Alpine A110

Jean Rédélé creó Alpine como una marca de deportivos basada en las populares mecánicas Renault. Este modelo aportaba un chasis ligero, un bastidor deportivo y una aerodinámica carrocería de fibra de vidrio. Sus A106 (basado en el R4/4) y A108 (Dauphine) gestaron el A110 (con base R8), la famosa «berlinette», considerada como el mejor coche de rallyes de los años ’60. Pese a su motor colgado tras el eje trasero, su baja altura y su desmesurada anchura le permitieron imponerse en todo tipo de terrenos. Ganó el Monte-Carlo en dos ocasiones: 1971, con Ove Anderson al volante; y 1973, con Jean-Claude Andruet. Ese mismo año la marca ganó también el Campeonato del Mundo de Rallyes. Los A110 de competición comenzaron con motores de 1.100 cc y acabaron con 1.800 de cilindrada a principios de los ’70. Sus aletines y sus ruedas triplicaron su anchura y la potencia ascendió de menos de 100 a más de 200 CV. Las suspensiones le permitían ajustarse a cualquier terreno: los pedregales del Acrópolis, las zanjas del Safari, el asfalto de Córcega o la nieve de Suecia. Siempre es un placer conducirlo a ras de suelo y por ello son tantos los que se inscriben cada año en el Monte-Carlo Histórico.
Fuente: Newspress

10 coches míticos del Rallye de Montecarlo

Categoría: Galería de motor
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.