Diseño

El T-Cross supone una ampliación práctica, casual y polifacética de la gama SUV de Volkswagen. Es un modelo crossover urbano con un precio asequible, amplio equipamiento de serie y gran versatilidad. Como su modelo hermano, el nuevo T-Cross también se produce en la fábrica española de Navarra. Volkswagen invertirá allí alrededor de 1.000 millones de euros para competir en el creciente segmento de los SUV compactos, que según pronostican los estudios, se duplicará en los próximos diez años. Se fabricarán versiones del T-Cross en Sudamérica y China para sus respectivos mercados.

El maletero, con el valor más grande de su categoría, comprende entre 385 y 455 litros. En un abrir y cerrar de ojos, mediante el asiento trasero abatible, el T-Cross se convierte en un vehículo de transporte con superficie de carga nivelada y hasta 1.281 litros de volumen de almacenamiento.

El T-Cross mide unos escasos 4,11 metros de longitud, con lo que se extiende 54 milímetros más que el Polo. La diferencia de altura se ve mucho más clara: Los 1.584 milímetros del T-Cross se enfrentan a los 1.558 milímetros del Polo. La batalla de 2.563 milímetros parece muy grande en comparación con la longitud exterior, lo que favorece la oferta de espacio interior. La alta posición de los asientos es típica de los SUV. El conductor y el acompañante se sientan 597 milímetros sobre la calzada; los pasajeros de la parte trasera, hasta 652, 10 cm más altos que en el Polo. De este modo se garantiza siempre una buena visibilidad desde sus 5 plazas.

La zona inferior de la parte frontal está marcada por el faro antiniebla enmarcado y la luz de marcha diurna integrada con él. La posición de los faros antiniebla y la luz de marcha diurna acentúa la altura del frontal del vehículo. Si se montan los faros LED opcionales, la luz de marcha diurna vuelve a encontrarse en su carcasa.

Las luces traseras son de tecnología LED de forma predeterminada. En los laterales del T-Cross, dos líneas de carácter horizontales y definidas refuerzan de delante hacia atrás el aspecto dinámico del SUV compacto. Conforman un hombro musculoso desde atrás y culminan en un elemento de diseño nuevo e igualmente imponente: transversalmente a lo largo de la parte trasera se extiende una banda reflectora enmarcada en un embellecedor negro que, de forma similar al frontal, representa un claro distintivo. La banda de luz acentúa la anchura del vehículo y al mismo tiempo indica presencia y vitalidad. Los grandes pasos de rueda también acentúan este aspecto imponente. El aspecto individual y desenfadado del nuevo T-Cross también se ve marcado por las ruedas de diseño dinámico. De serie equipa llantas de 16 pulgadas. Además, opcionalmente o en función del equipamiento, hay disponibles llantas de aleación de 17 y 18 pulgadas. Solo por fuera, el T-Cross ya se puede personalizar de múltiples formas: hay disponibles doce colores exteriores. La elección de llantas de colores amplía las combinaciones posibles.

Diseño

Interior y vida a bordo

En marcha

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

CONTACTO: VOLKSWAGEN T-Cross: Ciudadano y divertido

Categoría: 4x2PortadaPruebasSegmentoSUV-B
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.