Probamos el Subaru Outback 2017 con el motor de gasolina 2.5i y cambio Lineartronic junto con el acabado más alto. Esta nueva generación ofrece muchas novedades, destacando más en el salto de calidad y equipamiento. Mejora el diseño exterior e interior y se coloca como una opción muy válida para el que quiera tener un vehículo familiar con una gran polivalencia. ¡Empezamos!

Vídeo prueba

Diseño

Interior y vida a bordo

En marcha

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA: Subaru Outback 2017. No hay límites

Categoría: 4x4Berlina grandeCrossoverFamiliarPortadaPruebasSegmento
1

1 comment

  • Una prueba muy completa, a los amantes de los coches nos encanta ver a una marca mantenerse fiel a su tradición y hacer productos tan especiales, por otro lado, si se hace un vehículo de otra forma, implica que no tiene porqué ser del gusto de todos, y eso es lo que creo que refleja esta prueba.

    EL outback 2.5 es un coche comodo, amplio, que ofrece esa suavidad y fiabilidad de un gran gasolina automático, con una motricidad extraordinaria, un 4×4 permanente de verdad….es todo eso y más, pero como contrapartida no es ágil, es un coche que pide ritmo y conducción suave (pesa, va elevado, suspensión pensada para comerse baches, neumáticos de alto perfil…),el consumo (evidentemente) no es bajo (8’6 me parece muy razonable) y la estética no sigue la moda SUV, pero de eso va este coche, es una oferta diferente y tiene grandes virtudes y a precio muy razonable, pero implica alguna contrapartida y tiene una línea conservadora que no convencera a quien no valore sus virtudes.

    Por cierto Antono, ¿Subaru sigue ofreciendo la versión a GLP de este modelo?, porque a día de hoy parecería más razonable que el boxer diesel.

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.