En marcha

Ya se puede elegir entre tres motores turboalimentados y más adelante llegará una cuarta opción. Todos los motores ya han sido probados con éxito en otros modelos de la marca. Todas las versiones de T-Cross son tracción delantera y disponen de un sistema automático start/stop.

  • Motores 1.0 TSI de tres cilindros: 0 TSI de 70 kW/ 95 CV (manual 5 velocidades) o 85 kW/115 CV (manual de 6 o DSG de 7 velocidades) que garantizan un desplazamiento dinámico y eficiente al mismo tiempo. El T-Cross con el motor básico de 95 CV a 5.500 rpm, presenta un par máximo de 175 Nm entre 2.000 y 3.500 rpm pasa de 0 a 100 km/h en 11,5 s y alcanza una velocidad máxima de 180 km/h y su consumo combinado es de solo 4,9 litros por 100 km (112 g/km CO2).

La siguiente versión 1.0 TSI, ofrece una potencia de 85 kW/115 CV a 5.500 rpm, y su par máximo se encuentra entre 2.000 y 3.500 rpm. Acelera de 0 a 100 km/h en 10,2 segundos (cambio manual) y la velocidad máxima es de 193 km/h. Su consumo combinado también es de 4,9 litros (112 g/km CO2). Los valores son idénticos con cambio automático y manual. Ambos motores cumplen con la norma de emisiones de gases de escape Euro 6d-TEMP. El cambio de doble embrague DSG dispone de serie de dos programas de conducción «Normal» y «Sport».

  • Motor diésel: 1.6 TDI con una potencia de 70 KW /95 CV a 2.750 rpm y su par máximo se encuentra entre 1.500 y 2.500 rpm (manual de 5 velocidades). Su consumo combinado es de solo 4,2 litros (110 g/km CO2). Su aceleración de 0 a 100 km/h se consigue en 11,9 segundos y la velocidad máxima es de 180 km/h.
  • Próximamente: Más adelante, a final de año, llegará la potente versión 1.5 TSI de 110 kW / 150 CV.

A los mandos del nuevo T-Cross de 115 CV con cambio DSG7 o cambio manual sorprende su desempeño y dinamismo. Creedme cuando os digo que este 1.0 TSI es con mucho uno de los mejores tricilíndricos de su nivel de potencia, por suavidad y desempeño a altas revoluciones. Es verdad que con el cambio DSG7 le sacamos menos rendimiento que con el cambio manual, pero por contra tenemos mayor placer de conducción en ciudad o atascos. Eso si, en puertos de montaña o carreteras reviradas, nos podemos divertir casi por igual dada la velocidad con la que cambia el DSG7 ayudado por las levas que llevamos en el volante.

El dinamismo es otra de las bazas del T-Cross. Aumenta el ancho de vías con respecto al Polo (por tener una referencia) y sumado a unas suspensiones claramente más firmes, que no duras, conseguimos que el T-Cross nos parezca más dinámico y divertido que el Polo. La sensación de agilidad es mayor en el Polo, pero la sensación de ir bien asentado en todo tipo de vías es para el T-Cross. De hecho, ahora mismo, se están fabricando más T-Cross que Polo. Los frenos y la dirección están acordes a las pretensiones y prestaciones del T-Cross de 115 CV, funcionan bien y no hay ni queja ni tacha a su desempeño.

 

Diseño

Interior y vida a bordo

En marcha

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

CONTACTO: VOLKSWAGEN T-Cross: Ciudadano y divertido

Categoría: 4x2PortadaPruebasSegmentoSUV-B
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.