En marcha

Cuando sea lanzado en noviembre de este año, el X5 2018 contará con tres variantes de motor: por un lado tenemos una mecánica gasolina de 6 cilindros en línea con una potencia de 340 CV (BMW X5 xDrive40i). Las dos opciones restantes se componen de dos diésel de 6 cilindros en línea con 265 (X5 xDrive30d) o 400 CV de potencia (X5 M50d). Todas estas opciones irán asociadas a una caja de cambios automática Steptronic de 8 velocidades y a la tracción total xDrive.

El nuevo X5 2018 será el primer modelo en tener el paquete Offroad opcional, que cuenta con suspensión neumática de dos ejes, protecciones en la parte delantera y trasera, además de pantallas específicas en la instrumentación y la pantalla de control. Elección de cuatro modos de conducción disponibles con solo tocar un botón. La altura del conjunto y las respuestas de los sistemas BMW xDrive, DSC, caja de cambios y de la gestión del acelerador, se ajustan para disponer de una configuración óptima en conducción sobre arena, rocas, grava o nieve.

Pero también se podrá disfrutar en la carretera gracias su control dinámico de la suspensión con amortiguadores controlados electrónicamente, de serie. Nuevos sistemas de chasis disponibles por primera vez en un modelo BMW X: suspensión neumática de dos ejes que ofrece un ajuste de la altura del vehículo de hasta 80 milímetros. Dirección Activa Integral, Suspensión Adaptativa M Profesional con estabilización activa antivuelco.

Hemos probado brevemente el 30d y el M50d. Las diferencias en cuanto a prestaciones son grandes, pero no tanto si nos atenemos al uso habitual de un conductor tipo de esta categoría de vehículos. El 30d con 265 CV es más que suficiente para mover el X5, incluso lo convierte en un vehículo rápido. Más que suficiente para el 90% de los mortales. El M50d es mucho más de todo, a nivel de chasis, suspensiones, dirección, motor… Pero no tengo tan claro que la diferencia de precio merezca la pena. Pero como os podéis imaginar, me iría a por el más grande. Sin embargo la duda está, viendo los precios, entre el 30d y el 40i. Mucho más barato este último, con el motor del M2 (340 CV) aunque seguro que con consumos más altos. Yo no tendría dudas….

Dinámicamente parece que esta generación de X5 es mucho mejor que el anterior. Más asentado y con un tacto de la dirección más directo, ofrece una experiencia más agradable sobre todo en carreteras secundarias. Pero es fuera de la carretera donde el X5 ha mejorado ostensiblemente. Hemos realizado un recorrido en un circuito de arena y hemos alucinado literalmente con la capacidad de adherencia del X5. Usando los nuevos modos de conducción off road, más en concreto el modo X Sand y desconectando el control de tracción, el X5 es una gozada. Agarra muchísimo con neumáticos de verano, pero lo mejor es como deja deslizar el eje trasero para colocarlo de curva a curva. Espectacular…

Diseño

Interior y vida a bordo

En marcha

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

CONTACTO: BMW X5 2019. Mejorando lo presente

Categoría: 4x4PortadaPruebasSegmentoSUV
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.