El climatizador tiene un funcionamiento bueno, pudiendo poner una temperatura automática para cada ocupante de las plazas delanteras y dejar que el climatizador funcione en modo automático, haciéndolo siempre de forma suave, manteniendo la temperatura sin grandes cambios de temperatura, y lo que es mejor, sin enviarnos un fuerte flujo de aire demasiado potente para compensar saltos en la temperatura. Para las plazas traseras, además de las salidas de aire debajo de los asientos delanteros tenemos salidas de aire al final de la consola.

Detrás del climatizador tenemos el selector del cambio, manual de 6 velocidades, que tiene un tacto bueno, con un cambio de marchas bien marcado y de funcionamiento suave. La palanca está terminada en una bola de metal. No voy a decir lo que pienso de estas modas, pero no encuentro utilidad ni confort en tener que tocar una bola de metal con la mano. Detrás del selector del cambio tenemos el mando del freno eléctrico. Este tiene desactivación automática al iniciar la marcha y activación automática al parar el motor y retirar la llave de contacto lo que lo hace realmente útil y cómodo. Es como tiene que ser un freno de mano asistido.

Nuestra unidad tenía como elemento de ayuda a la conducción detector de aparcamiento trasero. Le hubiera hecho falta también el delantero. El alumbrado delantero de esta unidad estaba compuesto en su totalidad de fuentes de luz halógenas para cada una de las funciones de alumbrado. Es muy recomendable pedir en opción el alumbrado bixenon con luces de descarga de gas xenón para las funciones de cruce y carretera con función AFS por lo bien que alumbran ya que el alumbrado halógeno de las luces de cruce y carretera es bastante mejorable. Las luces de pare y posición traseras están formados por diodos. El resto del alumbrado trasero está formado por luces halógenas.

Como todos los Renault que disponen de cierre centralizado, tiene la posibilidad de condenar las puertas traseras mediante un botón sin necesidad de condenarlas mecánicamente, lo que en un vehículo familiar es muy bueno. A la vez que los tiradores interiores de las puertas, condena los elevalunas traseros. Las puertas traseras llevan cortinillas escamoteables.

El maletero tiene unas dimensiones correctas, muy regulares y una capacidad media con respecto a su tamaño. Cuenta con 450 litros repartidos entre el espacio regular del maletero debajo de la bandeja rígida que lo tapa y un doble fondo muy aprovechable para pequeños objetos ya que no lleva rueda de repuesto. El maletero está muy bien terminado y completamente guarnecido en moqueta de pelo corto muy resistente al uso. También tenemos un cajón a la izquierda, cuatro ganchos para poner una red y debajo del falso suelo tenemos las herramientas y un compartimento para depositar objetos.

Existen varios huecos repartidos, no muchos, por el interior del habitáculo que contribuyen a dar mayor capacidad de almacenaje. El conductor tiene un hueco a la izquierda del volante, con tapa batiente guarnecido de textil completamente, para poner un móvil o un objeto de tamaño similar. Las puertas delanteras tienen unas bolsas con buena capacidad igual que las bolsas de las plazas traseras que son un poco mas pequeñas, demasiado para nuestro gusto ya que detrás no abundan los huecos. En la consola tenemos un hueco con tapa amortiguada y cierre y apertura un poco errática, con toma de corriente y configurado para fumadores, con un cenicero que puede extraerse con facilidad quedando un hueco guarnecido de textil. Debajo de la tapa del reposabrazos tenemos un hueco grande y profundo con la conexión USB y AUX minijack con tapa y una toma de corriente de 12 V. Al final de la consola, hay un cenicero grande con tapa y una toma de corriente de 12 v. La guantera tiene una buena capacidad, es profunda, está iluminada y refrigerada. Además tiene compartimentos para pequeños objetos. En el respaldo de la plaza central trasera tenemos un posavasos retráctil y un pequeño hueco con tapa. En la parte derecha del guarnecido de la consola, cerca de la plaza del acompañante hay una red elástica para guardar alguna documentación o revista. Detrás de los respaldos traseros, tenemos unas bolsas para guardar objetos.

