En marcha

El nuevo Duster conserva las capacidades 4X4 que han impulsado el éxito de Duster. Pese a ser visualmente más imponente, las proporciones del nuevo Duster son similares a las de su predecesor. Tiene 4,3 m de largo y 1,8 m de ancho y la distancia al suelo sigue siendo de 210 mm. El ángulo de entrada es de 30° y el ángulo de salida de 33°, lo que le confieren unas capacidades off-road auténticas.

Para las maniobras off-road, cuenta con un sistema de cámara multivistas que consta de cuatro cámaras (una frontal, dos laterales y una en la parte trasera del vehículo). Gracias al sistema de cámara multivistas, el conductor puede hacerse una idea del entorno de su vehículo y realizar las maniobras off-road con total tranquilidad. Este equipamiento resulta además muy práctico a diario al facilitar la maniobras de aparcamiento. Se activa de forma automática al poner la marcha atrás. El sistema de control de descensos (Hill Descent Control) se completa con la asistencia para el arranque en cuesta (Hill Start Assist) y facilita la conducción por terrenos accidentados. Para los más adeptos del todoterreno, la pantalla de información 4×4 muestra una brújula e indica en tiempo real la inclinación del vehículo.

En lo que a las motorizaciones se refiere, el nuevo Duster está equipado con los motores de gasolina SCe 115 (versión 4X2) y TCe 125 (versiones 4X2 y 4X4) asociados a una caja de velocidades manual. En diésel, el vehículo propone el motor dCi 90 para la versión 4X2 y el dCi 110 para las versiones 4X2 y 4X4 combinados con una caja de velocidades manual. El motor dCi 110 (para la versión 4X2) puede equiparse con la caja automática de doble embrague EDC, así que hemos probado esta versión porque nos ha parecido que será la que se compre mayoritariamente. También hay una oferta GPL disponible con la motorización SCe 115.

Nuestra experiencia con el Duster ha tenido un poco de todo. Buenas autovías, puertos de montaña, días secos y soleados, agua, barro y mucha nieve como podéis ver. Tanto ha mejorado este Duster con respecto al anterior que es posible que más de uno, cuando lo pruebe, no se crea que comparten el mismo chasis, porque parecen coches totalmente diferentes.

En la ciudad, su dirección suave, la amortiguación firme pero cómoda y sus dimensiones contenidas, nos harán disfrutar entre el tráfico rodado. Además, la caja de cambios EDC será definitiva para redondear la sensación de que estamos ante el mejor Dacia de la historia.

En carreteras de curvas, los balanceos están más controlados. Se ha buscado un compromiso entre la eficacia en carretera, el confort de marcha y la conducción off road. Lo han conseguid, así, tal cual. Se han modificado los silent blocks de la suspensión para mejorar la firmeza sin recurrir a endurecer en exceso la suspensión y el compromiso entre confort y buen comportamiento es sorprendente. Ya no es aquel coche con el que te adentrabas en autovía rezando. Ahora es una gozada tragarte kilómetros y kilómetros. Porque además, está mejor insonorizado y eso aumenta el confort de marcha. También se han mejorado los frenos, que a pesar de montar discos delante y tambores atrás, tienen más mordiente y se nota mucho.

Ya lo visteis en Grecia, cuando lo probamos en la cantera de mármol. Sigue siendo un coche duro y muy capaz en terrenos complicados. La pena fue que nuestra unidad no montara la tracción total para poder darlo todo en la nevada que veis en las fotos, pero con los neumáticos M+S que montaba y algo de pericia al volante pudimos dibujar una sonrisa en nuestras caras al ver lo que es capaz de hacer en la nieve. Espectacular se queda corto para definir lo bien que va este coche cuando hay poca adherencia.

Lo mejor del motor está entre las 2.000 y las 4.000 revoluciones. El cambio funciona muy bien, es rápido y bastante suave de funcionamiento. En alguna reducción deja el motor demasiado cerca del límite de revoluciones, justo donde no hay más potencia. Eso le pasa a muchos cambios automáticos y se nota que usan el mismo programa para gasolina que para diésel. En cuanto al consumo, con un 20% en modo off road, se quedó en 7,2 como máximo. En modo Eco llegamos a los 5,4 y en modo normal en 6,4. En la ciudad, gracias al Start&Stop, se mantiene contenido.

Diseño

Interior y vida a bordo

En marcha

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA: DACIA Duster dCi 110 EDC. Bueno, bonito y barato

Categoría: 4x24x4PortadaPruebasSegmentoSUV
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.