El diámetro de giro del Renault Laguna GT 4Control es de solo 10,80 m, exactamente lo mismo que un Clio. Así pues, cuanto más elevado sea el ángulo trasero de las ruedas, más disminuye el diámetro de giro. Esto lo podemos notar principalmente en las maniobras para salir de un parking o al circular por calles estrechas.

Pero cuando salimos a la carretera es el momento de divertirse, a partir de 60 km/h, es cuando nos ofrece mayor precisión al conducir. Las ruedas traseras giran en el mismo sentido y a la vez que las ruedas delanteras, lo que mejora la estabilidad. El vehículo se mueve entonces como si estuviera en raíles y marca las curvas con un dominio total y sin esfuerzo alguno. El chasis 4Control nos permite contrarrestar la fuerza centrífuga que tiende a desplazar el tren trasero en las curvas (desvío programado del tren trasero) y amplía los límites a la hora de trazar las curvas. El chasis 4Control nos aporta mayor sensación de dinamismo y nos garantiza al mismo tiempo una conducción más segura porque sentimos que siempre tenemos el control.

Esta sensación de control es especialmente importante ante una situación de emergencia, donde las ruedas pueden girar hasta 3,5° para ayudarnos a trazar con seguridad la trayectoria. Con una configuración específica adaptada a una conducción dinámica y deportiva, la intervención del ESP ha sido configurada para que entre en acción lo más tarde posible. El ESP solo interviene cuando es necesario y lo hace de forma muy progresiva y nada brusca puesto que está asociado al giro de las ruedas traseras, lo que compensa mucho la necesidad de actuación del ESP. A través del bloque ESP/ABS, el calculador 4Control detecta también las situaciones de frenado asimétrico. Adapta entonces el giro de las ruedas traseras de forma automática para que el vehículo se mantenga estable, sin que el conductor tenga que intervenir en el volante. El conductor conserva el control en las situaciones críticas, lo que le proporciona mayor serenidad en caso de tener que realizar una maniobra de emergencia y nos proporciona una estabilidad lineal increíble en las frenadas de emergencia aunque el vehículo no esté bien apoyado en la carretera.

Como conclusión tengo que decir que, de este vehículo, me ha gustado casi todo, está bien fabricado en general, con un equipamiento bastante completo que todavía podríamos ampliar con algún elemento mas, aunque ya empieza a notar frente a su competencia la falta de sistemas de ayuda a la conducción y otros equipamientos que empiezan a hacer presencia en las gamas, pero lo que mas me ha gustado, es su comportamiento que es espectacular. Es un vehículo muy especial, no hay otro como él en cuanto a comportamiento dinámico y lo digo de corazón. Los hay más potentes, más equipados, más lujosos, mas deportivos, más caros y puede que mucho mas bonitos, porque eso ya va en los gustos de cada uno. Pero de todos ellos, ninguno es tan divertido ni me ha hecho sonreír conduciéndolo ni trazando curvas como lo ha hecho este Laguna GT 4Control. Y eso, no tiene precio.

 

Fotos de interior, detalle y exterior

Prueba: Renault Laguna GT 2.0 dCi 180 CV 4Control

Categoría: Berlina mediaPruebasSegmento
2

2 comments

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.