ALD Ecomotion Tour 2018: estrenando categoría a bordo de un Nissan Leaf

Revistadelmotor tuvo la oportunidad de participar en el ALD Ecomotion Tour 2018 en la categoría de eléctricos. ¿El reto? Una etapa de 94 kilómetros en la que habría que sacar partido a los sistemas de recarga para consumir la menos batería posible.

Por primera vez, ALD Automotive, una empresa que se encarga de gestionar flotas de vehículos para profesionales, invitó a resvistadelmotor a participar en el ALD Ecomotion Tour 2018. Se trata de un ‘ecorally’, que ya va por su undécima edición, en el que cada participante debe reducir el consumo homologado del vehículo que le haya tocado. Pero este año había una interesante novedad, por primera vez los eléctricos iban a competir (aunque no de tú a tú) con lo vehículos por combustión. Durante los días 7 y 8 de junio, la caravana del ALD Ecomotion Tour 2018 recorrería la Sierra Norte de Madrid, Segovia y Guadalajara, en un recorrido que pondría a prueba las capacidades de los participantes.

El evento dio comienzo en las instalaciones que la compañía de renting tiene en Leganés. Fue allí donde nos asignaron a la nueva categoría piloto —eléctricos—, donde nos estaba esperando un Nissan LEAF. Se trata de una de las grandes apuestas eléctrificadas de la compañía nipona con unas cifras más que interesantes: 150 CV de potencia (110 kW) y 378 km de autonomía. Nuestro compañero de ruta fue Javier Repiso, Key Account Manager de Nissan y quien haría las veces de copiloto en los más de 94 km que nos esperaban de trayecto.

Antes de empezar el ALD Ecomotion Tour 2018, recibimos una pequeña charla con recomendaciones. Tras finalizar, la caravana de vehículos de combustión se dispuso a comenzar la prueba, mientras que los participantes de eléctricos tuvimos que coger un transfer hasta Ayllón, primera parada del rally pero también nuestra casilla de salida. Al tratarse de la primera vez que los eléctricos competían, la organización no quiso arriesgarse a que se quedara tirado algún vehículo y cortó por lo sano.

Tras haber recuperado fuerzas de la dureza que supone un viaje de casi dos horas en autobús, llegó nuestro momento. Sin GPS, prohibido por la organización, nuestra única ayuda fue un roadbook en el que estaba todas las anotaciones e indicaciones. Nuestra ruta discurrió por carreteras secundarias de Segovia y Guadalajara, siendo Sigüenza nuestro destino final. Carreteras que se fueron complicando, donde era fundamental mantener los 60 km/h de media fijados por la organización.

El Nissan LEAF ayudó mucho a controlar el consumo de la batería, pues en su modo más ahorrador, nos permitió recargar la misma en las zonas de bajada gracias a su sistema de recuperación de energía (llegando a recuperar hasta un 5% en zonas de gran bajada). En este tipo de competiciones, usar cualquier tipo de sistema como el aire acondiacionado, puede penalizar gravemente al consumo, por lo que decidimos no usarlo. Pero el tiempo estuvo de nuestra parte y no  sufrimos las consecuencias del calor extremo.

Un error en la ruta nos obligó a correr contrarreloj para no llegar tarde al punto de destino en el Parador de Sigüenza. La mejoría de la carretera según llegábamos a este enclave medieval nos ayudó a acelerar la marcha, puesto que teníamos un tiempo límite de una hora y media para realizar la etapa. Salvo este pequeño contratiempo, solo encontramos dificultades una vez dentro del municipio, donde las indicaciones nos hacían dudar, pero que al final seguimos correctamente, cruzando el arco de meta del castillo de Sigüenza. Desgraciadamente, el error de ruta nos hizo llegar 4 minutos tarde, por lo que sufrimos una penalización, que prácticamente nos dejaba sin opciones, puesto que el resto de oponentes no cometió ningún error.

Nuestra competición había llegado a su fin con unas cifras realmentes espectaculares: con la batería cargada casi al completo, comenzamos la ruta con 242 km de autonomía. Tras cruzar el arco del Parador de Sigüenza, dejamos esa cifra en 212 km. Es decir, que para 94,10 km de ruta, solo consumimos 30. Un rendimiento increíble que puso de relieve el comportamiento del LEAF y su magnífica recuperación de energía. Para los participantes de vehículos por combustión todavía quedaba una dura jornada de vuelta, y donde se decidiría al campeón absoluto.

En una clasificación que constaba de 19 marcas y 27 vehículos, el BMW X3 fue el vencedor absoluto de la competición, siendo capaz de reducir su consumo homologado un 31,87 % y estableciendo un nuevo récord. En eléctricos fue un Volkswagen e-Golf el que se llevó la victoria, mientras que en la categoría de SUV’s híbridos, el primer puesto fue para un Kia Niro PHEV. SEAT Ibiza, Audi A6 y Opel Grandland X fueron los ganadores en sus respectivas categorías.

Por último, esta competición estuvo destinada a contribuir a conservar el medio ambiente. De esta forma, cada vehículo participante contribuyó a plantar un árbol en el Parque Regional del Curso Medio del Guadarrama, en la Sierra de Madrid. Es decir, a los más de 300 que ya hay plantados, se sumarán otros 27 árboles.

Galería

ALD Ecomotion Tour 2018: estrenando categoría a bordo de un Nissan LEAF

Categoría: ActualidadEventos del motor
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.