En marcha

Como novedad de Kia, el conductor puede modificar la amortiguación y las características de la estabilidad mediante un control electrónico de la suspensión llamado Dynamic Stability Damping Control (control dinámico de estabilidad y amortiguación). Funciona de forma predictiva ante las acciones del conductor, dependiendo de las condiciones de la carretera y el estilo de conducción. Se puede ajustar para una conducción ágil, para lo que el sistema suaviza los amortiguadores delanteros y endurece los traseros. También mejora la estabilidad a velocidad alta endureciendo los amortiguadores delanteros y suavizando los traseros. Se accede al sistema por medio de cinco modos de conducción: Personal, Eco, Sport, Comfort y Smart.

El Stinger incorpora, de serie, la dirección asistida por un motor eléctrico en la cremallera con relación variable (Rack-mounted Motor Driven Power Steering R-MDPS). Esta se distingue por un tacto extraordinariamente preciso, gracias a que dispone de un motor eléctrico en la cremallera, que mejora la respuesta de la dirección y limita las vibraciones indeseadas que se transmiten a través de la columna. La asistencia de la dirección también se puede ajustar mediante los cinco modos de conducción seleccionables.

Si el chasis simboliza el esqueleto de un Gran Turismo, los motores disponibles ciertamente representan su corazón. Kia pone a disposición de sus clientes dos motores turboalimentados orientados longitudinalmente y situados hacia atrás bajo el largo y esculpido capó.

La versión base lleva un motor Theta II con cuatro cilindros, 2,0 l de cilindrada y turbocompresor con una potencia máxima de 245 CV. El motor desarrolla un par máximo de 353 Nm. Si hablamos del motor Lambda II, las prestaciones son aún mayores. Es un motor V6 biturbo de 3,3 litros con unos 366 CV de potencia, y un par máximo de 510 Nm. Con estas características es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 5,5 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 270 km/h. En esta versión, la más bestia, es donde el Stinger cobra sentido. Con esta versión ponemos a prueba todo lo que ha puesto KIA a nivel mecánico y tecnológico. Y es mucho. Te das cuenta que es un coches que frena como un deportivo, gira como el mejor GT, que las suspensiones no te machacan por estar demasiado duras y que son hasta confortables. Que su motor (menudo motor!!!) es plenitud en la entrega de potencia y genera música celestial cuando gira flirteando con las 7 mil revoluciones. Todo es impresionante, evocador, extrañamente adictivo. Te miras las manos y te preguntas qué sería de este coche si tuviera cuatro aros en el morro… Es fácil adivinarlo, ¿verdad?.

El Stinger presenta la segunda generación de una caja de cambios automática de ocho velocidades para coches de tracción trasera. Esta caja de cambios proporciona al conductor cambios rápidos y una excelente economía de consumo. Constituye el uso por primera vez en Kia de un convertidor de par con absorción por péndulo centrífugo (Centrifugal Pendulum Absorber CPA). Este sistema reduce las vibraciones torsionales en la transmisión. El conductor puede dejar que la caja cambie por si misma o seleccionar las marchas de forma manual mediante levas situadas en la parte posterior del volante. De la misma forma que ocurre con la suspensión y la dirección, se pueden seleccionar hasta cinco programas de funcionamiento del cambio, mediante el sistema de control electrónico del vehículo. La respuesta del acelerador también se ajusta de forma coordinada.

El Stinger es la primera berlina de Kia disponible con tracción trasera o total. La tracción trasera está enfocada a una conducción óptima en seco o mojado, mientras que la tracción total presenta un nuevo control dinámico de par vectorial (Dynamic Torque Vectoring Control). Este sistema monitoriza las acciones del conductor y las condiciones de la carretera para, de forma inmediata, aplicar potencia de impulso o de frenado a las ruedas apropiadas. Con ello se consigue mantener la trayectoria en condiciones adversas. Las versiones de tracción trasera tienen un diferencial autoblocante mecánico que contribuye a una mejor distribución de la potencia entre las ruedas.

Kia pone a disposición de los clientes del Stinger una serie de llantas de aleación. La versión con motor turbo de cuatro cilindros y 2,0 litros, rueda sobre neumáticos de altas prestaciones con dimensiones 225/45R-18. Por otro lado, el V6 de 3,3 l está calzado con impresionantes neumáticos de prestaciones ultra altas y medidas 225/40R-19 delante y 255/35R-19 detrás. También monta, de serie en el 3,3 l biturbo, unos discos de freno ventilados Brembo, con pinzas delanteras de cuatro pistones y traseras de dos.

Diseño

Interior y vida a bordo

En marcha

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

 

PRUEBA: KIA Stinger GT 3.3 T-GDI. Sin complejos

Categoría: 4x24x4Berlina grandeDeportivoPortadaPruebas
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.