Llega la renovación del KIA Sportage y lo hace de forma muy acertada. Ahora ofrece más tecnología, un equipamiento mayor y un dinamismo en marcha muy mejorado. Está disponible con motores diésel y gasolina entre 115 y 185 CV, cajas de cambios manual de 6 velocidades, automática de 7 con doble embrague y de 8 con convertidor de par. Puede tener tracción delantera o total AWD y está disponible con un precio desde 18.855 euros. ¡Empezamos!

 

Diseño, cambiar lo justo para mejorar

El diseño de la cuarta generación del Sportage lo dirigió el centro de diseño europeo de Kia en Fráncfort, Alemania, con aportaciones de los centros de diseño de la compañía en Namyang, Corea, e Irvine, California. Para 2018, los tres centros han modernizado la imagen del Sportage, que presenta una serie de actualizaciones en su imagen exterior. Los cambios también afectan a las versiones GT Line, dotadas con varias actualizaciones que las diferencian de las otras versiones.

El paragolpes delantero tiene una nueva imagen, con un alojamiento distinto para los faros antiniebla e inserciones desde esos faros hasta la toma de aire inferior, con un acabado brillante negro o cromado. El Sportage se ofrecerá con una versión evolucionada de la parrilla “tiger-nose”, con un marco negro mate o brillante. Unos nuevos grupos ópticos tipo LED con luces diurnas de LED de cuatro puntos y faros antiniebla rediseñados proporcionarán la máxima visibilidad, realzan la firma luminosa de este SUV y le dan una imagen más moderna.

En la parte trasera, la fina combinación de luces mantiene su disposición horizontal, con un diseño renovado. Las luces de marcha atrás y los reflectores estarán integrados en el nuevo paragolpes. Esta versión actualizada está disponible con una gama de diseños de llantas de aleación de 16, 17 o 19 pulgadas. El modelo contará con cinco nuevos acabados de pintura. Los cambios en el GT Line incluyen una nueva parrilla negra brillante con faldones en color plateado, e inserciones cromadas en el paragolpes delantero, molduras laterales, y el portón trasero. Las llantas de 19” exclusivas del GT Line tienen un diseño nuevo y todas las versiones T-GDi están equipadas con un difusor trasero que integra dos salidas de escape  y pilotos de niebla de tipo “cubo de hielo” con un diseño actualizado.

El coeficiente aerodinámico Cx de 0,33 no varía con los cambios en el diseño exterior. Tampoco sus dimensiones: 4.485 mm de longitud, 1.855 mm de anchura y 1.635 mm de altura, con una distancia entre ejes de 2.670 mm. La versión GT Line es 10 mm más larga, hasta 4.495 mm, debido a su paragolpes específico. Aunque la disposición general del habitáculo se mantiene, hay una serie de pequeños cambios que realzan aún más la sensación de modernidad. El nuevo modelo está equipado con un nuevo volante y un salpicadero rediseñado. Las versiones GT Line incorporan de serie asientos negros con costuras rojas. También se ha modificado el diseño de los controles de la ventilación y el aire acondicionado, con nuevos biseles a su alrededor que dan una mayor claridad al salpicadero.

CONTACTO: KIA Sportage 2019. Renovación acertada

Categoría: 4x24x4CompactoPortadaPruebasSegmentoSUV
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.