Interior y vida a bordo

En el interior, el diseño liviano y minimalista del A110 se une a un puesto de conducción envolvente y confortable. La alta calidad de los materiales -piel plena flor de grano natural, elementos estructurales de aluminio, fibra de carbono- garantiza al conductor y al pasajero una experiencia de lo más placentera a bordo del A110.

La ligereza del A110 unida al sistema de suspensión de dobles triángulos delanteros y traseros proporciona rendimiento y gran confort de conducción a diario. Subirse y salir del A110 resulta muy fácil gracias al diseño pensado para el uso diario. A bordo, el espacio disponible hace que tanto el conductor como el pasajero se sientan cómodos, independientemente de su tamaño. En resumen, el A110 es tan cómodo en conducción diaria como en la pista.

Una vez en marcha, sorprende que el nuevo Alpine A110 no se comporte como un deportivo durísimo de suspensiones. En ciudad es ágil, muy manejable. Ayuda mucho que las suspensiones sean firmes, aunque filtren correctamente la irregularidades del asfalto, y lo hagan sin sacudirnos a pesar de no tener amortiguación controlada electrónicamente. Creo que el tarado de las suspensiones es sencillamente perfecto.

El mayor problema para acceder y salir del habitáculo es la altura disponible. Para los más altos es una tarea complicada, pero sin exagerar. En el interior, el espacio es limitado aunque suficiente para los dos ocupantes. Sorprende la cota de altura disponible, mejor que muchos deportivos más caros y afamados. Para el día a día cuenta con soluciones ingeniosas que optimizan el espacio, como los botones del cambio en vez de un mando o los huecos donde podremos poner un teléfono móvil o cargándolo en la bahía inalámbrica justo debajo de la consola, junto a los conectores multimedia.

Con todo ello se puede decir que el puesto de conducción está muy bien resuelto y que cuenta con detalles que nos dicen a las claras qué tipo de coche es. La postura de conducción es muy deportiva, casi con las piernas completamente estiradas (para mi que mido 1,88 cm) y con unos asientos que no son insufribles, como pudiera parecer en un principio.

Diseño

Interior y vida a bordo

En marcha

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA: ALPINE A110, el retorno del hijo pródigo

Categoría: CoupéDeportivoPortadaPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.