En marcha

La gama tiene de serie tracción 4MATIC. La gama de motores tiene tres diesel, el 220d con 170 CV, el 250d con 204 CV y el 350d con 258 CV. En la gama de gasolina cuenta con el 250 de 211 CV, más los tres motores AMG de la sversiones más potentes. Todos los motores están asociados a un cambio automático de nueve relaciones 9G-TRONIC. También hay una versión híbrida enchufable, denominada 350e 4MATIC con una potencia conjunta de 327 CV. Esta versión dispone de tracción 4MATIC y un cambio automático de siete marchas 7G-TRONIC PLUS. En cuanto a los consumos, parten desde los 5,0 litros de la versión 220d.

En el Mercedes-AMG GLC 63 el motor V8 biturbo de 4 litros ofrece la misma potencia que en el Mercedes-AMG C 63. La versión de acceso disfruta de 475 CV mientras que la opción más prestacional tiene 510 CV. La tracción 4MATIC tiene la misma configuración que en el nuevo E 63, por lo que primará el envío de potencia a las ruedas traseras.

El GLC también cuenta con una versión híbrida enchufable, el 350e 4MATIC, que tiene el mismo sistema estrenado por el Clase C. Está formado por un motor de gasolina de dos litros turboalimentado de 211 CV y otro eléctrico de 116 CV. Es capaz de circular en modo eléctrico durante 34 kilómetros a una velocidad máxima de 140 km/h. La batería es de iones de litio y dispone de un software con el que podemos consultar el nivel de carga de la batería, el estado de la recarga o la autonomía disponible desde un smartphone.

El propulsor del nuevo GLC 43 4MATIC Coupé es un motor V6 biturbo de 3.0 litros, presente en varios modelos AMG Performance, que desarrolla 367 CV de potencia y un par motor de 520 Nm. Cuenta con dos turbocompresores que están montados junto al motor y facilitan su inmediata respuesta. La impresionante entrega de potencia se debe, entre otros factores, al aumento de la presión de sobrealimentación a 1,1 bares.

El motor cuenta con un revestimiento NANOSLIDE para las camisas de los cilindros, muy similar al utilizado en los motores de Fórmula 1 de Mercedes-AMG Petronas, y facilita que la superficie se vuelva dura y resistente al desgaste. Este material también contribuye a reducir la fricción y a aumentar la eficiencia. La cubierta del motor con insertos de aluminio en color rojo y el logotipo AMG, son los distintivos visuales de este propulsor.

Nuestra unidad, un 250d, sin extras, empieza en los 58.400 euros. Con todo lo que ves en esta prueba, nos vamos a algo más de 71.000 euros. Algunas opciones son casi obligadas, pero otras son más prescindibles.

El conductor tiene a disposición los cinco programas de conducción de DYNAMIC SELECT —«Eco», «Confort», «Sport», «Sport Plus» e «Individual»— para personalizar aún más la característica del GLC sin más que accionar un pulsador. Las propiedades de los distintos programas son muy variadas, desde eficiente y confortable hasta extremadamente deportiva. Con esta selección se modifican importantes parámetros, como la respuesta del motor, el cambio, el tren de rodaje y la dirección. Con independencia de los programas de conducción DYNAMIC SELECT, el conductor puede seleccionar directamente el modo manual accionando la tecla «M» para cambiar de relación exclusivamente mediante las levas de cambio en el volante.

La función de parada y arranque ECO y la función de planeo del programa «Eco» reducen el consumo de combustible, aumentando la eficiencia. Si el conductor levanta el pie del acelerador en la gama de velocidad de 60 a 160 km/h, se abre el embrague y se desacopla el motor de la cadena cinemática. El mando electrónico reduce el régimen del motor al nivel de ralentí. De ese modo se suprimen las fuerzas de compresión y de fricción del motor en el régimen de retención y disminuye la resistencia a la rodadura.

El modo «Confort» asegura una conducción especialmente confortable. A fin de garantizar la mayor seguridad de conducción posible, también en este modo, las fuerzas de suspensión y amortiguación se adaptan inmediatamente en caso de tener que esquivar un obstáculo de forma repentina.

Diseño

Interior y vida a bordo

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA: Mercedes-Benz GLC 250d. Lo bueno se hace esperar

Categoría: 4x4CompactoPortadaPruebasSegmentoSUV
1

1 comment

  • “Grillos y crujidos” en un Mercedes?, o sea solo le queda el andar inigualable de la marca de la estrella…

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.