Un nuevo equilibrio entre las exigencias globales y las necesidades individuales.

BMW i3 y BMW i8 ConceptBMW i redefine la idea de la movilidad individual con conceptos automovilísticos hechos a medida, aplicando sistemas concebidos para ser sostenibles en toda la cadena de agregación de valor y ofreciendo servicios de movilidad complementarios.

Dos conceptos automovilísticos especiales

La submarca BMW i presenta en el salón internacional del automóvil de Fráncfort (IAA) dos concept-cars de carácter especial: el BMW i3 Concept y el BMW i8 Concept. Estos modelos demuestran la forma que podría tener la movilidad sostenible y, al mismo tiempo, dinámica del futuro. Mientras que el BMW i3 Concept cuenta con un sistema de propulsión únicamente eléctrico, óptimo para el uso urbano, el BMW i8 Concept es un modelo híbrido tipo Plug-in de carácter especialmente dinámico, equipado con un motor eléctrico y un motor de combustión.

La expresión estética de los concept-cars de BMW i

Los modelos de BMW i se caracterizan principalmente por su estructura básica, la arquitectura LifeDrive. Los módulos Life de material sintético reforzado con fibra de carbono forman el habitáculo, mientras que los módulos Drive albergan todas las funciones relevantes para la conducción. Esta estructura de dos partes también quedó plasmada en el diseño. El diseño permite apreciar claramente las dos partes básicas del coche que están parcialmente recubiertas con paneles laterales. Entre las dos partes se encuentran superficies muy expresivas y diversas líneas de nítido trazado que establecen el nexo entre los dos módulos. Este diseño por capas («layering»), es decir, la superposición de capas que, a la vez, constituye un enlace entre superficies y líneas, determina la imagen estética del habitáculo y del exterior.

BMW i3 Concept: dinámico, urbano y exento de emisiones.

Según BMW Group, una de las posibilidades de satisfacer las futuras exigencias relacionadas con la movilidad individual es la movilidad mediante vehículos equipados con sistemas de propulsión eléctricos. Una de las ventajas de estos vehículos consiste en que no emiten emisiones nocivas. Dado que la movilidad eléctrica recurre a energía eléctrica en vez de combustibles fósiles para transformarla en energía dinámica, no se producen gases contaminantes durante la conducción.

Si, además, la energía eléctrica que se consume proviene de fuentes regenerables como la energía eólica o la energía hidroeléctrica, la movilidad eléctrica es neutral en términos ecológicos y, adicionalmente, contribuye a respetar los recursos naturales. Pero la movilidad eléctrica no solamente no produce emisiones nocivas; también es capaz de despertar emociones muy especiales durante la conducción. Los coches eléctricos se movilizan de manera casi completamente silenciosa y, además, los motores eléctricos entregan la totalidad de su par desde el mismo momento que se pone en movimiento el coche. Por lo tanto, estos coches son sumamente ágiles, lo que acrecienta el placer de conducir.

El BMW i3 Concept es un coche concebido para ser consecuentemente sostenible en el tráfico urbano. Siendo un automóvil que únicamente dispone de un motor eléctrico y hecho a medida para la movilidad sostenible y exenta de emisiones, representa la forma más inteligente para movilizarse dentro de la ciudad o los extrarradios al ir al trabajo o regresar a casa.

El motor eléctrico del BMW i3 Concept fue concebido especialmente para el uso en la ciudad. Este motor tiene una potencia de 125 kW/170 CV y su par es de 250 Nm. Tal como es típico en los motores eléctricos, el par está disponible de inmediato, lo que significa que no tiene que generarse a través del aumento de las revoluciones como en un motor de combustión. Por lo tanto, el BMW i3 Concept es sumamente ágil y su capacidad de aceleración es impresionante: el BMW i3 Concept es capaz de parar el crono en menos de cuatro segundos al acelerar de 0 a 60 km/h, y para acelerar de 0 a 100 km/h necesita menos de ocho segundos.

Además, el elevado par está disponible a lo largo de un amplio margen de revoluciones, por lo que la entrega de la potencia es muy homogénea. La caja de una sola relación transmite la potencia de manera óptima a las ruedas posteriores. Con esta caja, el BMW i3 puede alcanzar una velocidad de hasta 150 km/h acelerando sin que se produzca una interrupción de la transmisión de la fuerza.

Además, el motor eléctrico permite decelerar el coche utilizando el pedal del acelerador. Cuando el conductor retira el pie del acelerador, el motor eléctrico hace las veces de alternador, que retroalimenta la energía de frenado a la batería del coche. Al mismo tiempo se genera un momento de frenado suficiente para decelerar considerablemente el coche.

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157628473243053]

Nuestros videos

BMW i3 Concept y BMW i8 Concept: una nueva forma de entender la movilidad

Categoría: CoupéDeportivoEléctricoHíbrido Plug-inSalones del AutomovilSegmento
1

1 comment

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.