El futuro de la conducción autónoma y dinámica ya esta aqui de la mano de BMW.

BMW ConnectedDriveDurante años BMW ha estado desarrollando los sistemas de ayuda a la conducción orientados hacia la conducción segura y hacia la mas deportiva.

Estamos en la autopista A9 desde Munich a Nuremberg – y como de costumbre – hay un alto volumen de tráfico. Pero a pesar de la tensión de la situación, el conductor se siente tranquilo y relajado tras el volante. ¿Por qué? Debido a que el coche está muy automatizado, es decir, el conductor puede decidir cuando acelerar y frenar o cuando pasar a otros vehículos por su cuenta adaptándose a las condiciones de tráfico. Y la segunda razón? Gracias al trabajo de personas como el Dr. Nico Kämpchen, Gerente de Proyecto de conducción altamente automatizado perteneciente al grupo de Investigación y Tecnología de BMW, donde ya ha completado casi 5.000 kilómetros de pruebas con su equipo.

Con el fin de ofrecer a los conductores vehículos cómodos y seguros en el futuro y que estén equipados con los sistemas de asistencia más modernos, los ingenieros del Grupo de Investigación y Tecnología de BMW han estado trabajando durante muchos años en el desarrollo de la electrónica de copilotaje para apoyar la conducción automática en determinadas situaciones.

Por ejemplo, en la pista de pruebas, con el TrackTrainer de BMW se prueban los sistemas como el control de crucero adaptativo (ACC) o el asistente de parada de emergencia. Para entender mejor el potencial que ofrecen estos sistemas, así como sus limitaciones, los investigadores están dispuestos a dar el siguiente gran paso: el desarrollo de sistemas avanzados de asistencia al conductor para ser usado en la autopista.

Para lograr esto, los investigadores han equipado un BMW Serie 5 Berlina con un software inteligente, así como con sistemas de ayuda a la visión y de detección de obstáculos. La función avanzada de asistencia automatizada para los viajes en autopista se puede activar con sólo pulsar un botón. A partir de este momento, el prototipo del sistema puede controlar de forma autónoma la aceleración y el frenado, para adelantar sin problemas a los vehículos más lentos.

Uno de los mayores retos al principio del proyecto fue el como debería reaccionar ante los vehículos que se incorporan a la autopista y como gestionar los diferentes puntos de acceso y sus velocidades de incorporación a las mismas. Este problema podría resolverse con un enfoque de cooperación en la circulación. El prototipo del sistema reacciona a la situación permitiendo que los vehículos puedan unirse al flujo de tráfico sin problemas e incluso puede cambiar de carril dando el espacio adecuado para que puedan entrar en el tráfico con seguridad. Esto es posible realizarlo hasta una velocidad de 130 km/h, ya que hay que respetar el cumplimiento de las diferentes normas de circulación vigente en materia de límites de velocidad.

«Esta es una situación totalmente nueva y diferente para el conductor. Entregar el control absoluto del coche a un sistema autónomo causa sensaciones extrañas en el conductor. Pero después de unos minutos experimentando este estilo de conducción suave y segura los conductores y los pasajeros comienzan a relajarse un poco y comienzan a confiar en el sistema independiente», dice Nico Kämpchen, Gerente de Proyecto de conducción altamente automatizado del Grupo de Investigación y Tecnología de BMW. «Sin embargo, el conductor sigue siendo ultimo responsable de la situación en todo momento y siempre debe mantener un ojo sobre el tráfico y el entorno».

Para asegurarse que las funciones automatizadas del vehículo se desempeñan sin problemas y con agilidad en el tráfico real, el coche debe estar dotado de estrategias para reaccionar adecuadamente en situaciones de tráfico diario. La base de estas estrategias se componen de dos partes: en primer lugar, la identificación de la posición del vehículo en su propio carril es esencial, y en segundo lugar, el coche debe ser capaz de reconocer con claridad todos los vehículos y objetos en su entorno más cercano. Esto se logra mediante la fusión de las tecnologías con diversos sensores redundantes tales como LIDAR, radar, ultrasonidos y cámaras de video que monitorean el ambiente alrededor del automóvil. Redundantes no significa «superfluos» – para asegurarse de que la situación del vehículo es evaluado con precisión, se usan dos diferentes métodos de medición que son utilizados en todas direcciones.

De esta manera, los desarrolladores del Grupo de Investigación y Tecnología de BMW pueden estar seguros de que una debilidad potencial en la aplicación un método de medición del entorno se ve contrarrestada por la fuerza de la aplicación en conjunto de los otros métodos. Al acceder a mapas digitales, la cámara y los datos de localización del GPS establecen de forma muy precisa, la ubicación del prototipo del vehículo automatizado en su propio carril, a la vez que se recibe información exacta sobre las características de la ruta mas adelante, incluyendo por ejemplo el número de carriles que tiene ese tramo de autopista.

Esta información se complementa con datos de la cámara frontal integrada en el sistema de advertencia de abandono del carril. Los objetos situados delante del vehículo son detectados por los sensores de radar del sistema de control de crucero adaptativo con función Stop & Go y un escáner láser. Lo mismo es aplicable para la detección de objetos a los lados o parte posterior del vehículo.

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157631576716506]

Nuestros videos

BMW ConnectedDrive: Investigación en curso (II)

Categoría: Técnica
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.