En marcha

El motor de combustión que Kia ha escogido para el Niro es el Kappa con inyección directa GDI de 1.6 litros que produce una potencia de 105 CV y un par motor de 147 Nm. Este motor funciona de forma conjunta con el motor eléctrico, que está compuesto por baterías de iones de litio y polímero que produce 32 kW. Al combinar la potencia de ambos motores obtenemos un resultado de 141 CV y un par motor de 264 Nm. Esta potencia pasa al asfalto a través d euna caja de cambios automática de doble embrague 6DCT.

El motor de combustión ofrece una una alta eficiencia gracias a la combinación de ciclo Atkinson, la recirculación de gas de escape refrigerada (EGR), la inyección directa de gasolina y una carrera del pistón larga y con un diámetro estrecho de los cilindros para maximizar el rendimiento térmico. La transmisión es un cambio de doble embrague secuencial de seis velocidades. En modo automático está activado el modo Eco, mientras que en el secuencial se activa el modo Sport. Te acostumbras en seguida al cambio de personalidad. No hay levas ni se las espera en ningún caso. La batería está ubicada bajo los asientos traseros.

Se ha trabajado mucho en la dinámica de conducción. Ya hemos dicho la ligereza del chasis gracias a aceros de alta resistencia y mucho aluminio. Utiliza suspensión delantera McPherson y trasera multibrazo. La reducción de ruidos ha sido también clave en el diseño de este Niro, lo mismo que la búsqueda de aislar vibraciones casi a cualquier precio, pero hay que decir que se ha logrado el objetivo echando mano de nuevas tecnologías.

El Kia Niro incluye el sistema de ayuda a la conducción eficiente denominado ‘Eco-Driving Assistant System’ que combina tecnologías para conservar y recuperar energía eléctrica en todas las situaciones de conducción. La guía para el control de avance por inercia (Coasting Guide Control CGC) y el control predictivo de eficiencia (Predictive Energy Control PEC) están enlazados con el sistema de navegación del Niro y posibilitan que el propio coche pueda adelantarse al tipo de carretera para adaptarse a ella y ser lo más eficiente posible, llegando a saber qué zonas se ajustan más para recuperar energía y cargar las baterías.

Este sistema avisa al conductor de cuál es el mejor momento para dejar de pisar el acelerador y aprovechar la inercia del vehículo para seguir circulando. Esto posibilita la regeneración de energía y la consecuente carga de las baterías. El CGC se activa de forma automática cuando el Niro circula a una velocidad comprendida entre los 60 km/h y los 160 km/h.

Kia ha querido que el Niro no sólo sea eficiente sino que tenga un buen comportamiento en carretera. Equipa una suspensión delantera de tipo McPherson y una suspensión trasera independiente, de tipo multibrazo con dos brazos inferiores. Kia también ha trabajado para ofrecer un buen tacto de freno para que, a través de la combinación de la frenada regenerativa y los frenos hidráulicos de fricción, por lo que el Niro promete una frenada más lineal y consistente que la de otros híbridos.

Diseño

Interior y vida a bordo

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA: KIA Niro HEV. El híbrido que comprarás

Categoría: 4x2HíbridoPortadaPruebasSegmentoSUV
5

5 comments

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.