En marcha

En el desarrollo del i30 Fastback N, la durabilidad y el rendimiento en circuito han sido elementos clave. Por lo tanto, los conductores pueden estar seguros de que las prestaciones del i30 Fastback N se mantendrán intactas sobre la pista durante toda el tiempo. Asimismo, los frenos se han desarrollado para durar gracias a una función adicional de refrigeración a través de las entradas de aire situadas en el paragolpes delantero. El Launch Control, con una capacidad de aceleración máxima que se puede ajustar entre las 3.600 y las 4.900 revoluciones, ayuda a lanzar el automóvil lo más rápido posible controlando el par motor. La alta rigidez de la carrocería del i30 Fastback N se ve incrementada por una barra rigidificadora trasera opcional, situada detrás de los asientos, así como por puntos de soldadura adicionales en la estructura de la carrocería.

El logotipo N simboliza una chicane, la parte de la pista en la que el i30 Fastback N logra la máxima tracción, precisión y sensación. El elegante y radical coupé de cinco puertas de Hyundai siente pasión por las curvas. El potente motor turboalimentado de 2.0 litros ofrece hasta 275 CV y 378 Nm de par (con función overboost). La excelente capacidad en curva es posible gracias al empleo del diferencial mecánico con control electrónico.Este diferencial incrementa la velocidad máxima en curvas y el nivel de diversión, desde el propio giro hasta la aceleración en mitad de la curva, que se puede anticipar mucho más. La suspensión controlada electrónicamente (ECS) ajusta aún más la respuesta en función de las necesidades durante los giros, las fases de aceleración y las frenadas. En combinación con una carrocería de gran rigidez, la velocidad en las curvas aumenta cuando se conduce en circuito. Para garantizar el máximo agarre del i30 Fastback N, equipa de serie n neumáticos Pirelli de 19 pulgadas.

Un coupé deportivo de cinco puertas único

El nuevo i30 Fastback N es un extraordinario coupé deportivo adecuado para desplazarse con elegancia durante la semana o para disfrutar del máximo rendimiento en circuito durante el fin de semana. Un elemento central de la experiencia N es el sistema Grin Control N con sus cinco modos de conducción: Eco, Normal, Sport, N y N Custom, que pueden seleccionarse mediante dos botones situados en el volante. Los diferentes modos cambian el carácter del vehículo, ajustando los parámetros del motor, los amortiguadores, el control electrónico de estabilidad (ESC), el diferencial mecánico con control electrónico, el sonido, la dirección y el sistema de ajuste de revoluciones Rev Matching. Además, el conductor puede seleccionar la función Rev Matching en el volante para aumentar las revoluciones del motor cuando se cambia de una marcha más alta a una más baja.

El Hyundai i30 Fastback N es el segundo modelo de alto rendimiento de Hyundai Motor dentro de la línea N después del gran éxito del i30 N de cinco puertas, que salió al mercado a finales de 2017. En octubre de 2018, Hyundai presentó el concepto N Option, en el salón de París que adelantaba la línea de accesorios opcionales de alta calidad con los que los propietarios de un Hyundai pueden personalizar los interiores y exteriores de sus vehículos. Con el nuevo i30 N Line, una línea de acabados que combina un diseño dinámico y mejoras en la conducción cuya llegada al mercado tuvo lugar hace unos meses, la oferta de la familia Hyundai N está y estará disponible para muchos más clientes; tanto desde la máxima apuesta que representan los i30 N de cinco puertas e i30 Fastback N, hasta la deportividad premium de la gama N Line y las nuevas posibilidades del programa de personalización N Option.

Hyundai ha desarrollado la gama N siguiendo la misma filosofía que con sus coches de competición. La ‘N’ representa dos componentes importantes: primero, el Centro de Investigación y Desarrollo de Hyundai Motor en el distrito de Namyang, en Corea del Sur, donde nació la idea, y en segundo lugar, Nürburgring, una de las pistas de carreras más desafiantes del mundo y sede del Centro de Pruebas de Hyundai, donde se perfeccionan los modelos N. El propio logotipo N simboliza una chicane, el tipo de curva donde los modelos N de alto rendimiento han sido especialmente probados y perfeccionados. Desde su inicio en 2015, la gama N se ha desempeñado al más alto nivel, compitiendo con éxito en la serie VLN de Nürburgring, las TCR International Series, el Pirelli World Challenge y una de las pruebas de resistencia más duras del continente: las 24 horas de Nürburgring. Este último año 2018, además, ha llegado a lo más alto en la Copa Mundial de Turismos (WTCR), consiguiendo tanto el título de equipos como el campeonato de pilotos con Gabriele Tarquini.

El i30 Fastback N ofrece un nuevo nivel de precisión en la dirección y aporta un gran valor al conductor: su sistema de dirección asistida por motor, asociado a la cremallera (R-MDPS), proporciona estabilidad al vehículo a altas velocidades y hace que el coche responda de manera instantánea a bajas velocidades. El sistema de asistencia a la dirección eléctrica ofrece un rendimiento muy alto y está diseñado incluso para la conducción diaria con neumáticos de competición.

La carrocería del i30 de cinco puertas estándar ya proporciona una base excelente para la rigidez general del vehículo gracias a la propia rigidez de su estructura. Gracias a un cuerpo fuerte y liviano, con un 51% de acero de ultra alta resistencia desarrollado por la propia compañía, se mejora el rendimiento dinámico y se incrementa la seguridad pasiva. Para mejorar aún más la rigidez general del automóvil, el i30 Fastback N se puede pedir con una barra rigidificadora trasera opcional, instalada detrás de los asientos traseros. Aumenta la rigidez del cuerpo en un 6% y reduce los balanceos naturales en las curvas.

La suspensión controlada electrónicamente (ECS) gestiona de manera automática la suspensión del vehículo para maximizar la comodidad y el rendimiento, teniendo en cuenta tanto las condiciones de conducción como la velocidad, la superficie de la carretera, las curvas, los requisitos de parada y la aceleración. Al controlar la fuerza de la amortiguación, la suspensión ECS mejora la marcha, el manejo y la estabilidad.

En función del estado de ánimo del conductor y de las condiciones de la carretera, el sistema Grin Control N ofrece la posibilidad de elegir entre cinco diferentes modos de conducción: Eco, Normal, Sport, N y N Custom, que se pueden activar a través de dos botones dedicados en el volante. Los diferentes modos cambian el carácter del coche, ajustando los parámetros del motor, los amortiguadores, el control electrónico de la estabilidad (ESC), el diferencial electrónico de deslizamiento limitado (E-LSD), el sonido del motor, la dirección y la función Rev matching. En el modo N Custom, los conductores pueden seleccionar los ajustes Eco, Normal, Sport y Sport+ para cada componente de alto rendimiento y así adaptar el comportamiento a las preferencias de conducción del usuario y de las propias condiciones de la carretera.

Diseño

Interior y vida a bordo

En marcha

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

CONTACTO: Hyundai i30 Fastback N. Bonito y muy rápido

Categoría: CompactoDeportivoPortadaPruebasSegmento
1

1 comment

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.