Aston Martin avanza a buen ritmo en el desarrollo de su primer vehículo eléctrico de producción, el Rapide E. La marca de lujo británica ha confirmado una nueva serie de detalles técnicos para esta edición especial, limitada a 155 unidades.

Durante todo el proceso de desarrollo, el equipo de ingeniería se ha centrado en crear un sistema de refrigeración adecuado para las baterías y el motor, con el fin de garantizar un rendimiento constante. En estrecha colaboración con su socio de desarrollo, Williams Advanced Engineering (WAE), Aston Martin ha empleado su liderazgo en la tecnología de vehículos eléctricos para comenzar una nueva era en la tecnología de tren de potencia de Aston Martin y asumir los desafíos tecnológicos asociados al ensamblaje de las baterías y motores en el espacio disponible. Además, se han marcado exigentes objetivos de reducción de peso, utilizando aleaciones y materiales compuestos de carbono más ligeros.

El Rapide E contará con una batería eléctrica de 800V, con una capacidad de 65 kWh y más de 5.600 celdas de ion de litio 18650 en formato cilíndrico. Estas celdas se montan en un pack de baterías creado a medida y ubicadas en la posición del motor original V12 de 6.0 litros, su caja de cambios y el depósito de combustible. Este sistema de baterías alimenta dos motores eléctricos, situados en la parte trasera del vehículo, que producen una potencia combinada superior a los 610 caballos y unos colosales 950 Nm de par máximo.

La autonomía del Rapid E es de aproximadamente 320 kilómetros, según la normativa WLTP, si bien vehículo es capaz de recargar en una hora una autonomía de  297[1] kilómetros, empleando un cargador de 400 V/50 Kw. Por otra parte, el sistema de batería de alto voltaje de 800 V permite una carga más rápida, de casi 500[2] kilómetros de autonomía en una hora, empleando un cargador 800 V que entregue 100 kW o más.

Como cualquier Aston Martin, el Rapide E se está desarrollando con el objetivo de alcanzar un elevado rendimiento. La velocidad máxima proyectada para el Rapide E es de 250 km/h, alcanzado los 100 km/h en menos de 4 segundos y recuperando de 80 a 110 km/h en solo 1,5 segundos. El exterior del coche y su carrocería también han sido aerodinámicamente optimizados y complementados con unos nuevos neumáticos. Calzado con unos Pirelli P-Zero de menor resistencia a la rodadura y reducción de ruido, el Rapid E tiene como objetivo lograr un alto nivel aerodinámico, maximizar el agarre y la refrigeración, en comparación con el Rapide S estándar.

Además de WAE, el programa Rapide E cuenta con el apoyo de otros socios técnicos, incluido Hyperbat Limited, una nueva empresa conjunta entre Williams Advanced Engineering y Unipart Manufacturing Group, como fabricante de baterías; Integral Powertrain Technologies, para motores eléctricos; Xtrac, para la transmisión, y el consorcio del proyecto H1PERBAT con fondos del Advanced Propulsion Center.

El Rapide E será fabricado en las próximas instalaciones de producción de St. Athan, que han sido anunciadas como la futura “Casa de la Electrificación” para las marcas Aston Martin y Lagonda. Aston Martin admite el interés de sus clientes a través de la red de concesionarios, con el precio disponible mediante solicitud.

ASTON MARTIN Rapide E. Progresa adecuadamente

Categoría: DeportivoNovedadesSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.