Kia Motors ha desvelado hoy su nuevo concept car eléctrico, “Imagine by Kia”, en el Salón Internacional de Ginebra 2019. Es el primer turismo eléctrico de cuatro puertas de la compañía. A diferencia del e-Niro, cuya arquitectura es la existente del Niro de propulsión híbrida, “Imagine by Kia” tiene una batería que se puede cargar por inducción. Está situada en una posición muy baja y alimenta a un grupo propulsor compacto.

Intencionadamente diseñado para no encajar dentro de las categorías preestablecidas de la industria, “Imagine by Kia” reúne de forma coherente elementos de un poderoso SUV, de una berlina afinada y atlética, y de un crossover espacioso y versátil. «Tiene el tamaño de un coche grande del segmento C, una categoría de vehículos muy difundida en Europa, pero lo único que mantiene son los valores de la marca Kia» explica Guillaume. «Posee un aire familiar aunque se trata de algo completamente nuevo. Lo considero un rompedor de esquemas y un disruptor porque es reconocible y comprensible pero, al mismo tiempo, nuevo y progresista».

Reinterpretando inteligentemente la icónica parrilla “tiger nose” de Kia, Imagine by Kia presenta una destacada y nueva “tiger mask” iluminada que enmarca los grupos ópticos de LED. Separados por unos “parpados” horizontales, las luces cortas y largas están alojadas tras una sola lámina de cristal acrílico, creando el efecto de una mirada penetrante que flota libremente sobre un soporte visible. Esta llamativa “tiger mask” crea un motivo luminoso reconocible y distintivo, que instantáneamente lo identifica como un Kia del Siglo XXI.

«La inspiración para la “tiger mask” fue crear la sensación y el aspecto de unos faros que están suspendidos tras un bloque de cristal transparente» explica Guillaume. «Esta identificable firma luminosa potencialmente se podría desarrollar como un elemento de diseño unificador para toda la gama de futuros vehículos eléctricos de Kia». Esta aproximación humana en el diseño se puede apreciar en los segmentos que adornan el faldón delantero y los flancos. Cada una de esas ondulaciones tiene una longitud distinta y está posicionada en un ángulo diferente con relación a las adyacentes, por lo que la luz cae sobre los flancos del coche crea constantemente la impresión de movimiento.

«Hay una gran sensación de tersura y pureza en las láminas de metal tensamente trazadas y en el nítido pliegue de la línea de hombros que recorre todo el coche. Quería introducir un elemento que crease un efecto ondulante en el metal, parecido a ondas que podrías ver al tirar una piedra en un lago de montaña completamente inmóvil», dice Guillaume. El trabajo de pintura es otro ejemplo de calidez y accesibilidad. Seis capas de pintura plateada con efecto cromo, aplicadas a mano, están cubiertas con un tinte bronce que le confiere una imagen cálida e invita a tocarlo. Altamente sensible a los cambios de luz ambiente, su profundidad y su brillo realzan aún más las curvas y los contornos de este prototipo.

Se utiliza una sola lámina de vidrio para el parabrisas y para el techo, que fluye desde la base de los pilares Por encima del habitáculo para crear un gran lucernario, antes de tomar forma de doble burbuja sobre los pasajeros de las plazas traseras. La inclinación de su elevada línea de hombros y la fina superficie acristalada lateral está aún más realzada por un nítido trazo dinámico iluminado que conduce la mirada desde el pilar A hasta el C, para acabar en los intermitentes laterales integrados.

Los intermitentes delanteros, en una posición elevada sobre el agudo borde del capó, presentan unos elementos iluminados brillantes que parecen flotar sobre aletas de cristal acrílico claro. Los pilotos traseros son igualmente atractivos. Los intermitentes están ubicados dentro de túneles profundos para crear un efecto tridimensional, con luces que se extienden hacia afuera a medida que aumentan de tamaño. Las luces de freno, líneas luminosas horizontales y envolventes, crean una conexión visual con el Kia Stinger. El juego de luces desempeña un papel fundamental para destacar el carácter amigable y accesible de este concept car. «El emblema de Kia enrasado con la superficie en la parte frontal se ilumina y aumenta de brillo cuando el conductor se aproxima al coche, seguido
por la iluminación de la tiger mask, un gesto de bienvenida para el conductor al empezar el viaje» explica Guillaume.

