Interior y vida a bordo

En el interior destaca la consola central que está comandad por la pantalla táctil del sistema de infoentretenimiento. Debajo de ella están los botones para controlar algunos elementos del coche así como los mandos del climatizador. El volante multifunción tiene detrás una instrumentación que combina el uso de relojes analógicos con una pantalla para ofrecer al conductor toda la información sobre la eficiencia de su conducción, el nivel de carga de baterías y, por supuesto, la velocidad a la que se circula.

Por dentro la sensación es buena. Incluso muy buena. Mucho equipamiento, sea cual sea el acabado, coherencia en el diseño, todo bien proporcionado, muy clarito, y especial atención para un cuadro de mandos muy moderno y visual, con un ordenador de a bordo muy potente y completo y una serie de pantallas y gráficos para visualizar la entrega de potencia y la forma de conducir que nos ha sorprendido para muy, pero que muy bien. Lo que no nos gusta, y es extensible a la mayoría de coches KIQ, es el centro del volante, que no puede ser más feo. Con cariño, hay que hacer algo en este círculo hundido con urgencia.

El salpicadero y la consola son de plásticos duros, pero la rugosidad hace parecer que son más blandos de lo que son en realidad. Bien jugado. También la consola central es muy lógica y coherente, con una pantalla táctil de navegador bien posicionado y de funcionamiento impecable. Los mandos de audio y ventilación están en la línea de Kia, y la palanca tiene una forma muy currada, como si fuera de vehículo Premium. De verdad que impresiona para bien.

La guantera no es nada del otro jueves, el hueco en las puertas es correcto, lo mismo que el que hay bajo el reposabrazos central. Los asientos delanteros son buenos, recogen muy bien, y permiten disfrutar de conducción animada, aunque a priori parece que no es lo suyo. Sin embargo la matrícula de honor llega en las plazas traseras. Parece una berlina en cuanto a espacio, es increíble los centímetros de sobra que hay en cualquier dirección. Bravo, pero bravo, bravo. El maletero es muy correcto, una capacidad muy decente… y el regalo de contar con un enchufe de clavija en las plazas traseras, nos parece un acierto.

Diseño

En marcha

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA: KIA Niro HEV. El híbrido que comprarás

Categoría: 4x2HíbridoPortadaPruebasSegmentoSUV
5

5 comments

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.