Diseño

La primera generación de Jimny hizo su debut en 1970 y desde su aparición ha sido una obra maestra de la tecnología 4×4 de Suzuki. Pequeño de tamaño y ligero de peso es un inigualable y auténtico todoterreno que ofrece el comportamiento off-road que buscan los profesionales. Han pasado dos décadas desde que el modelo de tercera generación hiciera su debut en 1998 y, ahora, el Jimny ha evolucionado con casi 50 años de historia.

La cuarta generación de Suzuki Jimny personifica completamente el espíritu de sus predecesores y su concepto de ser un “4×4 pequeño y ligero sin igual”. Mejora tanto en aspectos de funcionalidad y practicidad como en comportamiento. El nuevo Jimny unifica simplicidad, belleza funcional y tecnología 4×4, que deja con ganas de más tanto a los profesionales del off-road como a los usuarios urbanitas.

El Suzuki Jimny cuenta con una carrocería de formas cuadradas que nos da una idea de sus capacidades off-road y anuncia una gran robustez. El pilar A más elevado y un capó plano contribuyen a mejorar la visibilidad delantera. Al mismo tiempo, al bajar la línea de cintura se aumenta la visibilidad lateral y alivia la sensació de espacio en el habitáculo. La parrilla delantera es negra y de líneas sencillas en la que destacan los faros delanteros redondos que pueden llevar LED en el acabado Mode 3. Las oscuras llantas metálicas de 15 pulgadas son opcionales, de serie monta llantas de 15″ de acero.

Otros elementos exteriores a destacar son los vierteaguas con los que se previenen las entradas de agua en la cabina al abrir o cerrar las puertas, las extensiones de los arcos de las ruedas y los estribos laterales que protegen la carrocería de chinazos, y los pilotos traseros incrustados en el parachoques para conseguir un diseño más sencillo al tiempo que permite tener un portón más grande y mayor ángulo de apertura del mismo.

La gama cromática del Jimny ofrece ocho variantes diferentes, dos de las cuales se han desarrollado en exclusiva para él: el “Kinetic Yellow” de alta visibilidad y que se ha desarrollado para circular con mal tiempo o en lugares difíciles, y el “Verde Jungle”, de baja visibilidad que hace que el vehículo se mimetice con el paisaje natural.

El interior configurado en color negro resulta curioso porque hace honor a los antiguos SJ, dotándole de un aire más moderno pero sin decoraciones que distraigan al conductor permitiéndole concentrarse en la conducción del vehículo. Las líneas horizontales definidas por el panel de instrumentos, y las líneas verticales del panel de los relojes y la consola central ayudan al conductor.

 

CONTACTO: Suzuki Jimny 2019. Más campero imposible

Categoría: 4x4PortadaPruebasSegmentoTodo Terreno
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.