La deportividad ya tiene otro referente.

Esta marca nos recuerda los tiempos en los que su sola presencia o su nombre nos evocaban los momentos en los que la competición era parte fundamental de su forma de ver la automoción.

Gran parte de esa herencia la podemos encontrar en este vehículo, el Alfa Romeo Giulietta, que tiene una gran dosis de deportividad, un gran dinamismo y el diseño característico que nos suele regalar esta afamada marca italiana. El Giulietta sustituye al 147 y lo mejora en todo. Son tan diferentes que el 147 parece más el precursor del Mito que de este Giulietta. Este tiene muchos argumentos para aquellos que busquen un vehículo muy vivo, muy prestacional, que haga de la conducción algo más que ir de un punto de origen a otro de destino.

En el interior nos encontramos con un habitáculo que cuida mucho y bien a los pasajeros de las plazas delanteras y no tanto a las de las traseras. El espacio sobra delante y falta detrás. En las plazas delanteras nos encontramos con un salpicadero poco profundo y bastante alto que nos da una sensación de protección importante. El parabrisas queda cerca de los ocupantes del las plazas delanteras y la visibilidad hacia delante es buena salvo en la parte central, ya que la pantalla del navegador queda muy cerca del espejo retrovisor interior. Que la pantalla sea abatible eléctricamente ayuda mucho a mejorar la visibilidad. Si fuera fija, sería un problema.

El salpicadero esta realizado con ajustes de calidad y buenos materiales, metal incluido como el que cubre gran parte del salpicadero, que le dan un aspecto muy bueno, combinando diseño y acabado de calidad. El tacto de los botones es muy bueno, incluidos los interruptores con un toque “retro” que encontramos encima de los mandos de climatización, encargados de activar y desactivar diversas funciones. Analicemos un poco estas funciones. El sistema Start&Stop ha funcionado perfectamente, según los parámetros que indica el manual de utilización del vehículo. Este indica tal cantidad de exenciones de funcionamiento que me ha parecido milagroso el poder disfrutar de la posibilidad de ver el sistema en funcionamiento unas cuatro veces en siete días. Eso sí, cuando el ordenador no dice que el sistema no está disponible o no está desconectado, funciona perfectamente. No es especialmente suave ya que el motor de arranque funciona igual que en un arranque normal.

Los botones activan o desactivan las luces antiniebla delanteras y traseras, el sistema Start&Stop, el cierre centralizado y las luces AFS. De este último quería hablar. No entiendo que se quiera desconectar una función de alumbrado cuyo fin sea el aumentar la seguridad y la visión en circulación nocturna. Para mí este botón sobra.

El sistema de audio y navegador funcionan bien. El sistema de audio da un buen sonido siempre que no se utilicen las pre-ecualizaciones que vienen. Usar cualquiera de ellas dará como resultado un sonido nefasto. Es mucho mejor no personalizarlo o si lo hacemos, hacerlo sin usar las pre-ecualizaciones. Además, tiene un conector USB para fuentes auxiliares MP3/iPod/iPhone en la guantera. El sistema Blue&ME que incorpora ha funcionado bien para gestionar el teléfono y la agenda vía Bluetooth, pero el reconocimiento de voz era poco efectivo, no entendiendo las instrucciones vocales de forma reiterada.

El navegador funciona bien, tanto posicionando el vehículo con precisión en el mapa como por la anticipación y corrección de las instrucciones vocales. Se presenta en un formato 2D y aunque también lo llaman 3D, más que un 3D es un 2D con una leve inclinación del horizonte. La cartografía del navegador está almacenada en una tarjeta SD, cuyo lector se encuentra justo encima de la entrada del lector de CD MP3. Una zona demasiado accesible y demasiado poco protegida para un elemento que no tiene que tocarse demasiado. Un pero a la pantalla: la gran intensidad del brillo. En modo nocturno ilumina demasiado haciéndose incluso incómodo. Además del navegador y el sistema de audio, en la pantalla aparecen diferentes opciones y datos de configuración del vehículo.

El climatizador bizona funciona muy bien, alcanzando la temperatura deseada de forma rápida y, lo que es muy importante, de forma silenciosa. Podemos desactivar la zona de climatización del pasajero delantero. Lleva además una salida para los pasajeros traseros en el final de la consola, aparte de las salidas habituales situadas por debajo de los asientos delanteros. La guantera tiene una buena capacidad, va completamente guarnecida de textil, refrigerada e iluminada y lleva soportes para tres latas de bebida.

El nivel sonoro interior es bueno, el ruido mecánico de este motor está bien contenido, siendo silencioso cuando le exigimos poco y con un precioso sonido cuando le pedimos que se manifieste enérgicamente. El ruido aerodinámico está también muy bien aislado. El ruido de rodadura está bien aislado a pesar de la medida de los neumáticos, unos descomunales 225/40ZR18.

Prueba: Alfa Romeo Giulietta 1.4 MultiAir 170 CV

Categoría: CompactoPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.