un pronóstico aproximado sobre la probable densidad del tráfico y, por ejemplo, anticipar posibles atascos.

A estos datos se suman aquellos del sistema Car-2-Car (transmisión de datos entre coches) y del sistema Car-2-Backend-2-Car (datos transmitidos entre coches y un servidor). La comunicación Car-2-Car permite el intercambio directo de datos entre coches que se encuentran a una distancia de hasta 500 metros entre sí. De esta manera, el propio coche «ve» lo mismo que «ve» el coche que se encuentra más adelante, por lo que es posible hacer un pronóstico sobre el tiempo que transcurrirá hasta que él mismo se encuentre en el lugar en el que ahora está el otro coche. Este margen de pronóstico se amplía mediante el sistema de comunicación Car-2-Backend-2-Car en la medida en que la conexión a través de un servidor no exige que exista una comunicación directa entre los coches. Con este sistema es posible, por ejemplo, recibir información importante sobre la cantidad de coches que se encuentran en la cercanía y sobre su velocidad. Estos datos utilizados para efectuar el cálculo de la simulación del flujo del tráfico se suman a los datos transmitidos por el propio coche, como, por ejemplo, posición geográfica actual, velocidad actual, recorrido hecho hasta ahora y destino del viaje.

Nuestros videos

La advertencia de peligros de BMW: Investigación en curso (V)

Categoría: Técnica
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.