Nissan ha presentado el nuevo prototipo IMQ, toda una demostración de tecnología y diseño avanzados que señalan el camino a seguir para la próxima generación de crossovers y cuenta con un sistema motriz híbrido e-POWER de nueva generación que ofrece una potencia total de 250 kW y 700 Nm de par.

Esta potencia se transmite mediante un nuevo sistema de tracción total multi-motor que garantiza un control preciso e independiente de cada rueda. Esta combinación de e‑POWER y tracción total resulta ideal en condiciones de poco agarre, como pueden ser las carreteras alpinas nevadas a las afueras de Ginebra.

Además, el IMQ ofrece algunas pistas más sobre la visión tecnológica de Nissan. Está equipado con un prototipo avanzado del sistema Nissan ProPILOT de ayuda a la conducción que ofrece capacidades mejoradas de conducción autónoma. Este modelo también incorpora la tecnología Invisible-to-Visible de la marca japonesa, presentada en enero de 2019 en la feria CES.

Diseño exterior e interior

Las dimensiones del IMQ lo sitúan en el centro del segmento C europeo de crossovers. Cuenta con un diseño limpio y sencillo donde exterior e interior se combinan en uno solo. Esta unión resulta evidente en las líneas del invernadero, diseñado para transmitir la sensación de una única superficie continua. El IMQ marca el camino que está adoptando el lenguaje de diseño Nissan. Está basado en el distintivo Nissan, integrado en la parrilla delantera V-motion. La parrilla conecta verticalmente con el capó y horizontalmente con el parachoques delantero para generar las marcadas esquinas de los contornos exteriores. El capó cuenta con unas líneas cromadas en el punto donde el parachoques se eleva desde los pasos de rueda y se une a la sección central.

En la parte trasera, una línea vertical desciende desde los pilotos traseros y separa el aire que fluye por el lateral, contribuyendo así al rendimiento aerodinámico del vehículo. En la parte superior, queda integrado en una nueva interpretación del diseño de «boomerang» de los pilotos traseros. El portón trasero de una sola pieza se introduce bajo el parachoques trasero para reproducir el mismo diseño del capó. Al observar el vehículo de cerca, descubrimos gran cantidad de crestas tridimensionales en las zonas inferiores más oscuras del exterior. Estas elaboradas capas, denominadas lamelas, evocan el diseño tradicional japonés y están presentes por todo el coche.

El exterior se completa con llantas de aleación de 22 pulgadas con neumáticos Bridgestone Connect a medida. Estos neumáticos «inteligentes» transmiten información al conductor a través de la interfaz gráfica de usuario. La información transmitida incluye la carga, la presión, la temperatura, el nivel de agarre, el desgaste y el estado de los neumáticos. Esta función ayuda al IMQ a calibrar automáticamente sus sistemas integrados de control de manera que funcionen óptimamente.

La combinación de temas de diseño japoneses y tecnología contemporánea también está presente en el interior. Las puertas del IMQ tienen las bisagras en el borde exterior y dan paso a un interior futurista y espacioso que incluye cuatro asientos individuales que se elevan majestuosamente del suelo cubierto de lamelas. Esta característica conecta visualmente con el exterior. El característico panel de instrumentos con forma de «ala planeadora» domina la parte frontal del habitáculo, que cuenta además con una consola central que surge de debajo del panel y se extiende entre los asientos delanteros hasta la parte trasera.

Todos los asientos cuentan con acabado en tejido 3D bi-tono, cortado con láser en un patrón geométrico inspirado en el arte de la carpintería kumiko japonesa. Este patrón se repite en el panel de instrumentos, la tapicería de las puertas y el separador, pero también en el precioso acabado metálico del respaldo de los asientos. Las lamelas también se han integrado en el suelo y en la parte superior del respaldo de los asientos.

Control futurista para la conducción

Todos los elementos del interior del IMQ están pensados para el conductor. Prueba de ello es la interfaz gráfica de usuario, presidida por una pantalla de 840 mm integrada en el panel de instrumentos. Cuando se apaga se vuelve totalmente negra, igual que un smartphone, pero cuando se enciende ofrece información sobre el estado del sistema e‑POWER y sobre el vehículo. Detrás de esta pantalla, las lamelas negras presentes en todo el coche también son perfectamente visibles.

El IMQ también cuenta con una pantalla secundaria más pequeña situada encima de la consola central para el Asistente Personal Virtual de este prototipo. Esta prestación mejora la experiencia de conducción porque permite controlar algunas funciones del vehículo como la navegación, en respuesta a las órdenes del conductor. El volante tiene forma ergonómica para mayor relax del conductor y para maximizar la visibilidad del panel de instrumentos. También incorpora un avanzado sistema de levas para cambiar de marcha.

Exhibición de tecnología

El IMQ está equipado con la tecnología Invisible-to-Visible (I2V) de Nissan, una interfaz 3D con la que el «mundo real» se combina con el virtual. Esta tecnología I2V desarrollada por Nissan permite a los ocupantes del vehículo ver lo que de otra forma resultaría invisible, por lo que aporta confianza y emoción a la experiencia de conducción. Esta oportunidad de «ver lo invisible» es posible gracias a la tecnología Omni-Sensing de Nissan, que conecta el IMQ a la información real del interior y el exterior del vehículo, y la combina con información del mundo virtual, que aparece ante el conductor y los pasajeros para ofrecer una fantástica experiencia de realidad combinada.

Este sistema permite al conductor ver detrás de las esquinas, consultar información precisa sobre atascos de tráfico (incluyendo las causas) y calcular rutas alternativas para conseguir un trayecto tranquilo. El conductor incluso puede disfrutar de la compañía de un pasajero virtual gracias a un avatar 3D de realidad aumentada que se proyecta dentro del coche. El IMQ también refleja el compromiso de la marca con el futuro autónomo, tal como establece la visión de la Movilidad Inteligente Nissan. El coche está equipado con un prototipo avanzado del sistema ProPILOT de ayuda a la conducción que asiste al conductor al circular por calles y autopistas urbanas. Este sistema está formado por una serie de sensores, radares y cámaras avanzados situados por todo el coche y que pueden interpretar las señales de la carretera, de tráfico e informativas para conseguir una conducción suave y segura.

 

Longitud total4558 mm
Altura1560 mm
Anchura1940 mm
NeumáticosBridgestone Connect personalizados de 22 pulgadas
Motorizacióne-POWER con motor de gasolina turbo de 1,5 litros y tracción total multi-motor
Potencia250 kW y 700 Nm de par

 

GALERIA

 

 

 

NISSAN IMQ, el diseño manda

Categoría: HíbridoHíbrido Plug-inNovedadesSalones del AutomovilSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.