Citroën DS

La del Citroën DS/ID es la historia más extraña de un ganador del Monte-Carlo. Grande y pesado, poco potente y con una hidráulica compleja y frágil, era el coche menos apropiado para disputar rallyes. Sin embargo, un grupo de aficionados franceses fundó la escudería «Paris Île-de-France» y se lanzó a competir con ellos desde 1956. El privado Paul Coltelloni sorprendió a todos ganando con el ID19 de su mujer el Rallye Monte-Carlo de 1959. Tras ese triunfo, Citroën se involucró oficialmente y nombró a René Cotton jefe de competición. En manos de pilotos como Guy Verrier, René Trautmann, Lucien Bianchi, Bob Neyret y, especialmente, Pauli Toivonen, los ID19 y DS21 se convirtieron en ganadores de los rallyes más duros (Lieja-Sofía-Lieja, Tour de Corse, Mil Lagos…). En 1966 Pauli Toivonen ganó por segunda vez el Monte-Carlo (tras la escandalosa exclusión de los Mini) y en 1967 logró el tercer triunfo Neyret, ambos con DS21. Durante los años primeros ’70, los Citroën aún destacaron en los terrenos más duros: Rallye de Marruecos, East African Safari, TAP-Portugal… gracias a su fantástica suspensión neumática y a su tracción delantera.
Fuente: Newspress

5 estrellas para 11 de los 12 vehículos probados.

Los últimos resultados Euro NCAP refleja cómo las marcas están haciendo todo lo posible por aumentar la seguridad activa y pasiva de sus vehículos. Sin embargo, el constante éxito de las marcas quizá no quiera indicarnos solo la gran seguridad de los vehículos actuales, sino que también podemos concluir que quizá la dureza de las pruebas no sea suficiente.