En marcha

La dinámica de conducción de la gama Hyundai i30 ha sido rigurosamente probada y refinada por los ingenieros del Centro Europeo de Pruebas de Hyundai Motor en el famoso circuito de Nürburgring «Nordschleife». El i30 Fastback presenta algunas diferencias significativas en comparación con las otras carrocerías de la gama i30. Respecto a la versión de cinco puertas, el chasis del i30 Fastback se ha rebajado 5 mm y la rigidez de la suspensión se ha incrementado un 15%. Esto proporciona una experiencia de conducción más dinámica y más ágil manteniendo un alto nivel de confort.

Gracias a que se ha rebajado el techo y el chasis para alcanzar una altura total de 1.425 mm, el i30 Fastback es 30 mm más bajo que la versión con carrocería de cinco puertas, lo que realza aún más sus proporciones elegantes y dinámicas. Con una silueta alargada, el coche tiene una longitud total de 4.455 mm, 115 mm más que la variante de cinco puertas.

El i30 Fastback está disponible con dos motorizaciones de gasolina, turboalimentadas y de baja cilindrada que le otorgan al mismo tiempo dinamismo y eficiencia. Ambas mecánicas incorporan, de serie, el sistema de parada y arranque automático (ISG – Idle Stop and Go) para mejorar su eficiencia. Los usuarios pueden elegir entre el nuevo cuatro cilindros turbo 1.4 T-GDI con 140 CV (par: 242 Nm a 1.500 rpm; emisiones de CO2 combinado: 134 – 125 g/km*) o bien optar por el tres cilindros turbo 1.0 T-GDI con 120 CV (par: 171,1 Nm a 1.500 ∼ 4000 rpm; emisiones de CO2 combinado: 120 g/km*). Asociadas a los motores están disponibles una caja manual de seis velocidades (6TM) (no disponible temporalmente en motor 1.4 TGDI)o la eficiente y directa caja de cambios de doble embrague y siete velocidades (7DCT).

El 1.0 T-GDI Buenas prestaciones «solo» con tres cilindros

El motor 1.0 T-GDI, desarrollado en el Centro Técnico de Namyang (Corea del Sur) en colaboración con el Centro Técnico Europeo, ubicado en Alemania, entrega 120 CV y 171 Nm de par. Esto proporciona la combinación perfecta entre dinamismo y eficiencia, con unas emisiones combinadas de CO2 por debajo de los 120 g/km. El turbo, con una válvula de descarga controlada electrónicamente, mejora la eficiencia en el consume de combustible, reduce las pérdidas por bombeo y optimiza la respuesta del acelerador y el par a bajo régimen. Igualmente, la unidad de potencia cuenta con un inyector GDI de seis orificios que fuerza el combustible a una presión media superior a los 200 bares, asegurando una combustión limpia y mejorando el consumo y las emisiones.

Para contener al máximo el tamaño del motor, el colector de escape está integrado en la culata y, por lo tanto, se puede enfriar de manera eficiente utilizando el sistema de refrigeración por agua de la propia culata. Todos estos esfuerzos dan como resultado un calentamiento más rápido del catalizador y, en última instancia, un mejor consumo de combustible y reducción de emisiones en el uso real. El motor 1.0 T-GDI se ofrece con cambio manual de seis velocidades (6TM).

Diseño

Interior y vida a bordo

En marcha

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

CONTACTO: Hyundai i30 Fastback. El que faltaba

Categoría: CompactoCoupéPortadaPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.