En marcha

En el BMW Z4 M40i hay una unidad de 3.0 litros y seis cilindros en línea, con tecnología TwinPower Turbo de M Performance. El motor de 250 kW/340 CV genera un par máximo de 500 Nm y propulsa al roadster desde 0 a 100 km/h en 4,6 segundos. La alineación de propulsores se completa con un par de unidades de cuatro cilindros y 2 litros. En el nuevo BMW Z4 sDrive30i el motor ofrece 190 kW/258 CV y 400 Nm lo que le permite completar la carrera de 0 a 100 km/h en 5,4 segundos. En el nuevo BMW Z4 sDrive20i, mientras tanto, la potencia máxima de 145 kW/197 CV y el par máximo de 320 Nm se traducen en un tiempo de 0 a 100 km/h de 6,6 segundos. Las tres unidades de potencia equipan un filtro de partículas de gasolina para reducir aún más las emisiones, y todas las variantes del modelo cumplen con el estándar de emisiones Euro 6d-TEMP.

La tecnología de chasis en el nuevo BMW Z4 ha sido completamente diseñada para una agilidad y dinámica de conducción supremas, e incluye un eje de doble brazo de nuevo diseño en la parte delantera y un eje trasero de cinco brazos que debuta en un roadster de BMW. Esta particular combinación consigue el equilibrio correcto entre deportividad y confort de marcha. Otra característica en la lista de equipamiento de serie es la dirección deportiva variable, tanto en asistencia eléctrica como en el ángulo de dirección, que se adapta a cualquier situación.

La suspensión M adaptativa, los frenos deportivos M y el diferencial deportivo M controlado electrónicamente (todos ellos, de serie en el nuevo BMW Z4 M40i, junto con los neumáticos de alto rendimiento), elevan las capacidades de conducción deportiva del Z4 a cotas aún mayores. Con estos sistemas de chasis a bordo, al seleccionar el modo COMFORT, SPORT o SPORT+ con el interruptor de control de experiencia de conducción, se varía la respuesta del coche claramente. Las llantas de aleación estándar de 17 pulgadas (BMW Z4 sDrive20i y BMW Z4 sDrive30i) y las llantas de aleación de 18 pulgadas (BMW Z4 M40i), así como las opcionales de 19 pulgadas, están todas calzadas con neumáticos de tamaño mixto.

Hemos probado el Z4 20i sDrive con el motor de 197 CV, cambio steptronic de 8 velocidades y tracción trasera. Lo primero que hemos notado es que es un coche con un comportamiento menos nervioso que el anterior Z4. Este es más neutro y va más por sitio. Es más fácil de conducir rápido y responde con inmediatez a lo que le pedimos con el volante. Es el típico coche que entra a la primera insinuación en las curvas, lo que ofrece un nivel de confianza muy alto al conductor. Además, es un coche con un nivel de confort bastante alto sin tener que suavizar en exceso las suspensiones. Estas son firmes pero no insufribles, con lo que podemos disfrutar entre curvas y hacer un viaje largo sin dejarnos las lumbares. Estamos deseando probarlo a fondo para ver de lo que es capaz.

Diseño

Interior y vida a bordo

En marcha

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA: BMW Z4 sDrive20i. Mucho más deportivo

Categoría: PortadaPruebasRoadsterSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.