El motor es muy potente pero la entrega de potencia no es contundente, es muy lineal y sube sin desfallecer hasta las 5000 rpm, donde aparece el límite de inyección. No decae en prácticamente toda su banda de utilización y es agradable porque responde bien en casi cualquier circunstancia, no tiene retardos significativos en la entrega de potencia y es agradecido a la petición del acelerador. Solo tiene un pequeño retardo a pocas revoluciones, en concreto por debajo de las 1500 rpm, donde en marchas más largas el vacío de potencia se hace más evidente, pero es un mal de muchos motores diesel modernos. Si lo que necesitamos es potencia, los 180 cv se hacen notar cuando le pedimos al acelerador plena carga, respondiendo casi inmediatamente a los requerimientos del acelerador. Aunque el desarrollo de la caja de cambios está adaptado en esta versión a un espíritu mas deportivo para aprovechar todo el potencial, que es mucho, de este 2.0 dci de 180 cv. En marcha normal es un motor que tiene un consumo bueno, para nosotros está entre los mejores de su categoría. En nuestro circuito habitual a buen ritmo sin buscar la economía de conducción y si los límites del vehículo como no podía ser de otra forma, con carretera de montaña, vías interurbanas, autovías y recorrido urbano nos ha dado un consumo medio de 9,0 litros, incluido recorridos buscando las cosquillas del propulsor. No es un dato malo teniendo en cuenta el tipo de vehículo que es. En condiciones de utilización acordes a la filosofía del vehículo, este vehículo presenta cifras de consumos aún menores, rondando los 7 litros de consumo medio a un ritmo un 10% superior a los límites de velocidad.

Dinámicamente es un vehículo muy especial. Es tan divertido, tan bueno en las curvas, tan sensacional en el cambio de trayectoria, que tenemos que empezar a explicar como funciona ese sistema tan sencillo pero tan efectivo que es el 4Control. Empezando por una dirección especialmente ajustada para esta versión, que usa un grupo electrobomba pilotado en el que obtenemos una variación de asistencia en función del caudal de la bomba eléctrica, que depende de las condiciones de circulación adquiridos mediante los datos que nos envían una serie de sensores. Dicho caudal depende de la velocidad y del nivel de asistencia requerido (velocidad y ángulo de volante), lo cual permite optimizar el consumo pilotando eléctricamente la bomba según las necesidades.

Para darnos una idea de lo que significa el chasis reactivo que equipa el Laguna GT 4 control, debemos conocer que la característica objetiva de la capacidad de girar en plano, el valor de balanceo específico caracteriza el ángulo del vehículo con respecto a la carretera. En este Laguna este valor es de 1,9° para una aceleración transversal de 5m/s2. Esta situación corresponde a unas condiciones de rodaje dinámico en carretera sinuosa o en una rotonda extraurbana recorrida a una velocidad de 60 km/h. Lo cual está muy por encima de lo que se considera la media del segmento. El tren delantero es de tipo pseudo-McPherson con barra antibalanceo de 24 mm de diámetro. El eje flexible trasero tiene forma de H con diseño de deformación programada y barras estabilizadoras cuyo diámetro 28,8 a 30,5 mm, lo que nos da una gran estabilidad y aplomo.

El chasis con 4control nos ha ofrecido unas sensaciones únicas en este tipo de berlinas supuestamente familiares, donde hemos notado que con este sistema tenemos un comportamiento dinámico más incisivo y directo en las curvas,         mayor manejabilidad en las maniobras, dirección mas precisa que nos permite colocar de forma mas intuitiva al vehículo en la trayectoria correcta, un gran placer de conducir independientemente de la velocidad y lo mas importante para nosotros en un vehículo, que el nivel de seguridad activa es muy notable.

En este Laguna GT hemos notado que la suspensión va más dura que en las versiones GT de la fase1, porque el control del balanceo está muy bien solucionado y tenemos la sensación de circular en un vehículo que toma las curvas casi sin inclinarse. A baja velocidad tenemos la manejabilidad de un vehículo urbano, ya que por debajo de 60 km/h, les ruedas traseras giran en el sentido opuesto al de las del tren delantero, con un ángulo máximo de 3,5°. Así que en ciudad tenemos maniobras más fáciles gracias a un diámetro de giro reducido y ángulos de volante menores gracias a una dirección más directa, especialmente configurada.

Prueba: Renault Laguna GT 2.0 dCi 180 CV 4Control

Categoría: Berlina mediaPruebasSegmento
2

2 comments

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.