Acabados y equipamiento

El Velar dispone de una amplia gama de avanzados sistemas de asistencia al conductor, que se ofrecen como equipamiento de serie o pueden añadirse como opciones.

Una de las tecnologías más destacadas es el Frenado de Emergencia Autónomo (AEB). Dentro del parabrisas, una cámara estereoscópica orientada hacia delante supervisa el camino que se extiende frente al vehículo: si el sistema AEB determina que es inminente una colisión con un peatón u otro vehículo, se activa el freno completo para evitar el choque o atenuar los efectos. El conductor también recibe advertencias visuales y acústicas antes de que el vehículo empiece a frenar.

La cámara estereoscópica también se utiliza para las funciones Aviso de cambio involuntario de carril (LDW) y Asistente de mantenimiento de Carril (LKA). Al controlar las marcas viales de la carretera y el uso que hace el conductor de los intermitentes, estos sistemas pueden ayudar a evitar que el vehículo se salga de su carril: LDW emite una alerta mediante la vibración del volante, mientras que LKA va más allá y gira levemente el volante en dirección contraria para mantener al vehículo en su carril.

El Monitor del Estado del Conductor mide las acciones de dirección, aceleración y frenado al tiempo que analiza los cambios de carril y el uso que hace el conductor de los intermitentes. Si los algoritmos del sistema determinan que el conductor sufre somnolencia, aparece el dibujo de una taza de café en el salpicadero para animarle a tomarse un descanso. En este supuesto, los datos para identificar la somnolencia podrían ser períodos de actividad nula de dirección, seguidos de maniobras repentinas o bruscas.

El Reconocimiento de Señales de Tráfico (TSR) se vale de la cámara estereoscópica para interpretar las señales de límite de velocidad, que luego se muestran en el salpicadero y en el HUD (si forma parte del equipamiento). El TSR adapta de forma inteligente la velocidad a los límites temporales debidos a la obras en la carretera, a los límites inferiores que se aplican en determinados países cuando llueve y a los límites específicos cuando el vehículo lleva remolque.

El Detector de Tráfico Marcha Atrás utiliza un radar para controlar el tráfico que se aproxima por ambos lados del vehículo durante una maniobra de marcha atrás. En los retrovisores exteriores aparece una advertencia naranja que avisa al conductor de cualquier peligro potencial.

El Control de Crucero Adaptativo (ACC) con Queue Assist y Frenado de Emergencia Inteligente reduce la carga de trabajo del conductor cuando circula por la autovía o en situaciones de tráfico denso. El ACC mantiene la velocidad de crucero definida o la distancia entre vehículos que seleccione el conductor si la velocidad del vehículo que va delante es inferior. Esta tecnología garantiza que el coche se parará totalmente cuando lo haga el vehículo que va delante. Si el conductor pisa el acelerador, el Velar arranca el motor y sigue al vehículo de delante hasta alcanzar la velocidad definida, cuando lo permitan las condiciones. Si el sistema detecta que es posible chocar frontalmente con otro vehículo, muestra una alerta que avisa al conductor de que debe frenar. Si el conductor no reacciona, el sistema frena para reducir la gravedad del impacto potencial.

La asistencia en el aparcamiento 360° facilita las maniobras en los espacios estrechos. Las cámaras situadas alrededor del coche se activan automáticamente cuando está seleccionada la marcha atrás, o puede habilitarse de forma manual. Entonces, un gráfico aparece en la pantalla táctil y muestra la vista cenital del vehículo. La proximidad a los obstáculos se advierte en la pantalla y a través de alertas acústicas.

El Park Assist identifica los espacios de estacionamiento adecuados en paralelo y en batería mediante un sensor ultrasónico y avisa al conductor con un mensaje en el salpicadero. Cuando el conductor acepta el lugar de estacionamiento, el asistente maneja el vehículo de forma autónoma tanto al entrar como, en el caso del estacionamiento en paralelo, al salir del mismo. Mientras tanto, el conductor solo tiene que controlar el acelerador y el freno, así como seleccionar la marcha.

Configurable Dynamics: una experiencia de conducción personalizada

Equipamiento de serie en las versiones First Edition y disponible como opcional en toda la gama, Configurable Dynamics permite al conductor personalizar a su gusto los ajustes del vehículo en la pantalla táctil. La configuración predeterminada del modo de conducción dinámica aumenta la respuesta del acelerador, los cambios de marcha anticipan un estilo de conducción más deportivo, la suspensión se vuelve más rígida y la dirección asistida se minimiza para que el conductor pueda implicarse más. Configurable Dynamics permite ajustar cada parámetro de forma individual; por ejemplo, la mayor respuesta del acelerador puede combinarse con el ajuste predeterminado de suspensión.

En la pantalla táctil se visualiza información específica, como la fuerza G, el cronómetro y la activación del acelerador, que ayuda a los entusiastas a sacar el máximo partido de su experiencia de conducción.

Dirección Asistida Eléctrica: respuesta y eficiencia

El sistema de dirección asistida eléctrica (EPAS) del Velar se ha desarrollado para conseguir niveles excepcionales de respuesta, precisión y experiencia. Una fricción optimizada y los algoritmos de compensación de la inercia garantizan que las respuestas de la dirección sean totalmente intuitivas. Por su parte, el sistema de retorno activo crea un efecto natural de centrado de la dirección mientras el volante vuelve a la posición recta. El sistema de relación variable también garantiza que la respuesta aumente cuanto más se gire el volante.

La EPAS mejora la eficiencia y la experiencia de conducción: solo usa energía cuando se gira el volante, así que puede reducir el consumo de combustible hasta un 3% en el ciclo combinado europeo, si se compara con los sistemas hidráulicos.

El sistema de Control de Reparto de Par en Curva mediante el Frenado (TVB) está incluido como equipamiento de serie en todos los modelos y aumenta la agilidad todavía más. Si el sistema detecta la aparición del subviraje al entrar en una curva, puede iniciar el frenado suave de las ruedas interiores (en especial, de las ruedas interiores traseras) para ayudar al conductor a mantener la trayectoria ideal en toda la curva. El TVB también resulta útil a velocidades reducidas, cuando se circula por superficies resbaladizas como el barro o la nieve.

Sistema de tracción a las cuatro ruedas y tecnologías de tracción

El Velar incluye una amplia gama de tecnologías avanzadas para conseguir un comportamiento y una agilidad sin igual en carretera, así como una capacidad todoterreno líder en su clase.

Cabe destacar el sistema inteligente y eficiente de tracción a las cuatro ruedas (AWD) con par bajo demanda, que ofrece una distribución de par óptima que se adapta a las condiciones, ya sea para conducir de forma dinámica en carreteras de asfalto o iniciar la marcha sobre el resbaladizo hielo.

El sistema se ha creado en torno a una caja de transfer de una velocidad que incluye un embrague húmedo multidisco y transmisión de cadena para el eje delantero. Diseñada para ser compacta y silenciosa en funcionamiento, la principal ventaja de la caja de transfer es su velocidad: según las condiciones puede cambiar de sesgo trasero 100% a bloqueo total en solo 165 milisegundos, mientras que la transferencia de par al eje delantero puede lograrse en solo 100 milisegundos. Estos datos demuestran la increíble respuesta del sistema de tracción a las cuatro ruedas, que ofrece un rendimiento excepcional sean cuales sean las condiciones.

PRUEBA: RANGE ROVER VELAR. Pisando fuerte

Categoría: 4x4PortadaPruebasSegmentoSUV
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.