Diseño

El nuevo Clase B presenta un aspecto más dinámico, ágil y ofrece al mismo tiempo mayor confort y amplitud. Cuenta con motores de hasta 190 CV que satisfacen la norma Euro 6d y estrena también el cambio de doble embrague con ocho marchas. Incorpora el nuevo sistem MBUX de realidad aumentada visto en el Clase A.

La tarea encomendada a los diseñadores era crear formas que permitieran al nuevo Clase B emanciparse por derecho propio del mundo de los minivans. El equipo de estilistas asumió este desafío y logró resolverlo con solvencia. Una batalla larga (2.729 mm) con voladizos cortos, la línea del techo ligeramente más baja y las llantas de una talla mayor que hasta ahora, de 16 a 19 pulgadas, contribuyen decisivamente a dinamizar sus proporciones. El frontal progresista relativamente bajo, con transiciones suaves desde el capó y los montantes A hasta el parabrisas, subraya la impresión general deportiva en combinación con los musculosos hombros de la carrocería.

Esto mismo puede afirmarse de los faros de baja altura, equipados de serie con tecnología LED High Performance, con un diseño específico de la luz de circulación diurna en forma de doble antorcha. Otra posibilidad para acreditar el carácter deportivo del nuevo modelo son los faros MULTIBEAM LED opcionales. Estos elementos hacen posible una adaptación rápida por vía electrónica de la luz de marcha a la situación actual del tráfico. Este equipo procedente de la gama alta celebró su estreno en el segmento de los turismos compactos con el nuevo Clase A. Con efecto inmediato subraya la calidad del diseño y aumenta la seguridad también en el nuevo Clase B.

Algunos elementos de la parte trasera acentúan la anchura del vehículo. Entre otros, las luces traseras divididas, los reflectores desplazados hacia abajo e integrados en el parachoques trasero y la sección inferior de éste en color de contraste negro, con efecto difusor y un listón cromado. El voluminoso spoiler del techo y los spoilers de color negro de alto brillo situados en los laterales de la luneta trasera mejoran las propiedades aerodinámicas y confieren al vehículo un aspecto deportivo.

El coeficiente cx del nuevo Clase B comienza con 0,24 (frente a la cota de 0,25 de su antecesor). La línea más baja del techo contribuye a reducir la superficie frontal del vehículo y mejora por tanto el flujo del aire y las cotas aerodinámicas, que se cuentan entre las mejores de su categoría. Los especialistas en aerodinámica han perfeccionado asimismo numerosos detalles para reducir el ruido aerodinámico. Las ventajas son una mayor seguridad psicofísica y la posibilidad de mantener una conversación relajada a bordo.

Gracias a la geometría mejorada de los asientos y a la línea de cintura más baja, los ocupantes disfrutan de una sensación de espaciosidad más generosa que en el modelo antecesor. El conductor ocupa una posición 90 milímetros más alta que en los modelos del Clase A, y disfruta por tanto de una excelente visión omnidireccional, a la que contribuyen asimismo los montantes del techo, de sección optimizada para no reducir la visibilidad.

Diseño

Interior y vida a bordo

En marcha

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA: Mercedes-Benz Clase B 200d 8G-DCT. Este monovolumen te va a gustar

Categoría: CompactoMonovolumenPortadaPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.