Diseño

EL A110 posee un fondo plano integral y un difusor funcional. Estas opciones técnicas están inspiradas en el mundo de la competición y guiadas por la voluntad de preservar la fluidez de líneas típicas de Alpine.

El difusor dotado de aletas genera una zona de baja presión que asienta el coche cuando el bastidor reduce el arrastre. Esto hace que el A110 sea el único en su categoría en alcanzar una velocidad punta de 250 km/h, sin necesidad de alerón.

Las entradas de aire del paragolpes delantero crean cortinas de aire que limitan el efecto de vórtice. Estas aperturas mejoran el flujo de aire alrededor de las ruedas delanteras, por lo que se reduce el arrastre. Con un valor de Cx de 0,32, el A110 está entre los mejores del mercado.

El A110 combina un diseño, materiales y tecnologías modernos con los principios de diseño del «Berlinette»: ligereza, compacidad, fluidez de las líneas. En la parte delantera, las cuatro luces de día de LED independientes y el morro con nervadura central recuerdan claramente el ADN de Alpine.

El perfil lateral es una clara muestra de la eficiencia del diseño: la carrocería se ciñe alrededor de las partes técnicas para minimizar la huella en el suelo y maximizar el rendimiento. En la parte trasera, las luces LED compactas con forma de ‘X’ con intermitentes dinámicos otorgan un look moderno al vehículo mientras que la luneta trasera envolvente nos recuerda a los primeros Alpine.

Diseño

Interior y vida a bordo

En marcha

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA: ALPINE A110, el retorno del hijo pródigo

Categoría: CoupéDeportivoPortadaPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.