Presta servicio en la ciudad de Valladolid.

Le ha costado 30.650 euros después de impuestos y consume el equivalente a un litro a los 100 km.

 Un turismo tradicional de una gama más o menos alta ronda los 30.000 euros y consume otro tanto aproximado en combustible para realizar algo más de 300.000 kilómetros por ciudad. A Roberto San José, el primer taxista español -y casi europeo- que apuesta por un vehículo eléctrico, parece que le cuadran las cuentas. El vehículo le ha costado 30.650 euros -6.000 menos sobre su precio real gracias a la subvención estatal- y, ahí va lo bueno, «su consumo en luz equivale a un litro a los 100 kilómetros», es decir, que si consigue recorrer la misma distancia que con su turismo anterior, apenas gastaría 3.900 euros por 300.000 km.

Las ventajas económicas son claras, «y lo mejor es que en teoría no debería dar ni la mitad de averías y el coste de mantenimiento es mucho menor al de un vehículo tradicional», añade el único taxista que por ahora ha apostado por esta tecnología llamada a jubilar a los vehículos movidos por motores de combustión.

¿Dónde están los incovenientes? Pues en la autonomía. El primer taxi eléctrico enchufable que circula por las carreteras españolas puede recorrer entre «100 y 120 kilómetros después de una recarga en casa durante toda la noche». Unas placas solares en el alerón suministran la energía para las luces y otros sistemas del vehículo.

Eso limita mucho la movilidad en trayectos periurbanos. El propio conductor reconoce que, al menos por ahora, no podrá hacer estos itinerarios. «En el día a día es más que suficiente para realizar servicios por la ciudad o trayectos cortos y si ves que baja la carga, pues para eso están los postes en la calle o simplemente aprovechas los descansos para comer, por ejemplo, para que tenga algo más de autonomía».

El primer taxi del futuro ya presta servicio en la capital y la experiencia para su propietario es más que satisfactoria: «Es muy silencioso, puede alcanzar una velocidad cercana a los 140 kilómetros por hora y, desde luego, se trata de una inversión que considero que puede salir muy rentable a corto plazo teniendo en cuenta el encarecimiento del precio del combustible».

El límite de la autonomía

El modelo elegido es un Nissan Leaf que ayer fue presentado en sociedad ante uno de los 34 puntos de recarga disponibles en la capital, el de la calle Jesús Rivero Meneses, detrás de la plaza del Milenio. Fuentes del concesionario de la firma japonesa que tramitó la venta (Eylo Motor) explicaron que el vehículo puede alcanzar una autonomía superior, de hasta 200 kilómetros, siempre que la batería se cargue al completo. Por ahora, reconocen, su dueño lo hace al 80% para cuidar el motor, y eso explicaría el recorte.

Roberto San José, y sus clientes, recorren la capital desde ayer en un modelo cuyo exterior e interior son idénticos a cualquier otro turismo. Por todo, salvo por el «silencio absoluto» que reina dentro del habitáculo y fuera de él. Esa falta de ruido precisamente puede suponer un riesgo para los peatones. De ahí que los fabricantes estudien instalar un sistema «que provoque un cierto ruido hasta los 30 kilómetros por hora para evitar atropellos», según explicó el alcalde, Francisco Javier León de la Riva, quien anticipó que a medio plazo esperan que «solo los vehículos no contaminantes puedan circular por el casco antiguo».

El taxi número 38 estrenó ayer la electrolinera -que así se llaman las estaciones de recarga-‘ de la cúpula del Milenio. «Este tipo de postes pueden sacarte de un apuro, aunque lo normal es recargar el vehículo en casa durante la noche aprovechando las tarifas más baratas», según explica su propietario. Para ello, solo es necesario un adaptador.

Fuente: El Norte de Castilla

Nuestros videos

El primer taxi eléctrico español es un Nissan LEAF

Categoría: Actualidad
2

2 comments

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.