En marcha

Todos los motores de la gama del nuevo Mazda3 están homologados de acuerdo con los requisitos de los procedimientos de ensayo WLTP/RDE y conforme a la normativa de emisiones Euro 6d-TEMP.

El motor diésel limpio de la gama del nuevo Mazda3 ofrece consumos reducidos y bajas emisiones, junto con prestaciones sobresalientes. Sustituye a los motores 1.5 l. y 2.2 l. previamente utilizados en el Mazda3, y se combina con una transmisión manual de seis velocidades Skyactiv-MT. El motor 1.8 l. Skyactiv-D está equipado con un catalizador de almacenamiento de NOx (NSC) que convierte los óxidos de nitrógeno en nitrógeno inocuo. Este sistema reduce radicalmente las emisiones de NOx y ofrece un mayor respeto medioambiental, sin necesidad de aditivo Adblue. Desarrolla 116 CV a 4.000 rpm y un par máximo de 270 Nm entre 1.600 y 2.600 rpm. Combina un consumo promedio de combustible de 4,8-5,7 l/100 km con unas emisiones de CO2 de 130-151 g/km.

Utiliza una técnica de combustión rápida multietapa con piezoinyectores multiorificio de respuesta superior, que acortan el periodo de combustión y reducen la detonación. Un turbocompresor de geometría variable proporciona la sobrealimentación necesaria tanto a bajas como a altas revoluciones. Los nuevos inyectores evitan que el combustible se adhiera a la superficie de la cámara de combustión. La válvula de control de refrigerante mejora la eficiencia de calentamiento y contribuye a mejorar los consumos en la conducción real. El motor 1.8 l. Skyactiv-D se caracteriza por una elevada entrega de par a bajas revoluciones y por una sensación de aceleración potente y progresiva, que hace las delicias de los amantes de la conducción. Este motor incorpora otras tecnologías Skyactiv-D, como High-Precision DE Boost Control, Natural Sound Smoother y Natural Sound Frequency Control, que ayudan a controlar el par del motor y reducen el ruido asociado a la combustión.

Otra de las motorizaciones del nuevo Mazda3 es la versión más avanzada de la unidad de gasolina de alta eficiencia 2.0 l. Skyactiv-G, asistida por el nuevo sistema M Hybrid de Mazda. Tiene un comportamiento muy dinámico y excelentes cifras de consumo y emisiones de partículas. Este motor desarrolla 122 CV a 6.000 rpm y entrega un par máximo de 213 Nm a 4.000 rpm. Su consumo medio de combustible es de 6,0-6,7 l/100 km con unas emisiones de CO2 de 136-152 g/km. Es un motor limpio y eficiente, asociado a una transmisión manual de seis velocidades Skyactiv-MT o a un cambio automático Skyactiv-Drive de seis velocidades.

En comparación con las versiones anteriores del Mazda3, en el 2.0 l. Skyactiv-G se han introducido mejoras en las camisas de los pistones y se ha optimizado el perfil de los segmentos para reducir la fricción mecánica. El sistema de control de refrigerante mejora la gestión térmica y acelera el calentamiento del motor, lo cual reduce a su vez el consumo de combustible. Se ha refinado el sonido de la combustión. La optimización de la corona de los pistones y de la inyección multietapa ha aportado una mejora notable de la eficiencia. Los inyectores pulverizan el combustible a alta presión. Con ello se evita que se adhiera a las paredes de la cámara, con la consiguiente mejora de la combustión

En esta versión más evolucionada del motor 2.0 l. Skyactiv-G, el consumo baja reduciendo de manera virtual la cilindrada del motor, siempre que sea posible. El motor puede funcionar con dos o con cuatro cilindros, y cambia automáticamente de un modo a otro en función de las condiciones de conducción. En situaciones de carga baja —por ejemplo, cuando se circula en llano a velocidad constante—, el sistema apaga los cilindros 1 y 4. Esta medida rebaja las pérdidas de bombeo y la resistencia mecánica. La admisión de aire, la inyección de combustible y la sincronización del encendido se controlan con precisión para que las transiciones sean fluidas. A pesar del ahorro de combustible, el conductor no nota ningún cambio perceptible en el tacto del coche.

El nuevo Mazda3 será el primer modelo de producción en montar el innovador motor Skyactiv-X de Mazda. El motor utiliza un método de combustión con encendido por compresión controlado por chispa (SPCCI) desarrollado por la marca. Es la primera vez que se utiliza en un motor de gasolina y su lanzamiento está previsto a lo largo de 2019. Este propulsor ofrece una respuesta inicial superior y la economía de consumo típicas de los motores diésel, pero también la respuesta lineal a la presión del acelerador y la viveza de un gasolina. Además, utiliza el nuevo sistema M Hybrid inteligente de Mazda.