Incluso las ruedas contribuyen a la relación visual que tiene el coche con el movimiento de la luz. Cada una de las llantas de aleación de 22 pulgadas tiene cuatro inserciones enrasadas de cristal acrílico, pulida en la parte frontal y con ángulos en corte de diamante en la posterior. Cuando las ruedas se mueven, reflejan y refractan la luz casi como lo haría un diamante tallado. Las propias llantas están dotadas con Goodyear 255/35 R22 Intelligrip EV, neumáticos experimentales desarrollados específicamente para este prototipo*.

Guillaume y su equipo también ha centrado una gran parte de su atención en la aerodinámica del vehículo, para asegurar que se desliza entre el aire lo más limpiamente posible, lo que reduce la turbulencia y aumenta la autonomía. «El faldón aerodinámico delantero; la forma en que el capó de dos niveles canaliza el aire desde la parte frontal hacia arriba hacia el parabrisas y el techo; el pilar C doble que crea un spoiler aerodinámico; los bajos completamente carenados; las “wingcams” que esquivan el viento y el borde de salida con fuertes contornos alrededor de la zaga incrementan la
eficiencia aerodinámica, reducen la turbulencia y la resistencia al avance», explica Guillaume.

«Queríamos una mirada centelleante en el interior, llena de toques sorprendentes y exquisitos que diviertan, seduzcan y atraigan igualmente al conductor y al pasajeros», explica Ralph Kluge, director general de diseño interior en Kia Motors Europa. La disposición del sistema de propulsión crea una arquitectura del chasis netamente diferente a la de los vehículos impulsados por motores de combustión interna. Es una disposición que Guillaume y su equipo han aprovechado al máximo para maximizar el espacio del habitáculo y crear un interior diáfano y amplio, también con un irónico sentido del humor.

Hasta 21 pantallas individuales de alta resolución están dispuestas en curva y sincronizadas a lo largo de la parte superior del salpicadero, de forma informal y coordinada. Solo es precisa una ojeada para entender lo que Kluge quiere decir: «Estos 21 monitores increíblemente finos son una respuesta humorística e irreverente a la competición que hay actualmente entre algunos fabricantes de automóviles para ver quién produce el automóvil con la pantalla más grande».

Puede que formen un impresionante rasgo escultural que combina perfectamente con los motivos de diseño exterior, ondulante y reflector de la luz, pero este panel de imagen también es altamente funcional. Crea efectivamente un sola pantalla unificada desde la perspectiva del conductor, sin el cada vez mayor volumen y rigidez de monitores en el coche, una fresca e ingeniosa aproximación a cómo apartarse de las pantallas fijas tradicionales.

«Es un pantalla envolvente que proporciona información del climatizador, la navegación a vista de pájaro y los sistemas de propulsión y entretenimiento. Los monitores también reproducen imágenes de una serie de prototipos de Kia de años anteriores para crear un vínculo emocional entre pasado presente y futuro», dice Kluge. «Con esta fascinante combinación de arte e información evocamos recuerdos de nuestro pasado en un coche que mira directamente hacia el futuro». La sensación desenfadada del habitáculo está realzada por el llamativo diseño de ondas en los cuatro asientos con tapicería de cuero y seda. «Queríamos crear una polaridad en la forma de apreciar y sentir los asientos. Sus carcasas en corte de diamante parecen finas y ligeras, pero en realidad son increíblemente fuertes y robustas» añade Kluge, «y, cuando te sientas en ellos, descubres que son muy confortables y acogedores».

La atmósfera diáfana del interior está resaltada por la consola central flotante que, como un ala, parece levitar independientemente sobre un suelo bajo y plano. Las puertas, con las traseras articuladas en su parte posterior para mejorar el acceso, están revestidas con un tejido metalizado y cuero, dividiendo visualmente el habitáculo en niveles inferior y superior. «El objetivo era crear un interior que se sintiera despejado, más que desmembrado» dice Kluge. «Está aproximación también está reflejada en la textura tallada en el volante y los pedales, que se retraen cuando el vehículo está parado». La versatilidad de la arquitectura completamente eléctrica no solo ha hecho posible que el equipo de diseño de Kia cree este interior abierto y espacioso para los pasajeros, también
para su equipaje. “Imagine by Kia” destaca por sus dos voluminosos espacios de carga: un “baúl” delantero y la tradicional área de carga trasera, a la que se accede a través de una tapa de cristal.

GALERIA

«Imagine by KIA» Concept, el crossover eléctrico de KIA

Categoría: CrossoverEléctricoNovedadesSalones del Automovil
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.