Al igual que los demás motores del Mazda3, se complementa con una transmisión manual de seis velocidades Skyactiv-MT o con una transmisión automática Skyactiv-Drive de seis velocidades. Aparte de la tracción delantera, la versión de 5 puertas con motor Skyactiv-X también estará disponible con el sistema de tracción total i-Activ.

Los modelos equipados con motores 2.0 l. Skyactiv-G y Skyactiv-X incorporan además un sistema mild hybrid de 24V que utiliza la nueva tecnología eléctrica de Mazda. Se trata de un sistema compacto y eficiente que, por un lado, minimiza el consumo de combustible y, por otro, aporta un ahorro adicional a través de la energía recuperada durante la deceleración, que se emplea para alimentar un motor eléctrico auxiliar que asiste al motor principal. Un generador reversible integrado (ISG), accionado por correa, convierte la energía cinética que se recupera durante la deceleración en energía eléctrica y la almacena en una batería de ion litio de 24 V, con 600 kJ de capacidad. Este sistema utiliza un transformador DC/DC para corregir la tensión hasta el valor necesario y la suministra a los componentes eléctricos del coche. La batería de ion litio se monta entre las ruedas, para evitar cualquier pérdida de espacio interior. Esta ubicación ayuda a optimizar la distribución del peso y contribuye a la seguridad en caso de colisión. Adicionalmente, el sistema M Hybrid de Mazda permite parar el motor en modo i-Stop durante más tiempo, con el consiguiente efecto positivo en el consumo.

La suspensión del nuevo Mazda3 está diseñada para atenuar a largo plazo la transmisión de fuerza a la masa suspendida. Se sigue utilizando una versión más evolucionada de la suspensión delantera tipo MacPherson y una novedosa configuración trasera de eje semitorsional.

Concretamente, se han adoptado casquillos con una nueva estructura interna esférica, que hace que la suspensión responda a los estímulos moviéndose adecuadamente en la dirección deseada. Adicionalmente, se ha acortado la distancia entre los casquillos del brazo inferior delantero y las rótulas exteriores, para incrementar la rigidez longitudinal en respuesta a las fuerzas laterales. Como resultado de esta novedad se suprimen los movimientos de adelante atrás y se favorece una transmisión de la tracción más rápida y sin retardo. La geometría de la suspensión tampoco ha escapado a los cambios: se ha reducido la cantidad de cambio de dirección en relación con la carrera de la suspensión, con el fin de que el movimiento resulte más lineal en las curvas. El eje semitorsional trasero tiene ahora una nueva estructura, con diámetros distintos en el centro y en las secciones exteriores. Esta modificación incrementa la rigidez de los puntos de anclaje de los neumáticos traseros y mejora la respuesta del vehículo.

Lo ideal es que los frenos reaccionen al instante cuando el conductor pisa el pedal, y que la fuerza de frenado se aplique con suavidad y proporcionalmente. Del mismo modo, la fuerza de frenado debe liberarse con fluidez cuando el conductor levanta el pie del pedal. Cuando se consigue este comportamiento, los ocupantes del habitáculo pueden maximizar su capacidad innata para mantener el equilibrio, y la experiencia de conducción es más placentera.

Diseño

Interior y vida a bordo

En marcha

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

CONTACTO: Mazda3 2019. Diseñado para ser el mejor

Categoría: Berlina mediaCompactoPortadaPruebasSegmento
2

2 comments

  • Hola!!
    El mazda 3 es un coche del que llevo un tiempo detrás de él, me gusta su línea, me encanta su interior, el tacto de su caja de cambios y la filosofía de mazda respecto a montar motores de media cilindrada y cuatro cilindros (distinta a otros fabricantes que montan motores de baja cilindrada, tres cilindros,…), dirección rápida y precisa, etc.
    Hay dos aspectos de este nuevo mazda 3 de los que me gustaría comentar contigo: – uno es el cambio en la suspensión trasera, en la del modelo anterior, la suspensión en ambas ruedas traseras era independiente ( multibrazo). Un punto que me ha atraído del mazda 3 es su buena puesta a punto chasis/basculante, de reacciones muy controlables, donde esa suspensión trasera jugaba un papel importante. En pruebas donde sometían al coche a cambios de dirección muy rápidos y con agua en el asfalto, apenas derribaba conos.
    En el nuevo modelo, han cambiado el sistema de suspensión trasera por otro que entiendo que no llega a ese nivel en cuanto a la forma de reaccionar el coche en esas situaciones algo «extremas»; es así? corrígeme Antonio, por favor, si en algo de lo anterior no estoy en lo cierto o puedes completar sobre ese aspecto. O hay que llevar al coche a una situación demasiado «extrema» para que esa suspensión trasera independiente resalte?
    Otra pregunta es sobre el motor, ves algo pobre en bajos al motor de 120cv (por irme al superior). Muchas gracias

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.